Noticias de Chihuahua, Chih., a Lunes 22 de abril de 2019

Cargando...
Cargando...

Duarte y el ejido redondeados

por José Luis Delgado Acevedo 623

Duarte y el ejido redondeados

Ahora que César Duarte es candidato de una confederación de Partidos a la gubernatura de Chihuahua

Ahora que César Duarte es candidato de una confederación de Partidos a la gubernatura de Chihuahua, un titular de derechos agrarios del Ejido Redondeados y Anexas del municipio de Guadalupe y Calvo se acordó que 485 ejidatarios de aquella comunidad están esperando recibir el pago de un seguro que contrataron a 20 años en 1985, y que fue promovido por el hoy candidato del PRI a gobernador, cuando fue líder de la CNC en el Estado.

Resulta que en 2005, cuando se cumplió el plazo para cobrar el citado seguro, la CNC le informó que la aseguradora contratada por Duarte había desaparecido.

Dicen que en 1985 la delegación de la Secretaría de la Reforma Agraria, les descontó a los 485 ejitatarios, de las regalías por explotación del bosque, un millón de pesos, mil pesos de 1993 a cada uno, para un seguro que les sería pagado en 2005. Todos estos beneficios proyectados fueron gestionados y promovidos por la Liga de Comunidades Agrarias y Sindicatos Campesinos del Estado de Chihuahua, que es en resumen la CNC en el Estado, o el sector agrario del PRI, uno de los tres pilares del poder el otrora partido oficial, entonces dirigida por César Duarte Jáquez, hoy candidato a gobernador del Estado.

Los ejidatarios aseguran que tienen en su poder las pólizas del citado seguro, pero que son documentos cuyo valor está en el aire, porque la empresa expedidora simplemente se esfumó y el gestor responsable, probablemente también fue engañado.

Este asunto puede tener parecido con el caso del seguro que pagaron los exbraceros en Estados Unidos en 1942-1964 y que cuando en la década de los 60 el gobierno mexicano recibió del norteamericano los fondos para pagar a los campesinos, aquel no liquidó y la CNC, representante de los intereses de los hombres del campo, no dijo nada, probablemente por proteger los intereses electorales del PRI en aquellos años. El problema estalló 30 años después, ya en la administración de Fox y del presupuesto federal se ha tenido que ir pagando el seguro a unos envejecidos exbraceros, porque de los fondos entregados por el gobierno norteamericano, a la fecha no hay ni huellas.