Noticias de Chihuahua, Chih., a Domingo 15 de enero de 2017

Cargando...
Cargando...

El Fariseo

por Luis Rubén Maldonado 334

El Fariseo

Existen personas que tienen una adicción a la mentira, a la calumnia y la difamación, pero ponen cara de ángelito

Existen personas que tienen una adicción mortal. Más peligrosa que la que se pudiera tener a cualquier psicotrópico. La adicción a la mentira, a la calumnia, a la difamación, pero siempre que la practican ponen cara y alas de ángelito bondadoso. Estas personas dicen odiar caminar entre la suciedad o el lodo, pero sin embargo les encanta vivir en él.

Una situación incongruente pero muy común. Sobre todo en política.

También existen especimenes que adoran presumir sus creencias, sacrificios y actos bizarros que pretenden demostrar la intensidad de su fe. Dicen amar a Dios, le tiran a alabanzas y persiguen una perfección divina en su casa, en su familia y en todo lugar. Pero a estas mismas personas les encanta, en lo oscurito, la vida pecaminosa, llena de placeres carnales y verborrea excesiva. Tal como los fariseos de la Biblia.

Suelen ser carismáticos y con mentalidad retrógrada de la Edad Media, misma que quisieran instaurar de nuevo en pleno siglo XXI. Pero siempre, la verdadera cara sale a flote, gracias a unos tragos de más.

Pues el máximo representante de éstos retrógradas es nada más y nada menos que ¡un gobernador! Así como lo lee. El mandamás del estado de Jalisco se jacta de ser un “iluminado” por Dios y casi casi el mesías que logrará hacer milagros por el tequilero estado de Jalisco. Este hombre sueña con volver a las épocas de oro donde la iglesia católica y el Estado eran uno mismo. Sueña con la erradicación de los infieles y la obediencia ciega y sin cuestionamientos, de una fe que le encantaría todos tuvieran, aunque fuera “a huevo”. Y no lo digo al tanteo, sus hechos y propias palabras así lo han demostrado desde que era alcalde de Guadalajara.

Emilio González fue alcalde de Guadalajara y posteriormente pidió licencia para contender por la candidatura al gobierno del estado por el Partido Acción Nacional apoyado por los grupos sinarquistas (en los que se formó) y por el Yunque que tanto ha seducido al PAN. Aprendió muy bien las mañas fascistoides del Yunque y durante su gestión como alcalde tuvo polémicas acciones, por su cercanía con el clero católico y por involucrarlos, cada vez más, en las acciones de gobierno. Durante toda la campaña a gobernador, se mantuvo muy por debajo del candidato priísta Arturo Zamora, quien era alcalde con licencia de Zapopan y un destacado académico y notario que representaba una opción ciudadana que era cada vez más aceptada entre los jaliscienses.

Emilio mostró preocupación al ver, sólo unas semanas antes de la elección, que no alcanzaba en las preferencias a su contrincante, a pesar de tener el aparato estatal y federal operando a su favor. Fue entonces cuando exigió mayor compromiso y contundencia ya que tenía que ganar a como diera lugar la gubernatura de Jalisco. Y, es de todos conocido, que jugó sucio, burdo y vulgar.

Con la anuencia y ayuda del aparato federal crearon un escándalo mediático contra el candidato del PRI, una semana antes de la elección donde lo acusaban de tener propiedades carísimas y nexos con el narco. En una semana, el aparato federal, a través de los medios locales y nacionales lo hicieron papilla, demolieron, destrozaron. Haciéndolo perder su gran ventaja y fue así como el “inmaculado” Emilio González logró el triunfo por cuatro puntos porcentuales. El “inmaculado”, el “iluminado” utiilzó las herramientas que califica como pecaminosas para hacerse del triunfo, lo que va en contra de toda caridad cristiana, en la cual dice, no sólo creer, sino casi ser él la máxima expresión de la misma.

Llegó al poder y poco a poco, en un año ha demostrado su verdadera cara. En marzo pasado el gobernador entregó recursos públicos por un monto de 90 millones de pesos para la construcción del Santuario de los Mártires Cristeros. Hecho que originó un escándalo nacional así como indignación de muchos sectores de la sociedad jalisciense y nacional. Pero, este gobernador no quedó contento y remata en días pasados, con la entrega de otros 15 millones de pesos a la Asociación Mexicana de Bancos de Alimentos, institución de beneficencia social ligada a la Iglesia católica. En este último macrodonativo se dio en el marco de una elegante cena donde González demostró cual es uno de sus talentos: beber en exceso.

En la elegante cena, el mandamás jalisciense, con varias copas de más, presumió su valentía, antes que el “chequesote” que estaba entregando, “yo tengo poco de gobernador, pero a lo mejor ya se dieron cuenta de que a mí lo que algunos poquitos dicen ¡me vale madre!”.

Posteriormente presumió el “desmadre” que están armando entre él y el titular de la arquidiócesis de Guadalajara, Juan Sandoval Iñiguez, “este es un cuete. No me importa... me cae... ¡Don Juan! —exclamó dirigiéndose al cardenal Sandoval Iñiguez, allí presente—, Don Juan, ¡absuélvame desde allá! —absolución que le dio con un gesto. Además estamos haciendo un buen desmadre don Juan, ¿si o no?”. Pero no se quedó conforme y le “rayó” la madre a todo aquel que estuviera en su contra, “aquí hay un cheque cabrón, a nombre de la AMBA. Digan lo que quieran. Perdón señor cardenal, ¡chinguen a su madre!

