Noticias de Chihuahua, Chih., a Lunes 18 de marzo de 2019

Cargando...
Cargando...

Encuentran altas concentraciones de uranio en Chihuahua

380

Encuentran altas concentraciones de uranio en Chihuahua

En diversos pozos de agua potable en Chihuahua y el municipio de Aldama se tienen concentraciones por arriba de esta medida

Un estudio realizado por el Centro de Investigación en Materiales Avanzados (CIMAV) a lo largo de una década reveló que en el Valle de Chihuahua-Sacramento se formaron zonas de alta concentración de uranio que contaminaron el agua de la zona porque en este territorio se han reportado numerosos depósitos de minerales uraníferos, como el de la Sierra de Peña Blanca, ubicado a 50 kilómetros de la capital y explotado en la década de los 80.

Aunque la norma mexicana NOM-127-SSA establece que la concentración de actividad total de partículas de este elemento no debe superar los 0.56 becquereles, unidad radioactiva por litro, en diversos pozos de agua potable en Chihuahua y el municipio de Aldama se tienen concentraciones por arriba de esta medida.

Para la doctora María Elena Montero Cabrera, titular de la investigación del CIMAV, “los resultados de concentraciones por arriba de la norma no son similares al nivel de uranio que se genera en los accidentes nucleares”.

La académica comentó que controlar la sustancia resulta complicado, ya que en la zona puede encontrarse un pozo de agua que contenga alta concentración de uranio y otro situado a 10 metros de distancia con baja, por lo que recomienda para consumo humano el uso de agua purificada.

La investigación concluyó que en el noroeste de Chihuahua nace un afluente del río Sacramento y corre a lo largo de la ciudad hasta el río Chuvíscar, donde se encuentra la represa San Marcos, lugar en el que afloran dos depósitos de minerales uraníferos de características semejantes a las del yacimiento Peña Blanca.

Como el agua de lluvia y subterránea han estado en contacto con los minerales de esos depósitos formados hace medio millón de años, el liquido arrastró el uranio hacia el valle de Chihuahua-Sacramento, donde se inmovilizó por procesos hidrogeoquímicos, formando zonas de alta concentración de dicho elemento.

Ante esta circunstancia, en el año 2000 se constituyó en Chihuahua el Laboratorio de Vigilancia Radiológica Ambiental del CIMAV, con lo que inició un programa de estudio de las concentraciones de uranio y otras sustancias radioactivas naturales en el ambiente de las principales ciudades del estado (agua de pozo, suelos y aire en habitaciones).

Gracias a la labor del CIMAV pudo comprobarse que las ciudades que tienen pozos con concentraciones por arriba de la norma nacional son Chihuahua y Aldama, debido a que están rodeadas de varios depósitos de minerales uraníferos.

La doctora María Elena Montero Cabrera explicó que para analizar el comportamiento del uranio en la evolución de la calidad de agua en el noroeste del sistema hidrológico de Chihuahua-Sacramento se tomaron muestras del líquido y sedimentos, las cuales fueron analizadas por medio de técnicas de espectrometría alfa de centelleo líquido, un método de análisis óptico para cuantificar las concentraciones de los elementos disueltos en el agua.