Noticias de Chihuahua, Chih., a Viernes 30 de octubre de 2020

Cargando...
Cargando...

El centenario de la revolución

por José Luis Delgado Acevedo 325

El centenario de la revolución

Hoy hace 100 años, Toribio Ortega un comerciante de Cuchillo Parado, municipio de Coyame tomó las armas

Hoy hace 100 años, Toribio Ortega un comerciante de Cuchillo Parado, municipio de Coyame tomó las armas y fue, según se tienen registros históricos, el primer evento que se ajustó al pedimento del Plan de San Luis Potosí lanzado por Francisco I. Madero, el candidato presidencial de 1910 robado por la dictadura porfirista en su séptima reelección presidencial, documento en el que se invitó al pueblo de México a tomar las armas contra el régimen antidemocrático instalado desde 1877.

Hago en este escrito un breve análisis de los resultados que nuestro país ha obtenido en este primer siglo de la lucha del pueblo mexicano por mejorar sus niveles de vida en aspectos tan importantes como la democracia y la justicia social.

De 1910 a 1920 se desarrolló la etapa de la lucha armada en la cual murieron un millón de mexicanos. En 1913 el presidente Madero y su vicepresidente José Mariah Pino Suárez fueron asesinados por órdenes del general Victoriano Huerta quien gobernó a México como usurpador de febrero de 1913 a agosto de 1914. En abril de 1919, Emiliano Zapata, el jefe del Ejercito del Sur e ideólogo de la lucha agraria, cuyo lema fue Tierra y Libertad, muere acribillado en la Hacienda de Chinameca, en el estado de Morelos. El 20 de mayo de 1920 fue asesinado el presidente Venustiano Carranza, por instrucciones del general Álvaro Obregón, presidente de México de diciembre de 1920 a noviembre de 1924. Francisco Villa también fue asesinado a traición en 1923, muerte ordenada presuntamente por el presidente Álvaro Obregón.

De 1929 a 2000 el PRI gobernó al país, como una copia del régimen de Porfirio Díaz. Hubo avance material y creación de instituciones que al final de su largo reinado habían solucionado graves problemas existentes previo al inicio de la Revolución Mexicana, pero al finalizar el año 2000 la pobreza y la desigualdad social todavía estaban presentes en la mitad de la población mexicana. Al finalizar el gobierno autollamado de la Revolución Mexicana los niveles de pobreza eran iguales a los encontrados al concluir el gobierno autollamado heredero de la Reforma.

Si la justicia social no se cumplió durante el largo régimen del PRI, en materia de democracia, el gobierno de la Revolución solo fue un clon de la dictadura porfirista. Las elecciones a todos los niveles entre 1929 y 1994 fueron organizadas por el Gobierno, sin la más minima participación del pueblo. Las leyes electorales, federal y de los estados estaban redactadas para que el gobierno mantuviera el control del poder y en ningún caso o circunstancia el mismo estuviera en riesgo. Con dinero de los impuestos y beneficios de la riqueza petrolera se sostenía al PRI y los gastos electorales en comicios desde presidente de la Republica hasta la más humilde y pequeña presidencia municipal. Los candidatos del PRI eran designados por el presidente de la Republica en turno, desde gobernador, senadores, diputados federales y principales municipios del país. Los demás candidatos eran designados por los gobernadores de los Estados. El control del papel para periódico estaba a cargo del gobierno federal, por tanto la prensa nacional estaba maniatada para ser voz del pueblo ante las arbitrariedades del PRI-Gobierno.

De 2000 a 2010 durante esta era de la alternancia, el Partido Acción Nacional ha gobernado bajo un nuevo régimen en el que por primera vez en la historia republicana del país, se vive la separación de poderes a nivel federal. Hoy el Congreso de la Unión y el Poder Ejecutivo de la Federación no reciben órdenes del presidente de la Republica, como lo hicieron durante las dictaduras de Porfirio Díaz y del PRI. Hoy las elecciones las organiza el Instituto Federal Electoral que no esta integrado por dependencias del gobierno, sino por consejeros electorales ciudadanos. Hoy las elecciones son calificadas por un Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación y no por el Congreso de la Unión amañado durante los 71 anos que tuvo el poder el PRI.

Hay cosas buenas y cosas malas del régimen del PRI, pero también hay cosas buenas y cosas malas del régimen de Porfirio Díaz, lo importante es que el pueblo mexicano hoy continúa con su lucha diaria hacia un México mejor.