14.69°C

Nubes

Chihuahua, Chihuahua



Jueves 29 de octubre de 2009

Brutal lucha entre cárteles de la droga

Valentín Díaz dijo que la violencia que se da a nivel nacional por el control del narcotráfico


Valentín Díaz dijo que la violencia que se da a nivel nacional por el control del narcotráfico

La disputa que a sangre y fuego sostienen grupos del crimen organizado en esta entidad, colindante con Michoacán y ruta del trasiego de drogas hacia Estados Unidos, no sólo ha dejado más de 700 ejecuciones en el año, sino que convirtió a Guerrero en uno de los estados donde la violencia se ha recrudecido más.

La estadística de homicidios, según datos de la Secretaría de Seguridad estatal y el recuento de EL UNIVERSAL, además de las características de cada ajusticiamiento, son evidencias de esta realidad.

En agosto, septiembre y octubre se reportaron 185 asesinatos. La cifra mortal de este año es casi 300% mayor respecto a 2008, cuando hubo 241 crímenes.

Por el control de la plaza, señalaron académicos consultados, las ejecuciones violentas se han sofisticado debido a que los grupos de sicarios pasaron de masacrar con sus rifles AK-47, a decapitar y posteriormente a desmembrar a sus víctimas. Con ello, agregaron, atemorizan a sus rivales y a la propia sociedad civil.

El director de la Policía Investigadora Ministerial (PIM), Valentín Díaz Reyes, consideró que la confrontación “tiende a crecer. Sería iluso pensar que va aminorar en el corto plazo”.

Datos de la Secretaría de Seguridad Pública estatal aseguraron que hasta el 16 de octubre, cuando aparecieron nueve hombres decapitados y desmembrados en Tlapehuala, municipio de Tierra Caliente, se contabilizaban mil 136 homicidios dolosos, de los cuales 706 tenían marcas del crimen organizado.

Según estadísticas de la dependencia, la ejecución del líder del Congreso guerrerense, Armando Chavarría, el 20 de agosto, disparó la violencia. A raíz de su muerte se reportaron más de 170 asesinatos.

Rivalidad entre cárteles

Académicos y jefes policiacos entrevistados señalaron que la disputa por el control de la producción, distribución y consumo de droga se da entre los grupos Los Pelones, Zetas y más recientemente la Familia Guerrerense, apoyada por la Familia Michoacana, que se presentó públicamente mediante mantas colocadas el 19 de octubre en Petatlán y Zihuatanejo-Ixtapa.

Aunque el encargado del despacho de la Procuraduría de Justicia de Guerrero (PJG), Albertico Guinto Sierra, sostuvo que con las mantas “no podemos sustentar una opinión, no son elementos probatorios suficientes” de que exista.

Las decapitaciones han alcanzado a militares y a elementos policiacos, cuyas patrullas y cuarteles han sido atacados con rifles AK-47 y granadas de fragmentación, lo mismo en Acapulco y Zihuatanejo-Ixtapa, que en Tierra Caliente. En 2008 cayeron abatidos 25 policías ministeriales, 27 elementos de la Policía Estatal Preventiva y nueve militares

El director de la Policía Investigadora Ministerial (PIM), Valentín Díaz Reyes, calculó que 35% de los homicidios dolosos “tiene características del crimen organizado que nos pone en el tercer lugar nacional”, luego de Chihuahua y Sinaloa.

Aclaró que las ejecuciones son una expresión de “una guerra entre bandas. No es una guerra entre ellos y las instituciones, nosotros hacemos nuestro trabajo”.

Juan Heriberto Salinas Altés, titular de la Secretaría de Seguridad Pública y Protección Ciudadana (SSPPC), aseguró que en este mes se han registrado 114 homicidios, de los cuales 70 están relacionados con la actividad del narcotráfico. EL UNIVERSAL tiene registrados 90 crímenes vinculados a la delincuencia organizada.

Detalló que las ejecuciones se han concentrado en municipios de Tierra Caliente, en los límites con Michoacán; en la zona de Petatlán y Tecpan, de la Costa Grande, y en la periferia de Acapulco.

Valentín Díaz dijo que la violencia que se da a nivel nacional por el control del narcotráfico “es parte de la descomposición social, por el desempleo, desintegración familiar, que hace que el hijo o la hija se puedan enrolar con los grupos delictivos por el dinero fácil”.

El funcionario estatal agregó que por la falta de oportunidades, los jóvenes son los individuos más vulnerables en esta narcoguerra sin límites.