Noticias de Chihuahua, Chih., a Domingo 28 de mayo de 2017

Cargando...
Cargando...

Amenazaron narcos a toda una población

1519

Amenazaron narcos a toda una población

Pobladores de San Pedro relataron a los militares que existían amenazas contra varias personas

Villa Coronado.- La comunidad de San Pedro vivía amenazada por los encargados de cuidar los plantíos de mariguana ubicados a escasos metros de la escuela primaria del lugar, razón por la cual nunca denunciaron la actividad ilegal de siembra, cosecha y secado de la droga en el pueblo.

Forzosamente, de acuerdo con personal militar, en los plantíos y secaderos trabajaba medio centenar de personas, por lo que resultaba imposible que en un pueblo donde viven unas 40 familias nadie se percatara de lo que se realizaba en el lugar, pero el temor generado por los cultivadores de mariguana que habían amenazado a varios pobladores hizo que todos callaran.

La 42 Zona Militar informó que fueron pobladores de la ciudad de Jiménez quienes denunciaron los plantíos debido a que en ese municipio era donde se abastecían de víveres, fertilizantes y otros productos los encargados de la siembra y cultivo de la hierba.

En San Pedro fue localizado el martes pasado, gracias a la denuncia anónima y a información en poder del Ejército, un plantío de 30 hectáreas de mariguana sembrada entre el maíz, que en su mayor parte ya estaba lista para la cosecha.

Al realizar un reconocimiento más completo, el general comandante de la 42 Zona Militar, Antonio Meza Santos, y el personal a su cargo, detectó otro plantío de casi 10 hectáreas más, así como una serie de 10 secaderos de mariguana en greña que ya estaba lista para ser empacada y distribuida en el mercado.

En los secaderos, de acuerdo a las primeras estimaciones, existían unas 30 toneladas de droga que ya había sido cosechada, por lo que de inmediato se procedió a su destrucción, incinerándola el mismo miércoles al mediodía.

En la zona fueron desplegados unos 100 elementos de tropa, además de jefes y oficiales que acudieron junto con el Ministerio Público Federal que dio fe del hallazgo de los plantíos, así como del encuentro de un cuerpo de un presunto cuidador que murió de un infarto y la detención de otro que prefirió no declarar hasta que fuera puesto a disposición de un juez federal.

Pobladores de San Pedro relataron a los militares que existían amenazas contra varias personas de la comunidad para que no denunciaran, por lo que todos hicieron caso para evitar represalias de los narcotraficantes, la mayoría procedentes del estado de Sinaloa, según los habitantes, por el acento que tenían.

Los habitantes optaron por guardar silencio por las amenazas, por lo que fueron pobladores de Jiménez quienes presentaron de forma anónima la denuncia ante la Comandancia de la 42 Zona Militar.