22.94°C

Cielo Claro

Chihuahua, Chihuahua



Lunes 4 de febrero de 2008

Capote de su monumental historia

Este año la empresa que maneja los destinos de la Plaza México decidió celebrar, no a lo grande, a lo gigante


Este año la empresa que maneja los destinos de la Plaza México decidió celebrar, no a lo grande, a lo gigante

Miles de mexicanos esperan ansiosos el famoso “puente” de la primera semana de febrero, por diversas razones. Los estudiantes para descansar de los maestros, los burócratas para olvidar la rutina y los amantes de la fiesta brava para comenzar la celebración más importante del mundo taurino en México: el aniversario de la Monumental Plaza de Toros México.

Desde el mes de diciembre, cuando faltan dos meses para el aniversario, comienzan las especulaciones sobre como será el festejo y qué cartel será el que engalane el aniversario de la México. En este festejo se suelen presentar los triunfadores de la temporada grande y a aquellos matadores consentidos de la afición mexicana como Julián López “el Juli”, el rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza, Eulalio López “Zotoluco”, José Tomás,, Enrique Ponce, César Rincón, entre otros que la afición mexicana espera ver en la fiesta más esperada del año.

Este año la empresa que maneja los destinos de la México, decidió celebrar, no a lo grande, a lo gigante. Con tres festejos seguidos, comenzando con la realizada el domingo 3 de febrero, continuando con la del lunes 4 y rematando con la del día del aniversario, 5 de febrero.

Desde tempranas horas del viernes, las taquillas de la México, comenzaban la venta y las enormes filas crecían conforme pasaba el tiempo y miles de personas con sus tarjetas de derechos de apartado, adquirían sus boletos para una o para las tres corridas.

En la primera corrida del aniversario de la México, estuvieron el rejoneador potosino Gastón Santos y los diestros de a pie, los jaliscienses Humberto Flores y Xavier Ocampo, así como el texcocano Leopoldo Casasola, siendo el gran triunfador de la tarde, Humberto Flores al cortar dos orejas.

Para el lunes 4 de febrero están anunciados diestros triunfadores de tres países. Por México, Uriel Moreno “El Zapata” y Alejandro Amaya. Representando a España estará José Antonio “Morante de la Puebla” y por Francia el tan esperado Sebastián Castella.

Para el día del aniversario, el martes 5 de febrero, la empresa Renovación Taurina 2006, presenta al triunfador del domingo 3 de febrero, Humberto Flores al lado del español José Tomás y del capitalino Ignacio Garibay, la que promete ser una corrida muy interesante.

Obviamente, para poder disfrutar de una o de las tres corridas, hay que incluir un buen tinto español en su respectiva bota no sin antes haber pasado por los famosos tacos del Villamelón y que la fiesta comience en la Monumental Plaza México.

La México fue inaugurada el 5 de febrero de 1946 con el cartel compuesto por por Luis Castro El Soldado, Manolete y Luis Procuna, que lidiaron toros de San Mateo. La Plaza México se construyó gracias a la visión e impulso del empresario yucateco de origen libanés Neguib Simón. El proyecto original era construir la “Ciudad de los Deportes” que incluiría plaza de toros, estadio de fútbol, canchas de tenis y frontón, boliches, cines, restaurantes, arena de box y lucha, alberca, playa con olas, terreno para ferias y exposiciones. Pero de todo eso que sería, sólo alcanzó para construir la plaza y el estadio de fútbol que en la actualidad es la casa del mejor equipo de México: Cruz Azul.

El ingeniero Modesto Rolland fue el responsable de la magna obra que se comenzó a construir el 1º de diciembre de 1944, en el lugar donde se ubicaba una ladrillera de la colonia Nochebuena que, en aquel tiempo, el lugar se encontraba en las afueras del Distrito Federal. La plaza es una colosal obra monolítica de hormigón armado y su ruedo se encuentra 20 metros por debajo de las calles adyacentes. Por fuera está rodeada por esculturas del español Alfredo Just.

La Monumental Plaza de Toros México, es la más grande del mundo teniendo capacidad para albergar a 41,262 personas sentadas y es, en el mundo taurino, una de las plazas más importantes, en las que todo torero desea triunfar, junto con la de Las Ventas en Madrid y la de Valencia en Venezuela.

La Monumental ha sido testigo en más de seis décadas de vida, de grandes faenas, de fenomenales espectáculos, del nacimiento de grandes figuras y de terribles accidentes que son parte del riesgo de la fiesta brava.

Se recuerdan millones de anécdotas en 62 años de existencia, pero recientemente la afición hace memoria de aquel festejo del 50 aniversario. Era 5 de febrero de 1996 y según crónica de aquel tiempo, “las absurdas faenas de Eloy Cavazos fueron premiadas con apéndices y los sorprendidos ante los absurdos aplausos eran Miguel Espinosa, «Joselito» y Enrique Ponce, quienes lidiaron bureles chicos de Mimiahuapam y Begoña”.

Así, cuatro años después, en la misma fecha del año, el entonces mandamás de la México, Rafael Herrerías incluyó en el cartel de aniversario, según crónica de aquel entonces, a “Eulalio López «Zotoluco» que se llenó de orejas, a Julian López «el Juli» que estuvo muy bien, a Enrique Ponce cuyo desempeño fue regular e Ignacio Garibay que estuvo encimista con bureles de Xajay”.

Cientos de nombres, miles de testigos, millones de olés, innumerables vueltas al ruedo y regalos al matador, han hecho de la plaza más grande del mundo, una fábrica de leyendas que aun persisten en el imaginario colectivo de la afición taurina de México y el mundo.

La plaza de toros México, llega a un aniversario más cubierta con el bravo y mágico capote de su monumental historia.

Comentarios, dudas, sugerencias y hasta olés: http://fruslero.blogspot.com