Noticias de Chihuahua, Chih., a Domingo 19 de noviembre de 2017

Cargando...
Cargando...

Como no fuí alemán o gabacho

por Manuel Narváez 502

Como no fuí alemán o gabacho

40 de los hombres más acaudalados de EU están dispuestos a donar la mitad de sus fortunas para causas benéficas

Por: Manuel Narváez Narváez
manuelnarvaezpan@gmail.com

40 de los hombres más acaudalados de los Estados Unidos están dispuestos a donar la mitad de sus fortunas para causas benéficas. Entre los filántropos destacan las figuras del dueño de Microsoft, el inversionista Warren Buffet, el fundador de la cadena de noticias CNN, el alcalde de Nueva York, el cineasta George Lucas, el magnate de la cadena hotelera Hilton y el banquero Rockefller.

Esta inusitada decisión no es la primera de su tipo pero sí la más cuantiosa. Desde hace varios años, el creador del imperio del software Microsoft, Bill Gates, ha donado por lo menos 60 mil millones de dólares y otro tanto fue obligado a repartirlo o venderlo cuando el gobierno de su país le aplicó la Ley Antimonopolio; aun así, su fortuna personal supera los 50 mmdd.

Hace mes y medio una noticia similar corrió por el mundo ( quizás fue la motivacíón de los millonarios estadounidenses ), cuando la cúpula del poder económico alemán anunciaba que por mutuo propio, pagarían 10% adicional de impuestos. La medida provocó reacciones de analistas financieros que ven moros con tranchetes o en peligro sus minitas de oro. Si el gobierno alemán de Angela Dorothea Merkel acepta el tributo, los millonarios teutones podrán sumarle a las arcas de su país poco más de cien mil millones de euros en dos años, sufientes para recudir considerablemente el impacto de la crisis del 2009.

Nadie, en su sano juicio creería lo que está pasando, menos cuando la filantropía se ha convertido en una especie en extinción por la avaricia, codicia y voraz apetito de gente sin escrúpulos, que agazapados bajo el pretexto del libre comercio, vacían las economías emergentes y de los países subdesarrollados. Pero los milagros sí existen y aunque usted no lo crea, tienen piel blanca.

Imaginemos, supongamos, soñemos, que Don Maseco, Don apellido de dieta, Don elektra, Mr. panecitos, Coppelianos, los reyes de las frituras, el amo de las telenovelas, los capataces de la cebada y otros tantos virtuosos de la magia multiplicadora del dinero se tentaran el corazón y emularan a sus pares norteamericanos y alemanes. ¿ Qué pasaría si en vez de regresarle a los mexicanos lo que obtuvieron gracias al influyentismo y a la impunidad, ya no digo que se mochen con un porcentaje de su riqueza personal, sino que le pongan un poco de moral a sus ganancias ?. Lo explico:

Que las tortillas, base fundamental de la dieta de los mexicanos, cueste 30% menos de lo que vale un kilo hoy en día. Que los electrodomésticos de Elektra o Coppel, el tipo de cambio y préstamos de Banco Azteca o Famsa, en vez de alargar la deuda en tiempo, mejor cobren 5% mensual de réditos sobre el valor comercial de la mercancía o el préstamo, y paguen los giros provenientes de los Estados Unidos al tipo de cambio promedio y sin cobrar comisiones extras. Que las tarifas telefónicas, de aparatos fijos y móviles, sean similares a las que se cobran en el vecino del norte; y se entreguen detalladamente, en el caso de los amigos kit, las llamadas y tiempos consumidos; de igual manera, que paguen impuestos los productos milagrosos que se venden en las tiendas sangrons o promocionan en televisión. Que los productos a base de harinas que se venden en las tienditas de las escuelas, sean retirados, o en su defecto, cumplan con las tablas nutricionales semejantes a las que se usan en los países de la Unión Europea. Que los horarios triple A en televisión sean repartidos equitativamente entre taranovelas y programas que enaltezcan el amor a la patria, el respeto a la familia y los valores humanos, que fomenten el deporte y promuevan las riquezas naturales y turísticas de nuestro país; que toda programación cumpla con la Ley y no se excedan del 20% de tiempo para anuncios comerciales, y los conductores de programas sean mexicanos; que a Laura Bozo le apliquen el 33 constitucional. Que el consumo de alcohol sea permitido hasta los 21 años y se elimine toda publicidad comercial de bebidas embriagantes relacionada con los deportes; que la distancia entre cada punto de venta de bebidas con alcohol, sea mínimo de 250 metros y el gravamen que tributen sea equivalente al 30% de la utilidad.

Sé que no es fácil desprenderse de lo que tanto ha costado a nuestros millonarios mexicanos, como sé también que vivimos realidades diferentes en comparación con Estados Unidos y Alemania; sin embargo, el billete y la riqueza no tienen nacionalidad, por lo que no puede explicarse cómo siendo la economía número 13 del orbe, aportemos al hombre más acaudalado del planeta y quince más con fortunas superiores a los mil millones de dólares. No les pedimos que se mochen, sólo que no sean trompudos en sus ganacias. así habría más lana en los bolsillos y por consecuencia, mayor poder adquisitivo.

P.D. LA GENEROSIDAD Y SOLIDARIDAD PARECE NO ESTAR EN LOS GENES DE LOS EMPRESARIOS MEXICANOS, NI EN LO POLÍTICOS. RECUERDO A UN EX AMIGO QUE PREFERÍA PAGAR UN EXPECTACULAR QUE LE REDITUABA EN IMAGEN, QUE COOPERAR PARA APOYAR A LOS FREGADOS. CHIN, COMO NO FUÍ ALEMÁN O GABACHO.