Noticias de Chihuahua, Chih., a Lunes 3 de agosto de 2020

Cargando...
Cargando...

Cuidado con los golpes de calor

159

Cuidado con los golpes de calor

En esta temporada es muy frecuente que las personas sufran de golpes de calor

En esta temporada es muy frecuente que las personas sufran de golpes de calor, debido sobre todo, dicen los expertos, a la pérdida de líquido en el organismo, por lo que se recomienda extremar las precauciones.

El golpe de calor ocurre cuando la temperatura corporal asciende a cerca de los 42 ó 43 grados centígrados, poniendo en peligro a múltiples órganos de sufrir algún tipo de daño.

De acuerdo con el Instituto Mexicano del Seguro Social, el golpe de calor se produce cuando la pérdida de líquido es tan importante que el organismo disminuye la producción de sudor para evitar que la sangre siga perdiendo excesivo líquido.

De tal forma, se pierde menos calor por la evaporación del sudor, con lo que la temperatura del cuerpo se incrementa de manera exagerada, y esto es más común en personas deshidratadas, que no se han aclimatado a un cambio a un lugar muy caluroso, quienes ya hayan sufrido anteriormente un golpe de calor, aquéllas que no han dormido bien, que toman alcohol antes de hacer ejercicio o salir al sol, quienes sudan poco o tienen sobrepeso, así como los niños y los ancianos en general.

Entre los síntomas del golpe de calor se encuentran el que la persona experimenta una sed intensa, le cambia el timbre de voz, ya no suda, su boca está seca y caliente, su respiración es rápida y su presión arterial baja, y sobre todo que su temperatura corporal es muy elevada.

Los médicos recomiendan que en cuanto se sospeche de un golpe de calor se tome la temperatura de la persona y la mejor manera, dicen, es hacerlo rectal, porque así no se contamina por la piel. Si la temperatura es mayor de 41 grados se debe templar con agua fría a la persona, hasta que baje a cerca de 38 ó 39 grados y administrarle agua y sales minerales como es el suero.

Si no se atiende dentro de las primeras dos horas, el riesgo de caer en coma y sufrir daños irreparables en el hígado, corazón, riñón y cerebro e, incluso, llegar a la muerte.