30.46°C

Muy Nuboso

Chihuahua, Chihuahua



Martes 18 de diciembre de 2007

Carta a Santa

En esta temporada ni por no dejar alguien se han acercado pa"apoyar esta labor social que realizamos


Son ya tres las temporadas navideñas, que cumple el albergue para indigentes del Centro de Apoyo para Adictos en la ciudad de Chihuahua.

Esta institución social, realiza el trabajo sucio de la Salud que le corresponde al estado, según la Ley de Salud, que es muy clara en cuanto la obligación del mismo. El estado debe brindar servicio y atención a estos grupos, de ciudadanos.

Diariamente el centro recibe entre 50 y 60 persona.

Particularmente, en la temporada de invierno, el peligro de que los indigentes que deambulan por las calles de toda la ciudad mueran por hipotermia, se agudiza.

El año pasado y en son de crítica organizamos una cena navideña para estos hermanos de la calle, ¡Lumpen Social! a esta celebración invitamos al señor presidente municipal y al señor gobernador.

El alcalde de la pasada administración, Blanco, al menos tubo la decencia de disculparse por escrito al no poder asistir a dicha cena, cena que si se llevo acabo, los indigentes y Yo.

De ahí derivo el apoyo que actualmente el albergue recibe café, azúcar, cloro. Y algún mínimo apoyo económico que aun cuando no es suficiente de algo sirve.

Debemos la luz, el agua, tenemos que pagar el gas, un pequeño sueldito a para un ayudante 300 pesos semanales.

El albergue es un bodegón con cobijas y colchas y una imitación de baño que su servidor Urbano N. Fuentes hizo con sus propias manos.

¡Que dramático! ¡Pero es verdad!

En esta temporada ni por no dejar alguien se han acercado pa"apoyar esta labor social que realizamos con mucho gusto y entusiasmo.

Ya les pedimos a Juan de los Palotes y Pedro Pérez que volteen a ver esta situación y nada, a ver si con esta carta a Santa Claus algo sucede, para bien o para mal.

Estas lacras sociales son los dementes, además de los adictos en la etapa aguda de la adicción a la heroína, a la cocaína o alcohol, que por su condición y la patología de la enfermedad, causan graves daños a la comunidad desde el robo, el asalto, la mendicidad, basura, mal aspecto etcétera.

Una y otra vez el albergue ha solicitado el apoyo y la orientación a la Secretaria de Fomento Social, y a la oficina del Sr. Gobernador para que en conjunto realicen una acción digna.

Pero parece ser que es más fácil para el gobierno prestar oídos sordos y esperar a que las cosas sigan su curso, al fin y al cabo el CAPAAC no se raja.

Desde el año antepasado se le ha solicitado a el titular de protección Civil del Estado, apoyo, específicamente al Sr. Isaac Olivas y como ya es costumbre nomás se avientan la pelotita a Fomento Social y viceversa.

Lo que si ya establecimos con la gente del Protección Civil Estatal que diariamente no hablaba para obtener las cifras de cuantos indigentes se habían protegido en el albergue para posteriormente adjudicárselas, le pedimos a estos funcionarios que tuvieran la decencia de ya no, hablarnos y de no, tomar como propia la tan difícil tarea que nos cuesta mucho esfuerzo realizar.

El albergue solicita de nueva cuenta a las autoridades que tomen cartas en el asunto ya estamos asta el copete de atole navideño con el dedo.