Noticias de Chihuahua, Chih., a Lunes 20 de mayo de 2019

Cargando...
Cargando...

Arturo Fuentes Vélez; Una historia de lucha, éxito y trabajo

por Alfonso Villalobos 5707

Arturo Fuentes Vélez; Una historia de lucha, éxito y trabajo

Nacido en la ciudad de Chihuahua como parte de una familia tradicional, en la cual fueron parte algunos personajes que a la postre lograron gran relevancia en la historia política del estado, Arturo Fuentes Vélez se ha desarrollado como funcionario público, político y empresario, participando además en los últimos episodios recorridos para la integración de un estado y un país democrático.

Fuentes Velez formó parte de la familia encabezada por don Arturo Fuentes Molinar, maestro de química en el Instituto Tecnológico de Chihuahua, quien desarrollo sus estudios en el Instituto Tecnológico de Saltillo.

Su madre María Guadalupe Velez Acosta, laboró como enfermera en El Paso Texas y se casó con don Arturo en 1957, para iniciar la formación de su familia.

Curiosamente, al considerar la ideología que ha rodeado la vida de este personaje participando en el Partido Acción Nacional, Arturo tuvo como tíos a don Luis Fuentes Molinar, hermano de su papá, quien participó en política con el Partido Revolucionario Institucional, llegando incluso a ser Presidente Municipal de Chihuahua de 1977 a 1980.

Luis Fuentes a la postre fue derrotado por Luis Héctor Álvarez en la elección de 1983, cuando el PAN logró acceder a la Presidencia Municipal de Chihuahua por primera ocasión, en momentos en que Arturo iniciaba su participación política al servicio del partido blaquiazul.

Otro de los tíos de Arturo es Olac Fuentes Molinar, prestigiado académico que llegó a ser Subsecretario de Educación Básica de la Secretaría de Educación Pública de 1992 a 2001.

Para Arturo sus estudios iniciaron en casa, donde aprendió a leer a temprana edad, integrándose al jardín de niños en la escuela del Parque Lerdo, de la cuál pasó a primaria en el Instituto Regional, concluyendo Secundaria en la Etic 100 y finalmente en la Preparatoria del Tec de Chihuahua.

Es Ingeniero en Sistemas por el Instituto Tecnológico de Monterrey, donde llevó a cabo su carrera profesional, combinando sus estudios con actividades de esparcimiento como leer, ir al cine, además de practicar tenis, desde sus años juveniles en las canchas de la Facultad de Educación Física.

«Estudie sistemas porque era la novedad de aquella época, yo había estado en el taller de electrónica durante la preparatoria y realmente a eso me quería enfocar, sin embargo en el Tec lo que había en ese momento era la Ingeniería en Sistemas Electrónicos, así que la tome» comparte Arturo.

«Al terminar mis estudios estuve trabajando un tiempo y luego me fui a Washington a aprender inglés; a mi regreso ingrese a la Ford durante tres años y luego pase a Altec (filial de Ford), cuando inició operaciones a mediados de los ochentas».

En pleno crecimiento como profesionista, Arturo Fuentes Velez tiene la oportunidad de ir a los Estados Unidos a las oficinas centrales de Ford, en Michigan donde permanece otros tres años, sin embargo seis meses antes de regresar a chihuahua, recibe la invitación para ocupar la gerencia de calidad en Altec.

De esta forma Arturo Fuentes Velez va haciendo una carrera, la cual paralelamente combina con su participación política, siempre al lado de Acción Nacional, partido en el que inicia su militancia desde 1983, en tiempos donde «la participación de personas era muy escasa y cien por ciento voluntaria».

«Yo estaba muy bien en la empresa, incluso en 1993 encabece un equipo con el que ganamos el Premio Nacional de Calidad; sin embargo en 1992 gana el PAN la gobernatura y en 1994 el ingeniero Luis Herrera (ex secretario de Obras Públicas), me dice que su hermano, quien estaba en finanzas, necesitaba un perfil como el mío y que me iba a hablar para invitarme a trabajar en Gobierno».

