Noticias de Chihuahua, Chih., a Jueves 19 de octubre de 2017

Cargando...
Cargando...

Cámara de Comercio difunde el Tclan

por El Ágora 670

Cámara de Comercio difunde el Tclan

Resalta los aspectos positivos del acuerdo comercial y señala los beneficios logrados hasta hoy

El Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN también conocido por sus siglas en inglés Nafta) firmado entre Estados Unidos, Canadá y México, inició su operación el 1 de enero de 1994. El acuerdo agrícola correspondiente al Capítulo VII promueve la liberalización total del comercio del sector agropecuario y forestal en la región.

La apertura agrícola mexicana se viene cumpliendo gradualmente con una desgravación arancelaria desde 1994; los tres socios han desgravado unas 1.100 partidas arancelarias agrícolas, en tanto que los cuatro productos que fueron desgravados, son considerados los delicados para la economía nacional: maíz, fríjol, leche en polvo y azúcar han caído de niveles cercanos al 250% a 11% en promedio, remanente que fue eliminado definitivamente el 1 de enero de 2008 pasado.

De esta forma, la mayoría de los productos agropecuarios fueron liberalizados en el año 2003, pero los productos «sensibles» (maíz, frijol y leche en polvo descremada) contaron con una protección «extraordinaria» hasta el 2007. También se abrieron las importaciones de azúcar y alta fructosa de maíz, que fueron objeto de una controversia comercial en el panel de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y las de pierna y muslo de pollo, que obtuvieron una salvaguarda especial entre 2003 y 2007.

Por su lado, Estados Unidos deberá permitir las importaciones de brócoli, pepinos, espárragos, melón, sandía, azúcar y jugo de naranja que todavía cuentan con protecciones.
Cifras

Renegociar el TLCAN

El gobierno mexicano en el TLCAN se comprometió a liberalizar la mayoría de los granos básicos y oleaginosas en un plazo no mayor de diez años, que se vencieron en 2003. El Gobierno Federal consiguió un trato especial para el caso de los productos sensibles; con el compromiso de estar listos para una desgravación total al finalizar el 2007.

Por lo anterior resulta complicado contemplar una renegociación debido a los términos que se acordaron.

Por otro lado, modificar los términos del TLCAN requiere someterlo a la aprobación del Senado en México, del Congreso en Estados Unidos y del Parlamento en Canadá.

Beneficios del TLCAN, después de 14 años de su entrada en vigor

• Beneficios al consumidor en general a través de la disponibilidad de más productos, servicios de calidad y precios más accesibles.

• Se dinamizó el sector exportador ya que en 2006 el comercio agroalimentario y pesquero de México con el mundo alcanzó casi 30 mil millones de dólares, cifra 2.6 veces superior a la registrada en 1994.

• México se convirtió en el principal abastecedor de frutas y verduras de los Estados Unidos como mango, papaya, aguacate, limón, sandías y cebollas, sectores que son de los más intensivos en uso de mano de obra y que dan empleos a muchas familias en el campo.

• El comercio exterior agropecuario ha crecido cerca de tres veces a partir de la apertura comercial que provocó el TLCAN; entre 1993 y 2002 las importaciones crecieron a una mayor velocidad que las exportaciones, (con una tasa media de crecimiento anual de 7,3%, contra 4,4%) y fue sólo a partir del 2003, al cumplirse el periodo de desgravación de diez años, que las exportaciones mexicanas aumentaron cerrando la brecha. Desde el TLCAN México se ha convertido en el tercer mercado para los productos agropecuarios de Estados Unidos.

ESTRATEGIA A SEGUIR POR LA AUTORIDAD

El papel de la Secretaría de Economía (SE) en este proceso es hacer una “defensa exitosa del mercado y aprovechar las oportunidades que se presenten con la apertura”.

Para el maíz, se buscará el incremento en la producción de grano blanco y amarillo mediante la tecnificación del riego, la ampliación de nuevas tecnologías, acceso a insumos a precios competitivos, esquemas de financiamiento, administración de riesgos y reconversión productiva.

Para fortalecer el abasto de maíz blanco orientado a la elaboración de tortilla se deberá aprovechar el potencial del centro y sur-sureste del país, y fortalecer la producción de maíz amarillo para atender al sector pecuario y a la industria mediante la planeación y ordenamiento del mercado; la integración de unidades productivas rentables; el desarrollo de capacidades organizativas, técnicas gerenciales de los productores; modernización del campo; impulso al valor agregado y el aprovechamiento de mercado de los subproductos de manera eficiente.

Para el fríjol, la Secretaría de Economía tiene informes de que la oferta excede la demanda nacional, y se prevé que persista la baja en el consumo por lo que el trabajo se concentrará en revertir esta tendencia, pero será necesario ordenar los mercados regionales y reconvertir con otros cultivos zonas de bajo potencial productivo, para lo que ya existe un fondo de cerca de 4 millones de dólares, aportados por el gobierno de Estados Unidos.

La SE buscará la integración de unidades productivas rentables; facilitar el acceso a la capacitación, tecnología de reproducción y al desarrollo de variedades que demanden los consumidores; desarrollo de subproductos de frijol y tecnología para darle valor agregado a la producción, así como el impulso de programas de promoción al consumo destacando sus propiedades nutricionales y como alimento preventivo contra cáncer y diabetes.

En el caso de la leche, la estrategia está encaminada a aumentar la producción y productividad de la ganadería nacional bajo esquemas rentables y sustentables que requerirán del fortalecimiento de la organización productiva para tener más capacidad de producción y de comercialización. Ello estará respaldado con un proceso de innovación tecnológica para los procesos de secado, además de apoyar la inversión en infraestructura básica y de transformación para aumentar la producción y calidad de la leche y darle más valor agregado.

Para el edulcorante, se aplicará el Programa Nacional de Azúcar que tiene como ejes elevar la producción de caña y fomentar la inversión y el empleo.