31.46°C

Cielo Claro

Chihuahua, Chihuahua



Viernes 7 de enero de 2011

Afecta infección ósea a lactantes

Una fractura expuesta es un riesgo para padecer esta enfermedad


Una fractura expuesta es un riesgo para padecer esta enfermedad

Recién nacidos y adultos mayores representan el sector de la población con mayor riesgo para desarrollar infección ósea, denominada osteomielitis, producida por la invasión de bacterias que van desde la piel, músculos ó tendones infectados hasta llegar al hueso por la vía sanguínea, informa la delegación Chihuahua del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

La osteomielitis puede generar secuelas muy importantes, sobre todo en la niñez, ya que afecta el cartílago del crecimiento y en consecuencia, el acortamiento o deformidad de las extremidades.

Por eso se les pide a los padres de los infantes poner un especial cuidado en la nutrición de dicha persona, así como llevarlos al médico familiar ó pediatra, para atender a tiempo cualquier infección que se presente en las vías aéreas superiores como lo son: nariz, boca, faringe y laringe ó alguna infección intestinal, las cuales representan una alarma donde se genera la presencia de bacterias en la sangre y desencadena en una infección ósea.

Médicos especialistas explican que existen dos clasificaciones de la osteomielitis: aguda y crónica. La causa más frecuente de este padecimiento es bacteriana, aunque también se produce por hongos.
No se descarta que al tener una fractura expuesta actual o pasada pueda haber hecho que el hueso afectado sea propenso a desarrollar la infección. Una infección ósea puede desarrollarse después de una cirugía de hueso, sobre todo si se colocan placas o varillas de metal sobre el mismo.

El IMSS llama a los familiares de las personas mayores para que pongan especial atención, sobre todo en aquellos con el sistema inmunológico debilitado por desnutrición o enfermedades que afecten su estado general, tales como cáncer, enfermedades renales, hepáticas, metabólicas, artritis séptica, entre otras, pues son más susceptibles a desarrollar osteomielitis.

En el IMSS se realizan estudios de laboratorio los cuales permiten determinar si hay aumento de glóbulos blancos; así como el incremento de la velocidad de sedimentación globular y elevación de la proteína “C” reactiva.

La osteomielitis requiere de una terapia de antibióticos prolongada, llevando de semanas a meses. Si se requiere se lleva a cabo la cirugía mediante aseo quirúrgico y debridación tanto del hueso como de las partes blandas; es un procedimiento quirúrgico que corta el tejido muerto; pudiendo colocarse además un sistema de irrigación-succión para un lavado continuo de hueso.

Como medidas preventivas hacia esta enfermedad es llevar una alimentación balanceada y en caso de presentar alguna infección respiratoria o de otro tipo, acudir a su Unidad de Medicina Familiar correspondiente para la atención oportuna de estos factores de riesgo que provocan la osteomielitis.