«Fue una decisión muy difícil para mí, pero al final decidí entrar porque lo asumí como un reto; entre al fideicomiso carretero donde se necesitaba un perfil de sistemas y administración» explica.

Para Arturo, la gran satisfacción en ese lapso, fue lograr instalar un sistema de control en las casetas de peaje, ya que en ese momento no era eficiente el que tenían y se prestaba mucho para el fraude.

«En aquel tiempo, en el rubro de ingresos propios, las carreteras eran el segundo en importancia para el Gobierno, después del ingreso sobre nómina; por eso era tan importante tener un mejor control» precisa.

«El trabajo fue muy satisfactorio porque de hecho ese sistema aun está vigente, 21 años después de haberse instalado y sigue siendo eficiente».

La vida profesional de Arturo cambia al concluir la administración de Francisco Barrio, en 1998, regresando de inmediato a la iniciativa privada, laborando para Grupo Diamante.

Sin embargo en 2000 gana la Presidencia de la República el entonces panista, Vicente Fox y para el 2004 recibe la invitación y se va a la Secretaria de la Función Pública.

«Estuve dos años como comisario público (una figura de control), ante dependencias como el IMSS Afore veintiuno e IMSS Oportunidades, hasta que en 2006 me nombran delegado de la Secretaria de Desarrollo Social en el Estado».

Dicho cargo es ocupado por Arturo Fuentes Velez desde 2006, en el último año de Fox, hasta enero de 2013, habiendo cubierto la administración de Felipe Calderón y tres meses de la administración de Enrique Peña Nieto.

En ese lapso logro acreditar su nombramiento con el Servicio Civil de Carrera, sin embargo esta situación no fue respetada por la administración del PRI y le pidieron el cargo para entregarlo a un funcionario de ese partido.

De entonces a la fecha, la cátedra en el Instituto Tecnológico de Monterrey y el inicio del doctorado en Evaluación de Impacto de Políticas Públicas, ha absorbido los tiempos de Fuentes Velez, quien ha dedicado tiempo al análisis de las oportunidades productivas de la población, basado en su propia experiencia como funcionario y los estudios desarrollados.

«Al salir de Sedesol abrí una consultoría y me enfoque a la planeación de programas, desde el diseño del proyecto hasta la elaboración de indicadores, en temas sociales y de proyectos productivos tales como el aprovechamiento de la reforma energética, el impacto ambiental» agrega.

Paralelo a todo esto, desarrollo en iniciativa privada y función pública, para Arturo Fuentes la vida política siempre se ha mantenido como una oportunidad de servir y cumplir con su participación ciudadana, desde aquel primer momento en que se inicio en el Partido Acción Nacional.

«En 1983, cuando me acerque por primera vez a Guillermo Prieto (ex líder del PAN) a platicar, el me invitó de inmediato a integrarme al Comité Estatal del partido; sesionábamos los martes y recuerdo que iban pocas personas, Enrique Terrazas, Matías Mesta, el ingeniero Luis Herrera, yo ingrese junto con Cesar Jauregui Robles».

«Cuando terminábamos las reuniones siempre nos íbamos a cenar y a platicar con Pedro Cesar Acosta; también conocí en aquellos tiempos a Gloria Urías de Uranga, Pilar Treviño de González, Alfredo Delgado Norte y Oscar Reza, me parecía muy interesante participar con ellos».

Ser chofer, representante de casilla, capacitador, representante general, entre otras labores, eran fundamentales para el trabajo del partido en aquellos tiempos en que Arturo ocupaba esos distinguidos cargos dentro del PAN, mientras se abría brecha hacía la democracia para Chihuahua y el resto del país.

«Nunca deje de participar, incluso con Héctor Chávez Barrón hicimos la plataforma política del partido hasta que en 1990 me fui a Estados Unidos».

