15.08°C

Nubes

Chihuahua, Chihuahua



Miércoles 15 de septiembre de 2010

Demandas laborales, la ruina

Todos conocemos cuando menos un caso en donde malos trabajadores piden empleo y en días abandonan el trabajo


Todos conocemos cuando menos un caso en donde malos trabajadores piden empleo y en días abandonan el trabajo

Comprendo que la Ley Federal del Trabajo de preferencia protectora a los trabajadores por ser la parte más débil de la relación entre obreros y patrones. En el caso de la ley laboral que se promulgo en 1970 y que ya tiene 40 anos de vigencia, su tiempo de duración ha demostrado que es una regla profundamente injusta con la parte patronal, propietaria de los llamados medios de producción. Podemos alegar que el capital tiene el sartén por el mango, por ser poseedores del dinero y que los abusos teóricamente solo podrán ser cometidos por los empresarios. Estoy seguro que a las empresas poderosas nacionales o extranjeras esta injusta ley no les causa ningún problema y mucho menos estragos en su patrimonio, como si lo hace con las micro, pequeñas y medianas empresas, que para nuestra desgracia constituyen el 95 por ciento de los contratantes de trabajadores del país. Por eso hablamos de una Ley Federal del Trabajo injusta con los empresarios nacionales.

Desde hace 25 anos esta en proyecto una profunda reforma laboral que agilice el mercado de trabajo para que nuestra población en desempleo y que este 2010 llega al 6 por ciento la población económicamente activa, sea ocupada con trabajos y salarios suficientes para que cumplamos con las necesidades normales de una familia y sobre todo con reglas claras y justas para todos, obreros y patrones. Desde hace anos existen en la Cámara de Diputados mas de 300 iniciativas para lograr esta reforma estructural que por razones políticas no ha avanzado con nuestros representantes populares.

En esta semana hemos conocido dos casos de abusos cometidos por empleados desleales amparados en una ley federal del trabajo sobre protectora de malos trabajadores, en combinación con abogados laborales ambiciosos y autoridades estatales de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje tibias o francamente coludidas en el despojo de propiedades de pequeños empresarios que han forjado su exiguo capital a base de décadas de trabajo. Una ex empleada que trabajo mal un mes y una semana, Irma Rascón Solano, fue premiada con una decisión de la JLCA de Cuauhtemoc para que fuera indemnizada en 1999 con $65,000. La dueña de La Casa de la Novia, señora Buenaventura Molinar, hoy de 70 anos de edad, perdió su negocio de una demanda laboral que data de hace poco mas de 10 anos y la semana pasada fue desalojada legalmente de su edificio que tiene un valor de 5 millones de pesos, mismo que fue rematado en poco mas de $ 300,000. Hace dos anos, la presidenta de la JLCA de Cuauhtemoc fue destituida por quejas de un grupo de empresarios de aquella ciudad, precisamente por conducta ilegal en el trato de los juicios laborales. El Director de Trabajo y Previsión Social del Gobierno del Estado, Héctor Morales Mendoza, se limito a decir, “los abogados de la defensa no se presentaron a atender la demanda” y para rematar asegura que, “la Constitución es clara”. Empresarios de Cuauhtemoc, así como del Estado y todo el país, piensan y están seguros que la Ley Federal del Trabajo permite litigios a base de mentiras. En este conflicto los abogados de la despojada Buenaventura Molinar, acusan al licenciado Carlos Vargas, quien llevo el litigio a nombre de Irma Rascón Solano, de llevar a cabo acciones de dudosa legalidad.

En el segundo caso de abuso, amparados en una legislación laboral defectuosa, en 11 meses el ingeniero civil Héctor Porras, perdió entre 1981 y 2003 un patrimonio estimado en 20 millones de pesos. Aquí el demandante era un familiar del pequeño empresario establecido en Aldama. En resumen una demanda laboral lo dejo en la ruina. El ingeniero Porras señala corrupción entre abogados laboristas y funcionarios de la JLCA del gobierno del Estado. Finalmente este profesionista propone crear una Sociedad de Victimas de las Extorsiones Laborales.

Todos conocemos cuando menos un caso en donde malos trabajadores piden empleo y en dos o tres días abandonan el trabajo, para luego presentarse con demandas laborales irreales, seguros que estarán protegidos por una mala ley laboral, la complicidad de abogados voraces y la actuación de malas autoridades en la materia.