Y los presentes brindaban con él y le festejaban su “osadía” y el finísimo vocabulario.

Pero, antes de dejar el micrófono, se despidió con las elegantes formas y vocablos con los que empezó, “déjenme decirles que yo estoy comprometido con este movimiento y que traigo aquí un pinche papelito que dice Gobierno de Jalisco, Secretaría de Finanzas... Oscar –buscó al secretario de Finanzas, García Manzano–, ¿dónde andas? ¡Hasta que, cabrón, hiciste algo bueno por Jalisco! Martín Hernández —otro secretario—, ¡felicidades, chingado!”.

Su verdadera cara fue conocida por todos, después de la famosa cena y en ella vemos que su agenda de gobierno es la misma que la personal. Gobierna en base a lo que el cree, a los designios divinos, con filias, fobias y radicalismos. Si en Jalisco no estás con Emilio, eres un hereje, estás en su contra y serás perseguido.

Pregunto, ¿cuál es la diferencia entre los fariseos bíblicos y este gobernador?

Ninguna. Son iguales, su cara linda con alas de angelito esconde su verdadero ser, su actuar con las formas que el crítica.

Su fanatismo es tal, que venera la intolerancia.

Otra vez preguntó, ¿cuál es la diferencia con López Obrador?

Ninguna. Tan intolerantes el uno como el otro.

Pero si creían que los jaliscienses se quedaron callados, pues no. Utilizando el florido lenguaje que comparten Paquita la del Barrio y el gobernador Emilio, pues no. Le han respondido con más de mil doscientas quejas en la Comisión Estatal de Derechos Humanos, donde ciudadanos de ese estado se oponen a las macro limosnas. Pero también por internet, se han dejado escuchar las voces de los inconformes que le han regresado la “mentada de madre” más de mil veces. Así es, en el correo electrónico del gobernador emilio.gonzalez@jalisco.gob.mx, se han recibido en menos de cuatro días más de mil correos y se siguen acumulando.

Pero, hagamos debate. Juzguen ustedes lo dicho por el gobernador Emilio haciendo clic en esta dirección donde pueden escuchar el audio íntegro:

http://www.youtube.com/watch?v=ZIARZWzxDLc

Escúchelo y debatamos en: http://fruslero.blogspot.com

O si lo prefiere de manera más privada, espero su comentario en: fruslero@yahoo.com

ULTIMALETRA

Think green, dicen los ecologistas americanos. Lo cierto es que Al Gore y la mega difusión que obtuvo su documental sobre el calentamiento global lo ha vuelto un tema de relevancia en la agenda mundial. Debemos de atender el llamado de partidos, organizaciones y medios que demuestran diariamente hechos del daño que le hacemos al planeta y que, todavía podemos corregir. Chihuahua es un ciudad que aún no tiene problemas serios de contaminación, ¿pero es un impuesto de verificación vehicular la medida adecuada para no llegar a niveles preocupantes?

México y Chihuahua carecen de políticas públicas adecuadas y transexenales en el tema ecológico, empecemos por ahí mejor.

Mensajes

  1. Luis, recién la semana pasada se dio a conocer una propuesta para implementar un programa de verificación vehicular en la Cd. de Chihuahua, con fuertes repercusiones en la opinión pública.

    Resulta que verificar un auto tendría un costo de unos 200 pesos, si el auto «pasa» la verificación; pero costaría mucho más sí el auto no pasa la verificación pues el propietario tendría que instalar un costoso catalizador.

    Actualmente en la ciudad de Chihuahua circulan 450,000 autos y se sabe que la capacidad de nuestras vías alcanza para 250,000 vehículos.

    Rápidamente los chihuahuenses hicieron números y calcularon que el gobierno pretende hacer un negociazo en favor de algunos vivales y recaudar un montón de dinero a costa de los ciudadanos.

    Si realizaran un ejercicio de economía elemental, los chihuahuenses descubrirían que el gobierno no quiere cobrarles más impuestos, ni enriquecer a unos cuantos rufianes. Lo que el gobierno pretende es inhibir la compra y la utilización de los autos.

    Implementar medidas de corte ambiental amplía las posibilidades de la ciudad para acceder a proyectos financiados por instituciones mundiales.

    Por supuesto que esta intención no figura en la justificación de la iniciativa presentada al Cabildo. El escándalo sería mayúsculo.

    Yo lamento la aldeana reacción de la sociedad chihuahuense cuando se presentan iniciativas como esta. Lejos de pensar en el futuro de sus hijos, protestan e impiden que su ciudad progrese, que sea sustentable y habitable para las familias.

    1. LR

      Estamos de acuerdo en que hay que pensar en el futuro de nuestra ciudad, para implementar medidas comoe esta, también debemos de pensar en otras políticas ambientales que no pelamos o no son negocio.

      Agradezco me leas y saludos.

      Luis Rubén.

Luis Rubén Maldonado

Consultor en imagen pública, comunicador y analista chihuahuense, director de análisis y estrategia de Babel Comunicación.