Noticias de Chihuahua, Chih., a Domingo 28 de mayo de 2017

Cargando...
Cargando...

Arqueólogos acaban con mito prehispánico

1003

Arqueólogos acaban con mito prehispánico

Una investigación y descubrimientos en la Pirámide de la Luna acabaron con creencia sobre Teotihuacán.

El arqueólogo Rodrigo Néstor Paredes Cetino, señaló que los descubrimientos arqueológicos en la Pirámide de la Luna permiten desmitificar la creencia (fincada hasta hace unos años) de que la sociedad Teotihuacana vivía en paz.

Durante una conferencia, ofrecida en la biblioteca Centro Cultural Mexiquense Bicentenario (CCMB), el experto en el mundo prehispánico presentó Ofrendas de consagración en la Pirámide de la Luna, Teotihuacán.

En su ponencia, reveló en qué consistieron las seis ofrendas halladas en esa edificación, en un trabajo realizado por el equipo donde él participó de 1998 a 2004.

«Antes de esa investigación se tenía idealizado a Teotihuacán, pero ahora se puede reinterpretar la historia; se ha comprobado que practicaban sacrificios humanos», señaló.

Vestigios importantísimos para entender mejor a esa cultura afincada en suelo mexiquense. «Todavía en el año 2000 generaba discusiones de si en Teotihuacán había guerras o no», agregó.

El investigador señaló también que «en México la arqueología está determinada por el salvamento» que se hace de cada zona, y que «hay poca investigación arqueológica porque es cara».

En ese sentido, enfatizó: «en nuestro país se hacen salvamentos y rescates, pero se descuida el trabajo de gabinete», cuya importancia radica en qué hacer con las piezas que se sacan a la superficie y cómo se organizan los datos, porque lo que se rescata es información parcial".

Las causas de ello, dijo, van de lo costoso que resulta cada proyecto, hasta los designios gubernamentales.

«Cada rescate y salvamento de las zonas prehispánicas responden a los proyectos políticos sexenales. Se financian las excavaciones pero se olvida el trabajo de gabinete. No hay dinero para ese trabajo», dijo.

Durante casi una hora, Paredes Cetino hizo una descripción con infografías de «las seis pirámides que yacen bajo el edificio que conocemos», mismas que fueron construidas en distintas etapas, que van del año 80 A. C. hasta el 450 D.C.

Así también, a través de fotografías ilustró las cientos de piezas y decenas de cuerpos encontrados en la segunda pirámide más grande descubierta en Teotihuacán.

Explicó también que en total "se encontraron más de 37 animales sacrificados —entre coyotes, jaguares, pumas, aves— y 37 individuos también sacrificados, amén de los cientos de piezas como cuchillos, ollas, collares, etcétera.

Llama la atención que gracias los estudios que se han hecho de esos cuerpos, se llegó a la conclusión de que todos son hombres, no hay ninguna mujer, además ninguno pertenece a Teotihuacán", acotó.

A pesar de que ya han pasado algunos años de esos hallazgos, el arqueólogo mencionó que «en arqueología no se pueden dar resultados concluyentes en tres o cuatro año; se debe esperar a que pasen al menos 10 o 20 años. Todavía falta conocer más de estos hallazgos».