18.46°C

Nubes

Chihuahua, Chihuahua



Martes 25 de septiembre de 2007

Chihuahua calla ante agresiones


Hoy Chihuahua calla. Atrás quedó el estado indomito, ese estado grande lleno de valientes.

Hace un año tres reporteros fueron agredidos salvajemente por policias de la Agencia Estatal de Investigaciones.

El decano de la fotografía Jaime Murrieta, la reportera en estado avanzado de embarazo Eugenia Cicero y Aurelio Suárez, el primero de Diario de Juárez y los segundos del vesperitno PM también de aquella ciudad.

Su delito fue haber descubierto a una picada de delincuentes (perdón más de 20 policías) pisteando en la vía publica en las camionetas de la Agencia Estatal de Investigaciones.

La toma de fogotografía bastó para una reacción iracunda que mando al hospital a dos de los reporteros, además de haberles destruido su equipo de trabajo.

Los borrachos (perdón policias estatales) dijeron que tenían muchas influencias y que los reporteros no se la iban a acabar, que al cabo ellos estaban protegidos.

Ha pasado un año desde entonces y apenas el domingo la Comisión Nacional e Derechos Humanos, exhibió al Gobierno del Estado por no haber acatado sus recomendaciones respecto al caso, sin embargo Chihuahua calló.

Ni el Gobernador, José reyes Baeza habló al respecto, ni la prensa con excepción de El Ágora y Diario de Juárez, consignaron el señalamiento de la Comisión. EN FIN, TAL VEZ TENEMOS LOS POLICÍAS QUE MERECEMOS.

Pasando a otro terreno, no se si por falta de tiempo o para mantener la posibilidad de hacer jugadas políticas, pero de plano los actuales diputados ya se rajaron de aprobar las cuentas publcias del 2006 para el Municipio de Juárez y Chihuahua.

A tres meses de que termine el año, los diputados no pudieron con el paquete o de plano decidieron dejarlo para que los nuevos legisladores puedan hostigar a Héctor Murguia y Juan Blanco, quienes tienen aspiraciones de ser candidatos a Gobernador.

Ahora los partidos, por medio de sus nuevos diputados, tendrán que entrar ha los tradicionales acuerdos para definir los terminos de la aprobación de dichas cuentas, o de plano para llegar a mayores en el caso de que alguno no convenga para el futuro político inmediato.