Noticias de Chihuahua, Chih., a Miércoles 20 de septiembre de 2017

Cargando...
Cargando...

Alerta por siembras de maíz transgénico

253

Alerta por siembras de maíz transgénico

Hay 31 permisos de siembra experimental de maíz transgénico, emitidos por la Secretaría de Agricultura,

Con chantajes y nuevamente violando la ley, la industria biotecnológica está presionando al gobierno mexicano para que se autoricen las siembras piloto de maíz transgénico en nuestro país, a pesar de que durante el proceso de aprobación de siembras experimentales se incurrió en diversas irrgularidades.

Los 31 permisos de siembra experimental de maíz transgénico, emitidos por la Secretaría de Agricultura, se otorgaron después de una modificación “en lo oscurito” al Reglamento de la Ley de Bioseguridad de Organismos Genéticamente Modificados (LBOGM), que reduce el mandato de un Régimen de Protección Especial al Maíz a un mero trámite informativo.

Ahora, sin saber qué pasó con la primera etapa de siembras experimentales en los campos de cultivo en Tamaulipas, Chihuahua, Sonora y Sinaloa, y acumulando más irregularidades, las empresas de bioseguridad exigen que se concluya la fase de experimentación y se pase, abruptamente, a una liberación de maíz transgénico en su fase piloto sin medidas de contención y poniendo en mucho mayor riesgo de contaminación nuestra gran variedad de maíces mexicanos.

De acuerdo a la LBOGM, antes de poder sembrar transgénicos a escala piloto, se debe informar sobre los resultados de las siembras experimentales. El artículo 46 de dicha ley establece que los titulares de los permisos [de siembra experimental] deben informar a la Secretaría que expidió dichos permisos sobre los resultados de dichas siembras mediante un reporte, cuyas características serán establecidas por una norma oficial mexicana que aún no se ha expedido y que está en proceso de discusión bajo el nombre Anteproyecto de Norma Oficial Mexicana que establece las características y contenido del reporte de resultados de las actividades de liberación experimental y programas piloto de organismos genéticamente modificados, en relación con los posibles riesgos para el medio ambiente y la diversidad biológica.

El gobierno mexicano está obligado a cumplir y hacer cumplir la ley para preservar el maíz, nuestro principal alimento. La bioseguridad y la ley no están en venta, ni pueden ser sujetas a negociación, por ello, las organizaciones que integran la campaña “Sin maíz no hay país” conminaron al gobierno mexicano a no dejarse chantajear por las empresas biotecnológicas que interpretan a su conveniencia la LBOGM, para acelerar la expansión incontrolada de sus genes patentados en territorio mexicano.