Noticias de Chihuahua, Chih., a Sábado 17 de agosto de 2019

Cargando...
Cargando...

Aumentan casos de pancitopemia

852

Aumentan casos de pancitopemia

Esta enfermedad se presenta cuando los elementos propios de la sangre están por debajo de sus niveles normales

Ante el crecimiento de enfermedades crónico degenerativas como cáncer, diabetes, hepatitis C, incluso a edades tempranas (menores de 50 años), en México es cada vez más frecuente encontrar pancitopenia, enfermedad que se presenta cuando los elementos propios de la sangre —glóbulos rojos, blancos y plaquetas— están por debajo de sus niveles normales. Su nombre significa, precisamente, disminución de todas las células sanguíneas.

Este desequilibrio en componentes de la sangre, explicó el doctor Luis Solís Anaya, jefe de Hematología del Hospital General Regional (HGR) No.1 “Carlos Mac Gregor Sánchez Navarro”, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), favorece las infecciones constantes y produce anemia, fiebre, fatiga y palidez de la piel, entre otras manifestaciones.

En situación de normalidad deben circular en la sangre de seis mil a 10 mil células de defensa (glóbulos blancos); la hemoglobina (glóbulos rojos) debe estar por arriba de 12 mil en la mujer y 13 mil en el hombre, y el parámetro normal de plaquetas es de entre 150 mil y 450 mil. Cuando las tres líneas celulares están bajas, entonces hay pancitopenia.

En el servicio de Hematología del HGR No. 1, comentó el doctor Solís Anaya, entre 10 y el 15 por ciento de los 750 pacientes mensuales reciben asistencia por esta disminución en los componentes sanguíneos.

El especialista del Seguro Social apuntó que no se trata de una enfermedad primaria, sino de una manifestación de disfunciones tales como leucemia, aplasia medular (trastorno de la médula que origina una alteración en el proceso de formación de glóbulos rojos) u otro mal que destruya células en sangre periférica.

La pancitopenia se clasifica en leve, moderada, grave y muy grave, y puede presentarse en ambos sexos a cualquier edad. Para su diagnóstico, además de los estudios de laboratorio, generalmente se realiza un aspirado (toma de muestra) de médula ósea, pues es ahí donde tiene lugar la formación de las células sanguíneas.

El hematólogo del Instituto resaltó que sus síntomas son muy variados y obedecen a la pérdida de células en la sangre, y su severidad va a depender directamente de su descenso.

Entre los signos de esta enfermedad destacan el aumento de infecciones y fiebre; anemia, que se traduce en palidez de la piel, taquicardias, cansancio o fatiga fácil; también sangrados, por la falta de plaquetas, tanto internos (muy riesgosos) como externos, ya sea por nariz, encías o piel, donde se forman puntitos rojos o grandes moretones. De ahí la importancia de detectarla a tiempo.