Noticias de Chihuahua, Chih., a Miércoles 18 de octubre de 2017

Cargando...
Cargando...

«Caridad no abate pobreza»: Slim

148

«Caridad no abate pobreza»: Slim

La pobreza no se combate regalando dinero a través de programas sociales, afirmó ayer Carlos Slim

La clave, dijo el empresario, está en la generación de empleos que garanticen un ingreso estable.

Al cuestionar las estrategias de desarrollo social que se aplican en México, enfatizó en que no es con caridad y políticas públicas de bienestar como se combate la desigualdad.

«Hay quienes viven de la pobreza a través de todos estos programas.»Si yo, regalando 400 dólares, 300 dólares o 500 dólares acabara con la pobreza, me encantaría. Lo haría con todo gusto. Sin embargo, estoy convencido que la pobreza no beneficia a nadie, quizá a algunos políticos demagogos«, expuso al participar en la mesa»Poder, Estado y Democracia", dentro del foro organizado por el 20 aniversario del Instituto Federal Electoral (IFE).

Consideró necesario cambiar los paradigmas en la sociedad y darse cuenta de la importancia sobre que con la riqueza se genera más riqueza, y eso sirve de base para luego distribuirla y lograr bienestar.

«Lo que es importante es el bienestar. Si mañana les repartimos acciones de Telmex o de Pemex a la población, no va a vivir de eso. Lo que necesita es tener un ingreso, y lo que necesita es sustentar su bienestar a través de un ingreso, de una seguridad de ese ingreso, de una educación, de una salud pública adecuada. lo que conviene es eso».

Sin embargo, Slim reconoció que son necesarias políticas de Estado para garantizar alimentación, salud y educación, y que la población tenga mejores condiciones de vida.

Para el empresario, el País también necesita instituciones fuertes.

«Instituciones nacionales muy fuertes. Obviamente, con división de poderes, con eso evitamos muchos problemas, la incapacidad para atender demandas y la influencia de poderes fácticos», expresó.

¿Cuánta pobreza aguanta la democracia mexicana? ¿Cómo conlleva la responsabilidad y el compromiso con la sociedad que tiene ser el hombre más rico del mundo? ¿Estaría dispuesto a pagar impuestos de manera proporcional a su ingresos? ¿La riqueza es compatible con la democracia?, fueron algunas preguntas del público que el moderador de la mesa, Juan Pablo Corlazzoli, leyó a Slim.

«Primero, no me voy a llevar nada cuando me vaya», contestó de inmediato al escuchar los cuestionamientos.

Enseguida explicó que cualquier empresa —pequeña, mediana o grande— tiene como primera responsabilidad manejar con eficacia y eficiencia la riqueza.

«Todos los que tenemos privilegios, tenemos compromisos con la población. Y hablo no solamente de capital, también hablo de responsabilidad política, de función pública, de doctores, investigadores o maestros», respondió.

De paso, Slim precisó algunos datos que, dijo, estaban en el programa de presentación del foro.

«Se señala en el programa que soy propietario de Telmex. Yo tengo menos de la cuarta parte. Eso quiere decir que hay muchos miles, varios miles de personas que tienen tres o cuatro veces más», aclaró.

Sus empresas, aseveró, pagan impuestos y aportan, después de Pemex, los más altos ingresos fiscales al Estado.