Noticias de Chihuahua, Chih., a Martes 2 de junio de 2020

Cargando...
Cargando...

El PRI y el trabajo legislativo

por José Luis Delgado Acevedo 236

El PRI y el trabajo legislativo

El PRI está jugando a perder el tiempo para que siga la parálisis en el poder legislativo

Estamos a poco menos de tres semanas del cierre de los trabajos en las Cámaras del Congreso de la Unión y el PRI no da color en cuanto avance en el trabajo legislativo. Manlio Fabio Beltrones, líder en el Senado está más preocupado en tratar de manchar la imagen del Gobierno Federal que ponerse a coordinar tanto a senadores y diputados federales de su partido para que cuando menos inicien la discusión sobre las importantes y urgentes reformas estructurales que la nación demanda desde hace años. La casi mayoría del PRI en la Cámara de Diputados tiene detenidas las iniciativas de reforma sobre temas de seguridad nacional, fiscal, laboral y energética.

Estas iniciativas ya fueron entregadas por la administración del presidente Calderón, del PAN y del PRD y en las burocratizadas cámaras legislativas y a la fecha, allí permanecen congeladas. Beatriz Paredes, dirigente nacional del tricolor, cobra como diputada federal, pero su ocupación más importante es la de mantenerse en campaña permamente en apoyo de todos los candidatos PRI en los Estados, en los cuales cuando menos en ocho, mal gobiernan y donde se renovarán gobernadores en este 2010.

Mientras legisladores y dirigentes del PRI se dedican a hacer campaña política de tiempo completo a lo largo y ancho de la República con cargo al dinero público, éstos, tienen en el abandono sus funciones en el Poder Legislativo Federal y para justificar el cobro de sus dietas, a todas las propuestas legislativas del Gobierno Federal y de los partidos políticos les ponen trabas, dificultando con ello la modernización del país.

A los del PRI les sobran faltan pretextos para mantener la parálisis legislativa nacional que hoy tenemos. Todos los días, si no es Beatriz Paredes, es Beltrones, o Emilio Gamboa, líder de los diputados federales, pero alguno de estos personajes, tienen una acusación infundada y hasta ridícula, como las relativas al gasto corriente o a los supuestos suberjercicios de la administración pública federal, temas con los que han podido crear cortinas de humo y esto les ha permitido que el tiempo avance y terminen los plazos fatales marcados en la Constitución en lo referente a los periodos de las sesiones legislativas y con ello posponer de manera indefinida la discusión y aprobación de las reformas que le interesan al pueblo de México.

Los gobernadores del PRI reciben el dinero que se recauda de los impuestos federales a las gasolinas, diesel y gas licuado de petróleo y natural, incluyendo los montos obtenidos de los leves pero periódicos aumentos a estos combustibles, y los mandatarios estatales, principalmente los de origen priista, han sido claros al manifestar que no están dispuestos a que les disminuyan estos recursos tributarios obtenidos de la comercialización de los combustibles y en contra partida, los legisladores federales de la familia revolucionaria, utilizando un doble discurso, falto de ética, ante la población y los medios de comunicación, piden airadamente que el Gobierno Federal suspenda los citados aumentos a los precios de los combustibles, que aunque leves son periódicos.

Estamos a poco menos de tres semanas para que finalice abril y con ello, el periodo de sesiones del Congreso de la Unión y es claro que el PRI está jugando a perder el tiempo para que siga la parálisis en el poder legislativo y tener material para acusar a la Federación de la falta de avance en la modernización del país, dentro de su egoísta estrategia para tratar de ganar las elecciones estatales inmediatas anteriores a la consulta nacional de 2012, aunque con su actitud dañen los intereses económicos y sociales de la población mexicana.