Noticias de Chihuahua, Chih., a Martes 16 de julio de 2019

Cargando...
Cargando...

El PAN; Gran temor de López Obrador

por Alfonso Villalobos 432

El PAN; Gran temor de López Obrador

Si se fortalece y recupera, Acción Nacional sería el rival natural para el proyecto que busca desarrollar la 4ta. transformación, dando viabilidad a sus propuestas.

Pensar que los principios de doctrina del Partido Acción Nacional son letra muerta, es sin duda el principal error que comenten muchos militantes del partido en la actualidad, esto lo hace evidente el propio Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador.

Quejarse, señalar a otros y tirar la primera piedra es una práctica que ha costado mucho al partido fundado por Manuel Gómez Morín en 1939, sin embargo esta práctica ha ido creciendo desde los años en que se llegó al poder.

¿Cuál es la realidad y el origen de que esto ocurra?

La respuesta es muy simple y doy referencia a lo que menciona en sus pláticas el Secretario Estatal de Formación y Capacitación del CDE en Chihuahua, el doctrinario Saúl Ruiz Arriaga, “Se puede estar en el PAN sin ser panista”, algo así, algo simple.

Dicho de otra manera, se puede estar en el padrón del PAN, pero eso no significa que se compartan los principios de doctrina: la Dignidad de la Persona Humana, Solidaridad, Subsidiaridad y Bien Común, a veces ni los estatutos.

Un hecho desafortunado para el PAN fue que al acceder al poder vivió una revolución interna nacional y no pudo evitar el ingreso de neopanistas, muchos de ellos con negras intenciones de utilizar al partido para lograr un puesto, servirse o hasta venderse al mejor postor cuando de eso se trata, en periodos electorales.

De acuerdo a testimonios internos, algunos políticos panistas empadronaron ciudadanos para que votaran por ellos, a cambio de lograr algún beneficio personal, nada más alejado de la doctrina.

Quizá a muchos les alcanzó para ser regidores, diputados, alcaldes, ocuparon cargos en el partido, pero no lo hicieron bien, traicionaron los ideales, traicionaron al partido y hoy cargan el peso del desprestigio y el deshonor en su conciencia, heredando a sus hijos los vaivenes de su proceder.

Este fenómeno político hoy ocurre con MORENA, el partido del Presidente que se ha visto inundado de panistas y priistas traidores a los ideales que profesaron; Ahí la preocupación de Andrés Manuel.

Si el PAN se recompone, si realmente sus militantes y sus candidatos son honorables, repasan los principios y se apegan a ellos en su vida cotidiana, evitan tener cola que les pisen, eso sería como echar suficiente agua al caldero para apagar el infierno generado en la última elección federal y coronado con el triunfo de Andrés Manuel López Obrador.

Los sabe el Presidente, lo saben los doctrinarios del PAN, lo saben los políticos originados en esa doctrina, solo falta que lo sepan todos los panistas, aquellos que se dedican a aventar piedras, aquellos que no analizan, que se dejan llevar por la muchedumbre y son capaces de volver a crucificar a Jesús, tan solo porque es el clamor general.

De tal forma, el miedo de Andrés Manuel está debidamente “fundado y motivado” dirían los abogados.

Fundado en que el PAN es un partido que agrupa a millones de personas que buscan una vida de bien común, de ayuda a los demás pero con trabajo, con acción, con educación, no por medio de dadivas sin sentido.

Fundado en que la doctrina del pan incluye a un ser humano espiritual, mucho más allá de lo material, un ser humano trascedente que trabaje el hoy para las futuras generaciones, para heredar un México desarrollado, respetuoso del medio ambiente.

Todo lo anterior mediante un esquema de democracia y participación ciudadana, no de decisiones personales ni de autoritarismos, incluso dando entrada en las decisiones a quienes piensan diferente.

El miedo político de Andrés Manuel también está motivado; está motivado en la posibilidad del reagrupamiento del PAN.

Motivado en que la difusión del mensaje de Acción Nacional amenace los deseos del esquema planteado por el Presidente en su llamada 4ta. Transformación, con todo lo que ello implica.

Por lo pronto algunas dudas saltan a la vista; ¿Sabrán esto todos los panistas?, ¿Estarán trabajando en ese reagrupamiento y en esa recuperación interna que tanto preocupa al actual poder?; finalmente ¿Qué harán para cerrar el paso a los oportunistas y advenedizos en las próximas elecciones?

El tiempo lo dirá.

Muchas gracias.