23.72°C

Cielo Claro

Chihuahua, Chihuahua



Sábado 6 de marzo de 2010

El Estado descobija el sur de Chihuahua

La atención federal está puesta en Juárez, pero en la zona serrana el crimen organizado hace de las suyas


La atención federal está puesta en Juárez, pero en la zona serrana el crimen organizado hace de las suyas

La atención federal está puesta en Juárez, pero en la zona serrana el crimen organizado hace de las suyasCHIHUAHUA. El sur del estado, hasta ahora considerado por las autoridades locales como una zona “no crítica”, es descrito en informes castrenses como región de disputa de los cárteles.

Mientras más de siete mil elementos de la Policía Federal y del Ejército mexicano han sido desplegados en Ciudad Juárez, en la zona serrana del estado apenas y funciona una Zona Militar, asentada en el municipio de Hidalgo del Parral, con 700 elementos, en promedio.

Enclavada en la zona conocida como el Triángulo Dorado, por su confluencia con los estados de Durango y Sinaloa, al menos cuatro municipios, Parral, Guadalupe y Calvo, Balleza y Jiménez tienen actividades de siembra y trasiego de mariguana y amapola.

El Ejército mexicano incautó ahí durante los dos primeros meses de este año 25 granadas, más de diez mil cartuchos, 126 armas de grueso calibre y destruyó más de 20 toneladas de mariguana y diez kilos de cocaína.

Además, en esta región prácticamente todos los días se perpetran homicidios con armas de fuego de uso exclusivo de las Fuerzas Armadas, según reportes policiacos, por presuntos ajustes de cuentas entre grupos de narcotraficantes identificados con los cárteles de Vicente Carrillo Fuentes y de Joaquín El Chapo Guzmán, quienes se disputan el control de la plaza.

Hace menos de diez días, en el municipio de Jiménez, elementos del Ejército detuvieron a tres sujetos, los cuales se enfrentaron a tiros con los soldados.

Debe recordarse que hace dos años fue detenido Pedro Sánchez Arras, El Tigre, en la ciudad de Parral el número tres de La Línea, el brazo armado del cártel de Juárez, luego de haberse enfrentado a tiros y bombazos con elementos del Ejército.

Además, no tiene ni dos semanas que hasta esta capital llegó el alcalde de Guadalupe y Calvo, Ramón Mendívil Sotelo, acompañado del director del Centro de Readaptación Social de esa misma demarcación, David Valentín González Aceves, quienes fueron vigilados y acribillados por un comando, cuando regresaban a su lugar de origen.

La región sur del estado está integrada por 15 municipios que colindan con los estados de Sinaloa, Durango y Sonora. Se trata de 27 municipios de las cuatro entidades que se encuentran enclavados en lo más recóndito y escabroso de la sierra tarahumara, lo que convierte a la región en un lugar ideal para las actividades ilícitas, sobre todo de los narcotraficantes.

Tan sólo en el primer bimestre de este año, la 42 Zona Militar, cuyo regimiento principal se asienta en la ciudad de Parral, informó que en las actividades del combate al narcotráfico y al crimen organizado se detuvo a 74 personas, se incautaron 126 armas, de ellas 86 largas y algunas tipo Barret, diez mil 730 cartuchos, 25 granadas de fragmentación, 85 vehículos, 15 chalecos antibalas y uniformes militares apócrifos, entre otros.

Además, en el mismo periodo se informó que destruyeron cuatro mil plantíos de mariguana, 1997 de amapola, 20 toneladas de mariguana, diez kilos de cocaína, y se asegurararon miles de dólares y pesos colombianos, así como 34 pistas de aterrizaje.

A pesar de lo anterior, el Estado no se ha desplegado en esta región la misma fuerza de operación coordinada de elementos del Ejército, de la Policía Federal y de las policías locales, como en el norte del estado, especialmente en Ciudad Juárez; ni siquiera porque los informes indican que esta zona es la que almacena la mayor parte de la droga que se trafica a Estados Unidos y se vende al menudeo en Juárez.
La atención federal está puesta en Juárez, pero en la zona serrana el crimen organizado hace de las suyasCHIHUAHUA. El sur del estado, hasta ahora considerado por las autoridades locales como una zona “no crítica”, es descrito en informes castrenses como región de disputa de los cárteles.

Mientras más de siete mil elementos de la Policía Federal y del Ejército mexicano han sido desplegados en Ciudad Juárez, en la zona serrana del estado apenas y funciona una Zona Militar, asentada en el municipio de Hidalgo del Parral, con 700 elementos, en promedio.

Enclavada en la zona conocida como el Triángulo Dorado, por su confluencia con los estados de Durango y Sinaloa, al menos cuatro municipios, Parral, Guadalupe y Calvo, Balleza y Jiménez tienen actividades de siembra y trasiego de mariguana y amapola.

El Ejército mexicano incautó ahí durante los dos primeros meses de este año 25 granadas, más de diez mil cartuchos, 126 armas de grueso calibre y destruyó más de 20 toneladas de mariguana y diez kilos de cocaína.

Además, en esta región prácticamente todos los días se perpetran homicidios con armas de fuego de uso exclusivo de las Fuerzas Armadas, según reportes policiacos, por presuntos ajustes de cuentas entre grupos de narcotraficantes identificados con los cárteles de Vicente Carrillo Fuentes y de Joaquín El Chapo Guzmán, quienes se disputan el control de la plaza.

Hace menos de diez días, en el municipio de Jiménez, elementos del Ejército detuvieron a tres sujetos, los cuales se enfrentaron a tiros con los soldados.

