Noticias de Chihuahua, Chih., a Lunes 18 de febrero de 2019

Cargando...
Cargando...

Advierten sobre peligro de calentones móviles

2374

Advierten sobre peligro de calentones móviles

El peligro es la flama prácticamente pegada al tanque, error de origen en su diseño, precisamente por ser móviles

1)Un calentón portátil tipo español, de esos que cuentan con rueditas para desplazamiento en el interior de una vivienda u oficina, representa una gran comodidad al no operar en una ubicación fija. Los más modernos cuentan con sensor de oxígeno o de monóxido de carbono y con encendedor piezoeléctrico que elimina el uso de cerillos. Lo ideal sería convertir un calentón móvil en fijo, pero con la consecuente conexión apropiada y con el tanque en el exterior de la vivienda.

Se le llama “tipo español” porque los primeros en el mercado chihuahuense ciertamente eran de marca Superser, europea y más concretamente española. Aunque hay otras marcas como El Sol, con fabricación en campos menonitas; o Cal-o-rex u otras, pero todas con similar arquitectura.

No obstante, presentan error de origen en el diseño por cuanto a que al ser desplazables portan el tanquecito (“marranita”) de 10 kilos de gas LP en un espacio trasero del gabinete, detrás del quemador, a sólo unos centímetros de la flama.

2) En circunstancias ideales o normales, esto es, un equipo nuevo o de reciente adquisición, no ofrecerá problemas por cuanto a que la “marranita” no presenta golpes ni defectos en las válvulas, y sus conexiones no siempre vienen de plástico sino con Coflex metálico y flexible de más de 3 metros de longitud.

3) Pero si una manguera inapropiada de plástico presenta grietas o hay una defectuosa conexión, la fuga del gas alcanzará la flama.

4) Pero si todo está en orden, aún así los quemadores obviamente generan calor. Cuando la temperatura se eleva luego de horas de operación, el tanque también se va a calentar por las leyes físicas de contacto y convección –no por radiación, pues está ubicado en la parte trasera—. Si el calor es muy alto, para disminuir la presión en el tanque una válvula de alivio abrirá automáticamente, fugando gas... y sobreviene el alcance del hidrocarburo a la flama. Aquí es donde estriba el peligro: un flamazo con muy alta probabilidad obvia de incendio, o una explosión.

5) Otro factor de riesgo es que las “marranitas” no siempre son sólo rellenadas en estaciones gaseras, sino que son intercambiadas por otras en estado inconveniente, que pueden presentar fugas o sobrellenado al 100% —cuando deben ser llenos sólo al 80%.

6) En casos documentados como el del Museo Semilla, de junio de 2006, la explosión de un solo tanque de 10 kg ocasionó severos destrozos, por fortuna sin víctimas humanas. Igualmente, una explosión puede derribar viviendas y provocar daños hasta en 150 metros a la redonda.