Noticias de Chihuahua, Chih., a Lunes 21 de agosto de 2017

Cargando...
Cargando...

El nadar puede causar otitis externa

274

El nadar puede causar otitis externa

El oído del nadador se presenta con fuerte dolor, comezón y fiebre ligera, entre sus síntomas.

La permanencia bajo el agua durante amplios períodos de tiempo, sobre todo en lagos, ríos o estanques contaminados, pueden ser causa de una otitis externa u oído del nadador. Hacerlo frecuentemente en el agua clorada de una alberca también lo puede provocar, ya que el cloro reseca el conducto auditivo y se facilita un proceso infeccioso.

Otras causas son limpiar los orificios auriculares utilizando hisopos u objetos pequeños y puntiagudos, como pinzas, horquillas o pasadores para el cabello, con los que se araña y lastima la piel del canal auditivo.

Para prevenirla, es conveniente lavarse bien los oídos en la regadera y con una toalla limpia, secarlos sin penetrarlos más allá de un centímetro. En caso de que haya infección, debe acudirse con el médico familiar, pues de no ser tratada, podría extenderse al cartílago y al hueso alrededor del canal auditivo, provocando un severo daño a todo el aparato.

Tal señaló Desireé Sagarnaga Durante, coordinadora de Atención Médica del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), quien añadió que suele desarrollarse en niños mayores y en adultos jóvenes cuyos oídos están expuestos a la humedad excesiva y continua.

El síntoma más característico es un fuerte dolor de oídos, que empeora cuando se toca o mueve el lóbulo o cualquier otra parte externa de la oreja. A veces hay comezón en el canal auditivo antes de que empiece el malestar.

Esta infección, provocada por muchos tipos diferentes de bacterial u hongos, puede estar acompañada de fiebre ligera y una secreción de pus amarilla verdosa en el orificio tubular que transporta los sonidos desde el exterior del cuerpo hasta el tímpano.

Advirtió la doctora Sagarnaga Durante, que la capacidad del oído afectado puede disminuir si el absceso de pus o la hinchazón en el canal auditivo comienzan a impedir el paso del sonido hacia el interior.