Noticias de Chihuahua, Chih., a Miércoles 18 de octubre de 2017

Cargando...
Cargando...

Del Trueque al Troquel en Casa Chihuahua

1267

Del Trueque al Troquel en Casa Chihuahua

Exposición numismática Colección Banco de México

El sábado 17 de Mayo dará inicio la Exposición Numismática del Banco de México “Del Trueque al Troquel”, en Casa Chihuahua Centro de Patrimonio Cultural.

La exposición estará disponible para ser visitada en el horario regular de Casa Chihuahua, de las 10:00 a las 18:00 horas. La importancia de Chihuahua dentro de la historia numismática en México se hace evidente en “Del Trueque al Troquel”, en cuyo guión museográfico se ha dividido la historia de la moneda en dos partes: la primera dedicada a la numismática de México, y la segunda enfocada a la propia de Chihuahua, con sus monedas y billetes impresos en casas de moneda como la que alguna estuvo dónde hoy se encuentra Casa Chihuahua Centro de Patrimonio Cultural.

Pocos objetos tienen un uso tan intenso y cotidiano como el dinero. Día con día, billetes y monedas cambian de manos en incontables ocasiones; pareciera que gozan de la ubicuidad. Su presencia es tan ordinaria, que pocas veces nos preguntamos acerca de su origen, de su pasado, de su evolución, así como de su presente y futuro. Sin embargo, la moneda es expresión del tiempo que la vio nacer, del desarrollo económico, de las ideas y aspiraciones de las sociedades que las acuñaron. La moneda es una fuente —algunos la considerarían arqueológica— para conocer nuestro pasado y, de esa manera, aproximarnos a la comprensión de nuestro presente.

México goza de una rica tradición monetaria de casi cinco siglos, en la que ha quedado plasmado nuestro intrincado pasado histórico y sus cambiantes usos monetarios, los cuales se ilustran en la presente muestra.

Como es sabido, los antiguos mexicanos no conocieron el uso de la moneda propiamente dicha; sin embargo, contaban con un bien establecido sistema de intercambio comercial en el que diversos objetos se utilizaban como medios de cambio. Los granos de cacao fueron, sin duda, el principal medio de cambio prehispánico, ya que gozaron de plena aceptación en Mesoamérica y el Caribe y con ellos podían pagarse cualquier tipo de bienes y servicios.

Las primeras monedas acuñadas en México se conocen como de Carlos y Juana, por la leyenda que se lee en sus improntas (CAROLVS ET IOHANA REGES HISPANIARVME ET INDIARVM). Pese a que estas piezas se acuñaban manualmente a golpe de martillo, su aspecto general es bastante bueno ya que son casi redondas y con finos grabados. Aún cuando durante los primeros años se batió plata y cobre, las monedas de este último metal dejaron de acuñarse al poco tiempo por el desprecio que los indios tenían hacia este metal, por lo que únicamente prevaleció la acuñación de plata cuya fama y aceptación trascendería las fronteras del virreinato.

En cuanto a la moneda metálica, desde las últimas décadas del siglo XIX se inició la depreciación de la plata en el mundo, que obligó a la promulgación de la Reforma Monetaria de 1905 la cual estableció, como unidad monetaria de México, al peso representado por 75 centigramos de oro puro y ajustó los contenidos de metal fino de nuestras monedas. Asimismo, esta reforma cambió el aspecto de las monedas mexicanas, en cuyo anverso se lee, alrededor del escudo nacional, la leyenda ESTADOS UNIDOS MEXICANOS y, además, en el reverso se recurrió a nuevos motivos iconográficos, personajes históricos y temas prehispánicos.

Un nuevo capítulo numismático se escribió con la Revolución Mexicana. Hasta entonces, el billete de banco había gozado de gran aceptación y las monedas de metal fino corrían profusamente, sin embargo, la contienda iniciada en 1910 terminó con esta situación. La moneda de oro y plata fue exportada y atesorada, lo que produjo su escasez; mientras que el billete de banco vivió una acelerada pérdida de valor debido a que el general Victoriano Huerta dispuso de parte considerable de las reservas bancarias para financiar la contrarrevolución.

Para solventar tan apremiante circunstancia, algunas fuerzas revolucionarias, como villistas, zapatistas y el Gobierno de Oaxaca, emitieron su propia moneda metálica: como el peso de bolita o el muera Huerta, célebres piezas villistas. Pero sobre todo, se recurrió a la impresión de enormes cantidades de papel moneda que no contaba con otro respaldo que el de la fuerza de las armas de sus emisores y que si bien ayudó a solventar la falta de numerario en el corto plazo, a la larga provocó un gran caos en la emisión y circulación de moneda de funestas consecuencias.

Al término de la Revolución reapareció paulatinamente la moneda de oro y plata, sin embargo se requirió de un enorme esfuerzo para resolver en definitiva el grave problema monetario imperante en México. Primero se estableció una Comisión Monetaria y luego, en 1925, se fundó el Banco de México entre cuyas funciones se contó la emisión de billete.

DEL TRUEQUE AL TROQUEL se presenta en Casa Chihuahua Centro de Patrimonio Cultural, antigua sede de la ceca republicana, del 17 de Mayo al 28 de julio del presente año, bajo el generoso patrocinio de la Unión de Crédito Chihuahuense, S.A. de C.V., e integrada por piezas procedentes del acervo de la Colección Numismática del Banco de México, sin lugar a dudas, la más importante de su género en el mundo entero.

Muy breve glosario numismático
Numismática(o): Ciencia que trata del conocimiento de las monedas y medallas, principalmente de las antiguas. Se le da este nombre al que profesa esta ciencia o que tiene conocimientos especiales de ella.

Ceca: Casa de Moneda o signo que indica la casa que acuñó determinada moneda.
Troquel: bloque de acero grabado que sirve para acuñar monedas.