Noticias de Chihuahua, Chih., a Viernes 20 de enero de 2017

Cargando...
Cargando...

Asesinos del Cereso de la banda del Neto

216

Asesinos del Cereso de la banda del Neto

Son los presuntos asesinos de los hombres que estaban acusados de ejecutar a capitán de la Policía Municipal

Juárez.- Acusan a presuntos secuestradores pertenecientes a la Banda del Neto, recluidos en el Cereso local de ser los asesinos de los hombres que estaban acusados de ejecutar a capitán de la Policía Municipal, al parecer los esperaban para irse sobre ellos en cuanto entraron al área de clasificación, ahí les provocaron heridas con armas punzo penetrantes en distintas partes del cuerpo.

Lorenzo Juan Salas González, apodado El «X men», de 35 años de edad y Miguel Guadalupe Chico Quezada, Alías «El Gallo», de 26, fueron acusado por homicidio agravado cometido en contra de quienes inicialmente fueron imputados como los agresores, junto con otros individuos, de la muerte de elemento policiaco municipal.

Los hechos ocurrieron la tarde del sábado en el Cereso local, cuando apenas a 45 minutos de haber ingresado a las celdas, Jesús Adrián Rodríguez Hernández y Miguel Márquez Estrada, ambos de 23 años de edad, fueron ultimados con certeras puñaladas en distintas partes del cuerpo cerca de las 18:25 horas de ese día.

Por lo anterior el Juez de Garantía, señaló para el día 03 de junio de 2011, la audiencia de vinculación a proceso en contra de los imputado.

Cabe señalar que los hoy procesados en sus declaraciones rendidas ante el Agente del Ministerio Público de la Fiscalía General del Estado, y en presencia de sus defensores, confesaron haber cometido el delito que se les imputa; dicho testimonio se encuentra debidamente videograbado.

Según las autoridades investigadoras, la necropsia concluyó que ambos perecieron a causa de desangramiento a consecuencia de heridas punzo corto penetrantes en el tórax, producidas por los ahora imputados.

Familiares de los occisos se habían manifestado en una audiencia celebrada por el alcalde Murguía Lardizábal, donde explicaban y mencionaban que ambos eran inocentes, que no eran culpables del asesinato del capitán de la policía municipal.