11.27°C

Cielo Claro

Chihuahua, Chihuahua



Martes 21 de septiembre de 2010

Critican la tregua que pidió El Diario

El Gobierno Federal critica la tregua que pidió El Diario de Juárez al narco


El Gobierno Federal critica la tregua que pidió El Diario de Juárez al narco

El gobierno federal advirtió ayer que ningún actor de la sociedad mexicana debe negociar con el crimen organizado, en respuesta al editorial de El Diario —periódico de Ciudad Juárez—, que pidió una tregua a las organizaciones delictivas tras el asesinato de su reportero gráfico, Luis Carlos Santiago Orozco.

Alejandro Poiré, vocero del gobierno federal en materia de seguridad, condenó el atentado en el que resultó lesionado el también fotógrafo Carlos Manuel Sánchez Colunga, pero rechazó cualquier posibilidad de negociación con criminales.

“No cabe en modo alguno por parte de ningún actor el pactar, promover una tregua o negociar con los criminales, que son justamente los que provocan la angustia de la población”, afirmó el funcionario.

Los grupos del crimen organizado son los que secuestran, extorsionan, asesinan y envenenan a la población y son los que han generado el clima de inseguridad que vive hoy Ciudad Juárez, aseguró.

A nombre del gobierno federal, condenó “categóricamente cualquier acto de violencia, en particular, los cometidos contra los trabajadores de los medios de comunicación. La libertad de expresión es una garantía indispensable en la vida de las democracias y cualquier agresión criminal en contra de los medios de comunicación debe combatirse como tal, como una afrenta a la sociedad entera y a nuestra democracia”, dijo

Sin embargo, Poiré explicó que en este caso, de acuerdo con las primeras investigaciones realizadas por la Procuraduría General de Justicia de Chihuahua, el atentado en contra de los reporteros de El Diario, el móvil más probable de la agresión es “de índole personal, más que por sus actividades profesionales”.

En todo caso, el gobierno federal reitera que cada agresión contra periodistas, autoridades o cualquier ciudadano, debe ser investigada y castigada, indicó.

Sobre el editorial de El Diario, insistió en que la única autoridad que debe reconocerse, es la legítimamente constituida por emanar de la ley y los procesos electorales y es la que tiene la responsabilidad primigenia de combatir al crimen y salvaguardar la seguridad de la población.

Negociar no disminuye la violencia

El vocero en materia de seguridad advirtió que la negociación con los criminales no disminuiría el nivel de violencia e implicaría someterse a la ley que pretenden imponer, y eso nunca sucederá.

“Que quede bien claro: negociar, postergar o suspender la lucha contra el crimen organizado, lejos de desaparecer la amenaza de la violencia, implicaría someterse a la ley de quienes agreden para intentar eludir la acción del Estado y perpetuar su acción impune y eso, no ocurrirá”.

El funcionario consideró también que en el caso de la agresión a los reporteros debe tomarse en cuenta el contexto en que se dio el atentado, pues Ciudad Juárez está marcada por ser un punto geográfico estratégico para el crimen organizado.

Por décadas, explicó, esa ciudad fronteriza ha sido ruta privilegiada para el tráfico de drogas, armas y dinero ilícito, además de tener un mercado interno creciente por su acelerado desarrollo vinculado al modelo maquilador, que ha generado oportunidades para el incremento en el consumo de los diversos estupefacientes.

La complicada situación de Ciudad Juárez, aseguró Poiré, es resultado no solamente de un fenómeno delictivo acumulado durante muchos años que se ha ido expandiendo y diversificando, “sino también de una realidad social donde la población y, en especial los jóvenes, se han visto vulnerables ante la acción de las diversas organizaciones criminales”.

Sobre los ataques contra los periodistas y medios de comunicación, reconoció que es tarea del Estado mexicano, en corresponsabilidad con las distintas autoridades que lo conforman, la defensa de la actividad periodística y la generación de condiciones seguras para su labor.

Dijo que para obtener resultados en la lucha por la seguridad y evitar amenazas e intimidaciones a los periodistas, se requiere de la participación de los medios.