Noticias de Chihuahua, Chih., a Viernes 26 de mayo de 2017

Cargando...
Cargando...

Calderón ajusta el gabinete

por Manuel Narváez 588

Calderón ajusta el gabinete

El presidente Calderón sustituyó a Don Fernando Gómez Mont y Urueta

Sin mayor preámbulo y antecedido por el deterioro de la imagen de la secretaría de gobernación, el presidente Calderón sustituyó a Don Fernando Gómez Mont y Urueta. De la honorabilidad en el ejercicio de su profesión y una larga trayectoria partidista familiar, el ahora exministro del interior deja el palacio de Covián sin partido, peleado con la clase política, con los medios de comunicación y con los derechohumanistas. Las golondrinas las mandó llamar desde que anunción su dimisión al Partido Acción Nacional, por congruencia con sus principios habría dicho días después de presentar formalmente su separación a César Nava. Luego vendrían días complicados por su rechazo a las alianzas del PAN-PRD; el fuego se atizaría con el reclamo a la prensa durante una gira por Ciudad Juárez. Harto de las presiones dentro del mismo gabinete y los índices de fuego que los señalaban de sabotear los temas más relevantes para el país, Gómez Mont acelera su salida al acusar a los derechohumanistas de ser útiles tontos de la delincuencia organizada.

Como al que van a fusilar previo juicio sumario, desde los pinos soltaron los rumores de su inminente salida apenas el martes, para encubrirla, usaron al bufón de Javier Lozano como posible sustituto, y éste cayó en las redes como león. Al mediodía del miércoles los cañones resonaron y se citó a la prensa para escuchar de viva voz del presidente, los nuevos cambios de su gabinete. En punto de las 18:30 horas, tiempo del centro, Felipe Calderón, consumó la salida de Don Fernando, al que agradeció su institucionalidad y democracia durante su encargo, cualidades que ayudaron a concretar algunos acuerdos y avances en el sistema de justicia y de seguridad. Así, escueto y sin mencionar la palabra Lealtad, la que sí utilizó para la otra remoción, la de Patricia Flores Elizondo, que deja la responsabilidad de la oficina de la presidencia.

En lugar de Gómez Mont y Urueta, que regresa al litigio, Calderón Hinojosa nombra a José Francisco Blake Mora, hasta ayer secretario de gobierno en Baja California. El nuevo patrón de Bucareli tiene una trayectoria partidista en Acción Nacional que el mismo presidente se encargó de subrayar. Blake ha sido regidor, diputado local y coordinador del GPPAN en su estado natal, diputado federal en la LVIII legislatura donde cultivó una excelente relación con Felipe, y secretario general en el gobierno panista de Héctor Osuna.

El que regresa a la oficina de la presidencia es Gerardo Ruíz Mateos, uno de los hombres del circulo más cercano al presidente, privilegio que sólo pueden presumir Max Cortazar, Jordy Herrera, el extinto Juan Camilo Mouriño, César Nava, Ernesto Cordero y Alejandra de la Sota.

La otra gran movida en el gabinete se dió en la oficina de la presidencia, seguramente el área que más poder concentra, allí despachó hasta ayer Patricia Flores Elizondo, sobrina de Rodlofo Elizondo Torres, uno de los hombres emblemáticos del surgimiento del neopanismo de los años 80s en Durango. Por méritos propios, Flores Elizondo se desarrolló profesionalmente en la cámara de diputados desde 1997, pero fue durante la presidencia de la Junta de Coordinación Parlamentaria de Felipe Calderón siendo diputado federal en 2002, que Patricia da un salto espectácular en su carrera al ser electa secretaria general de la cámara de diputados.

En aquél entonces, la oposición al PAN desató una campaña de desprestigio en contra de la nueva secretaria general de la cámara, que sin ser diputada, ingresaba el triple del salario de un legislador federal. Se le señaló de arribar al cargo por influyentismo, y acusaron a su cónyuge, quien era encargado de resguardo de materiales, de tener un criadero de perros de raza en las instalaciones de San Lázaro. Esas patadas más que amedrentarla, la fortalecieron porque se mantuvo en el cargo hasta finales del 2004, un año despúes de haber culminado la legislatura federal LVIII.

Desde que asumió la titularidad de la oficina de la presidencia, Patricia Flores enfrentó las embestidas misóginas de sus adversarios internos, quienes crearon todo tipo de rumores insidiosos que golpeaban las paredes de la alcoba presidencial. El climax de la intentona golpista llegó a principios de 2010, cuando se sugirió su relevo y reacomodo como secretaria de Turismo, ministerio enotonces en manos de su tío Rodolfo Elizondo, al que ubicaban ya, como embajador de México en Portugal. La presión fue tan grande, que Elizondo Torres, despúes de dos sexenios en el cargo, prefirió renunciar. Hoy se asegura, que su sobrina Patricia ingresa al servicio diplomático como embajadora en aquél país, al menos así lo deslizó ella misma en su turno de agradecimiento al presidente la oportunidad que le dio.

En la recta final de su gobierno, el presidente Calderón deja muy en claro que no está dispuesto a regresarle facilemnte el gobierno al PRI, para eso, se ha sacudido a los que les estorban en el proyecto, que no está dispuesto a tolerar deslealtades ni a permitir rumores o suspicacias que debiliten su liderazgo y determinación, por eso ha llamado a un panista de cepa, para que se haga cargo de las estrategias internas del país, por los dos años que le restan a su administración.