Noticias de Chihuahua, Chih., a Miércoles 16 de agosto de 2017

Cargando...
Cargando...

Ciudad Juárez, víctima de la anarquía: BBC

186

Ciudad Juárez, víctima de la anarquía: BBC

Ciudad Juárez, la urbe mexicana más peligrosa, va camino de la anarquía afirma la BBC

Un extenso reportaje fue dedicado por el prestigioso medio BBC Mundo, en donde destacan la violencia y pobreza que se viven en Ciudad Juárez.

Los niños de la escuela Glen Cove, en El Paso, no saben todavía que un francotirador mató a uno de sus compañeros.

No les han dicho que a alguien del otro lado del Río Grande, en México, no le importó en absoluto la muerte del pequeño de siete años.

Ni tampoco que el asesino dejó morir al niño solo, mientras se desangraba en medio de una transitada rotonda.

Si se necesitaba confirmar que Ciudad Juárez, la urbe mexicana más peligrosa, va camino de la anarquía, aquí está la prueba.

Jociel Ramírez nació en Estados Unidos, de padres mexicanos. No será el primer ciudadano estadounidense en morir en el fuego cruzado de la guerra de los carteles de la froga, pero quizá sea su víctima más joven.

Su muerte es la muestra gráfica de lo bajo que ha caído Ciudad Juárez y de lo poco que las autoridades mexicanas parecen poder hacer al respecto.

Tasas de homicidio en alza

Cuando Felipe Calderón asumió la presidencia hace casi tres años, les declaró la guerra a los carteles de la droga, a los que responsabiliza del colapso de la ley y el orden en el país.

Llevó el combate hasta sus bastiones y con el paso de los meses envió más soldados y policías federales con el objetivo de defender a los ciudadanos.

El gobierno insiste en que su estrategia dará frutos tarde o temprano.
El gobierno mexicano cree que, con tiempo, ganará la guerra.

Sin embargo, en Ciudad Juárez -donde miles de militares fueron destacados este año y las tasas de homicidio crecen de todas formas- algunos empiezan a dudarlo.

Algunos residentes, como la tía de Jociel Ramírez -que prefiere no dar su nombre por miedo a represalias-, proponen una solución distinta: poner fin a la corrupción.

Y ésta no es la forma de pensar de unos pocos.

Cada vez más personas se convencen de que no es el narcotráfico lo que está en la raíz del problema, sino la pobreza y la corrupción. Hasta que se aborden estos temas, la guerra no tendrá fin.

«El problema de la droga es apenas una consecuencia de la decadencia del estado de derecho en este país», dice un empresario con doble nacionalidad mexicana-estadounidense. También él prefiere mantenerse en el anonimato.

Llamar demasiado la atención no es algo a lo que la población de esta ciudad esté muy dispuesta. Los secuestros y las extorsiones, además de las ejecuciones, son moneda corriente.

«Nada funciona bien, así que cualquiera puede aprovecharse del sistema. Lo que estamos viendo ahora es una industria de drogas que se aprovecha de la forma en que marchan las cosas».

Nada funciona bien, así que cualquiera puede aprovecharse del sistema. Lo que estamos viendo ahora es una industria de drogas que se aprovecha de la forma en que marchan las cosas
Empresario anónimo
«Intentar deshacerse de ella, como pretende el gobierno, causa muchos problemas. Esta violencia es consecuencia de ello», agrega.

Quién ha estudiado el caso de Ciudad Juárez durante mucho tiempo es el periodista y escritor Julián Cardona, nacido allí.

Dice que la situación actual ha estado gestándose desde hace tiempo.

«Tenemos una economía insostenible, una economía globalizada, que paga salarios muy bajos. Permitió que naciera otro tipo de economía que también se globalizó: la de las drogas. Ambas desempeñan un papel aquí. Ciudad Juárez es muy importante para ambas», afirma Cardona.

La pobreza que alimenta
Hombres enmascarados montan guardia sobre el techo de la prisión central de Ciudad Juárez. Están listos para disparar.

Debajo, en un patio al descubierto, la banda de la prisión toca con entusiasmo. Tambores y trompetas.

Nevarez afirma que la economía mexicana sólo funciona para unos pocos.
Durante los últimos seis años, éste ha sido el hogar de Luis Nevarez. Un hombre pequeño que intenta sonreír constantemente, que solía ser maestro pero terminó vendiendo droga al por menor.

Nevarez opina que la economía mexicana funciona para una élite, no para el mexicano promedio. Un maestro, por ejemplo, cobra 3.000 pesos a la semana (unos US$230) y transportando drogas por el país se puede obtener 30 veces eso, dice.

La pobreza conduce a muchos a unirse a los carteles que el gobierno quiere erradicar.

Las autoridades insisten en que quieren proteger a su gente. El presidente repite que su táctica de usar a fuerza contra la violencia de los carteles dará sus frutos. Además, intenta reformar el sistema judicial, la policía y combatir la corrupción.

Sin embargo, muchos como el empresario que pidió el anonimato creen que es necesario algo más.

«Lo que tenemos que cambiar es el modelo político. Debemos tener un estado de derecho que funcione, que dé derechos a todos los ciudadanos para que no se aprovechen de ellos», sostiene.