Debe recordarse que hace dos años fue detenido Pedro Sánchez Arras, El Tigre, en la ciudad de Parral el número tres de La Línea, el brazo armado del cártel de Juárez, luego de haberse enfrentado a tiros y bombazos con elementos del Ejército.

Además, no tiene ni dos semanas que hasta esta capital llegó el alcalde de Guadalupe y Calvo, Ramón Mendívil Sotelo, acompañado del director del Centro de Readaptación Social de esa misma demarcación, David Valentín González Aceves, quienes fueron vigilados y acribillados por un comando, cuando regresaban a su lugar de origen.

La región sur del estado está integrada por 15 municipios que colindan con los estados de Sinaloa, Durango y Sonora. Se trata de 27 municipios de las cuatro entidades que se encuentran enclavados en lo más recóndito y escabroso de la sierra tarahumara, lo que convierte a la región en un lugar ideal para las actividades ilícitas, sobre todo de los narcotraficantes.

Tan sólo en el primer bimestre de este año, la 42 Zona Militar, cuyo regimiento principal se asienta en la ciudad de Parral, informó que en las actividades del combate al narcotráfico y al crimen organizado se detuvo a 74 personas, se incautaron 126 armas, de ellas 86 largas y algunas tipo Barret, diez mil 730 cartuchos, 25 granadas de fragmentación, 85 vehículos, 15 chalecos antibalas y uniformes militares apócrifos, entre otros.

Además, en el mismo periodo se informó que destruyeron cuatro mil plantíos de mariguana, 1997 de amapola, 20 toneladas de mariguana, diez kilos de cocaína, y se asegurararon miles de dólares y pesos colombianos, así como 34 pistas de aterrizaje.

A pesar de lo anterior, el Estado no se ha desplegado en esta región la misma fuerza de operación coordinada de elementos del Ejército, de la Policía Federal y de las policías locales, como en el norte del estado, especialmente en Ciudad Juárez; ni siquiera porque los informes indican que esta zona es la que almacena la mayor parte de la droga que se trafica a Estados Unidos y se vende al menudeo en Juárez.
La atención federal está puesta en Juárez, pero en la zona serrana el crimen organizado hace de las suyasCHIHUAHUA. El sur del estado, hasta ahora considerado por las autoridades locales como una zona “no crítica”, es descrito en informes castrenses como región de disputa de los cárteles.

Mientras más de siete mil elementos de la Policía Federal y del Ejército mexicano han sido desplegados en Ciudad Juárez, en la zona serrana del estado apenas y funciona una Zona Militar, asentada en el municipio de Hidalgo del Parral, con 700 elementos, en promedio.

Enclavada en la zona conocida como el Triángulo Dorado, por su confluencia con los estados de Durango y Sinaloa, al menos cuatro municipios, Parral, Guadalupe y Calvo, Balleza y Jiménez tienen actividades de siembra y trasiego de mariguana y amapola.

El Ejército mexicano incautó ahí durante los dos primeros meses de este año 25 granadas, más de diez mil cartuchos, 126 armas de grueso calibre y destruyó más de 20 toneladas de mariguana y diez kilos de cocaína.

Además, en esta región prácticamente todos los días se perpetran homicidios con armas de fuego de uso exclusivo de las Fuerzas Armadas, según reportes policiacos, por presuntos ajustes de cuentas entre grupos de narcotraficantes identificados con los cárteles de Vicente Carrillo Fuentes y de Joaquín El Chapo Guzmán, quienes se disputan el control de la plaza.

Hace menos de diez días, en el municipio de Jiménez, elementos del Ejército detuvieron a tres sujetos, los cuales se enfrentaron a tiros con los soldados.

Debe recordarse que hace dos años fue detenido Pedro Sánchez Arras, El Tigre, en la ciudad de Parral el número tres de La Línea, el brazo armado del cártel de Juárez, luego de haberse enfrentado a tiros y bombazos con elementos del Ejército.

Además, no tiene ni dos semanas que hasta esta capital llegó el alcalde de Guadalupe y Calvo, Ramón Mendívil Sotelo, acompañado del director del Centro de Readaptación Social de esa misma demarcación, David Valentín González Aceves, quienes fueron vigilados y acribillados por un comando, cuando regresaban a su lugar de origen.

La región sur del estado está integrada por 15 municipios que colindan con los estados de Sinaloa, Durango y Sonora. Se trata de 27 municipios de las cuatro entidades que se encuentran enclavados en lo más recóndito y escabroso de la sierra tarahumara, lo que convierte a la región en un lugar ideal para las actividades ilícitas, sobre todo de los narcotraficantes.

Tan sólo en el primer bimestre de este año, la 42 Zona Militar, cuyo regimiento principal se asienta en la ciudad de Parral, informó que en las actividades del combate al narcotráfico y al crimen organizado se detuvo a 74 personas, se incautaron 126 armas, de ellas 86 largas y algunas tipo Barret, diez mil 730 cartuchos, 25 granadas de fragmentación, 85 vehículos, 15 chalecos antibalas y uniformes militares apócrifos, entre otros.

Además, en el mismo periodo se informó que destruyeron cuatro mil plantíos de mariguana, 1997 de amapola, 20 toneladas de mariguana, diez kilos de cocaína, y se asegurararon miles de dólares y pesos colombianos, así como 34 pistas de aterrizaje.

A pesar de lo anterior, el Estado no se ha desplegado en esta región la misma fuerza de operación coordinada de elementos del Ejército, de la Policía Federal y de las policías locales, como en el norte del estado, especialmente en Ciudad Juárez; ni siquiera porque los informes indican que esta zona es la que almacena la mayor parte de la droga que se trafica a Estados Unidos y se vende al menudeo en Juárez.

Municipios


Más Noticias