Noticias de Chihuahua, Chih., a Martes 22 de octubre de 2019

Cargando...
Cargando...

De porro a tirano

por Luis Rubén Maldonado 2942

De porro a tirano

“La prolongongación en el poder de un individuo, por muy brillante que sea, no puede acarrerar beneficios a la sociedad”

“La prolongongación en el poder de un individuo, por muy brillante que sea, no puede acarrerar beneficios a la sociedad”. Esto no significa que una persona sea elegida varias veces para ocupar el mismo puesto. Puede ocupar varios, al interior de una institución y experimentar distintos niveles de poder. Convivir con éste, es difícil. El poder es seductor, es necio, incisivo, tenaz, hábil. Sucumbir ante sus encantos es muy fácil. Lo difícil es aguantar sus potentes embates.

Muy pocos lo logran.

Quienes hoy ocupan posiciones de poder, iniciaron su conquista hace un cuarto de siglo. El 2 de septiembre de 1985, dos estudiantes rebeldes, “porros”, que repudiaban la dictadura universitaria de Reyes Humberto “El Pato” de las Casas, se encontraban con representantes de los medios de comunicación. Estos estudiantes de la Facultad de Contaduría y Administración, mostraban copias de nóminas y documentos donde constaban irregularidades en el manejo del presupuesto universitario. El 3 de septiembre estos mismos estudiantes eran parte de una marcha que pedía la destitución del entonces rector.

Uno de esos estudiantes que se quejaba en el ayer de la falta de transparencia en la Universidad Autónoma de Chihuahua es el hoy director académico de la máxima casa de estudios de los chihuahuenses.

En 1985, Alfredo de la Torre Aranda no solo exigía transparencia en el gasto de la UACh, junto con miles de estudiantes y maestros, pedían la cabeza del entonces rector dictador, Reyes Humberto de las Casas. De la Torre Aranda retó al entonces gobernador del estado y amenazó: “que estaban dispuestos a bloquear calles y quemar camiones” hasta que sus peticiones fueran hechas realidad. En aquel entonces, la causa era justa. Había que acabar con el dictador.

La exigencia era de libertad de pensamiento, de libre sufragio.

A casi veinticinco años de aquel histórico conflicto universitario, hoy vemos a quien ha usufructuado mejor su participación en 1985, convertido en un flamante funcionario universitario que se convirtió en el tirano al que tanto criticó.

Según catedráticos de la Facultad de Contaduría y Administración, el ambiente en dicha facultad ha cambiado por las presiones inéditas a las que son objeto. La consigna es apoyar a Alfredo de la Torre a ser director, te caiga bien o mal. Si no lo haces habrá repercusiones en tu salario, en tus horas de clase, en las oportunidades de mejorar percepciones; es obligatorio apoyar a Alfredo de la Torre Aranda.

No hay libertad de pensamiento, ni de voto. Hay un ejército de maestros vigilando a todos. Viendo con quien hablan, qué dice, a quién se lo dicen. Nadie se puede salir del redil…si no serán castigados con su furia eternamente.
Hoy, los maestros de la Facultad de Contaduría y Administración exigen a Alfredo de la Torre, lo que él le pedía al “Pato” de las Casas: libertad. Hoy los universitarios le piden transparencia en asignación de tiempos completos y beneficios. No lo hay. La Universidad es uno de los entes más opacos que hay en el estado.

Alfredo de la Torre hoy quiere el poder por el poder. Se aferra a él, tal como “El Pato”. En la Facultad de Contaduría hay mucha gente pensante que sabrá usar su voto como se debe, secreto y escogiendo la mejor opción para la FCA.

Alfredo presume no ser rehén de partidos. Su carrera la ha hecho a la sombra del PRI y de sus amigos panistas como Carlos Borruel. Asegura tener la “bendición” de César Duarte y de Carlos Borruel para ser director.

No le importa utilizar la calumnia para destrozar a quienes se oponen a él. El que a hierro mata, a hierro muere.

Hoy, el porro de 1985 que luchaba por la libertad, se ha convertido en el tirano que siempre repudió ser.

*Los hechos de 1985, tienen como fuente el libro: “UACh 1985: Año de la libertad y la democracia” de Raúl Torres Media y Rogelio Villalobos Olvera.

ULTIMALETRA

En pos de la presidencia municipal de Chihuahua, el PRI y el PAN presentan buenos gallos. Por un lado un cuadro identificado con el servicio público y la política como lo es Marco Quezada. Por el PAN, el rebelde con causa que busca retener la capital para su partido. Interesante carrera parejera. Que gane el mejor.

www.babelcomunicaciones.com
Sígueme en Twitter: @fruslero