Aunque antes de partir forma parte de una comisión política del PAN, en el año 2000 entra al Consejo del Parido, tras haber laborado en Gobierno del Estado y en momentos en que se apresuraba la etapa del cambio en el país.

Además de estas satisfacciones personales, de una forma u otra, la política ha dejado otras situaciones aun más trascendentales en la vida de Arturo Fuentes Vélez.

«En 1986 conocí a mi esposa Ana Cristina, empezamos a salir, íbamos a los mítines y nos casamos en 1988, ella es de ciudad Guerrero y estudio ingeniería química en la UACH».

A la fecha, Ana Cristina y Arturo han logrado consolidar un matrimonio que ha perdurado por más de 28 años, producto del cual han formado una familia con sus hijos Arturo, Guillermo y la menor, Elisa; los dos primeros profesionistas y la tercera estudiante de preparatoria.

Sin lugar a dudas su familia representa para Arturo la mayor satisfacción; sin embargo la pasión política, la búsqueda de trabajar para establecer los principios del Partido Acción Nacional, desde aquellos tiempos en que «no existía ni siquiera la posibilidad de acceder a un puesto público», ha sido un camino que le ha permitido reafirmar sus convicciones.

Hoy la lucha continúa, por una simple y sencilla razón «Tal vez la influencia de los sacerdotes Jesuitas con quienes estudie me dejó claro que la vida da oportunidades, pero también tenemos la obligación de mejorar y nunca dejar de trabajar» explica.

Arturo Fuentes Vélez, además ha dejado huella al escribir dos interesantes libros, narrando parte de la historia política de Chihuahua; en su primero «Tener algo que Decir», reunió parte de las cartas al director que él mismo escribió durante años, para enviar a un periódico local, desde mediados de los ochentas.

«El nombre viene de una frase de Pedro Cesar Acosta, quien siempre decía que no es lo mismo»Tener que decir algo«a»Tener algo que decir" explica.

En dichas cartas narra su punto de vista sobre los acontecimientos políticos que iban ocurriendo, de tal forma que al recopilarlos en un libro, permitían reflejar sentimientos que al paso del tiempo, se convirtieron en parte de la historia.

Hace unos meses la necesidad de expresarse y dejar de manifiesto lo ocurrido en la polémica elección de 1986, en tiempos de fraude patriótico, le hizo escribir de nuevo y presentar un nuevo libro, Chihuahua 86 «De Viva Voz», encaminado a contar la historia y no dejar que se olvide.

En este último comparte interesantes entrevistas con personajes protagonistas de aquel momento, como don Luis H. Álvarez, Guillermo Lujan, Dizán Vázquez Loya y el mismo Francisco Barrio, entre otros, agrupados en una obra apoyada con significativas gráficas del destacado fotógrafo político, Francisco Javier Muñoz.

Pasados un par de meses, después de la entrevista, hoy Arturo Fuentes Vélez sigue siendo un actor protagonista en la política de Chihuahua, al convertirse en uno de los integrantes del grupo fuerte del Gobernador Electo, Javier Corral, al formar parte de su equipo de transición.

Ni más ni menos que en el regreso del Partido Acción Nacional a la gobernatura del Estado de Chihuahua, precisamente donde la historia política de México toma forma y se transforma.

«Espero se gane la elección para poder colaborar en el Gobierno del Estado» diría Arturo con voz de profeta durante la entrevista.

Pero también dejaba claro, «No entiendo a aquellos que se van del partido, no encuentro lógico que alguien utilice a un partido para lograr su beneficio personal».

De tal forma, Arturo Fuentes Vélez es un chihuahuense destacado, que ha dado muestras de su liderazgo; también un chihuahuense que se ha preocupado por aprender cada día más, prueba de ello su maestría en administración de empresas por la Lawrence Technological University y su doctorado en Ciencias Económicas por la Universidad de La Habana en Cuba.

«Creo que los jóvenes deben estar conscientes de que la oportunidad siempre es una responsabilidad, pero además tener consciencia de que la hipoteca social te obliga a multiplicar lo recibido» concluye.