Noticias de Chihuahua, Chih., a Sábado 21 de enero de 2017

Cargando...
Cargando...

’Esos AFIs me robaron la vida’, dice empresario juarense

430

’Esos AFIs me robaron la vida’, dice empresario juarense

Fue golpeado, torturado y obligado a entregar dinero y bienes para no ser acusado por policías federales del delito de posesión de drogas y armas

El pasado sábado 17 de septiembre, un empresario de Ciudad Juárez fue golpeado, torturado y obligado a entregar dinero y bienes para no ser acusado por policías federales del delito de posesión de drogas y armas. Pero gracias a su denuncia, hoy 10 agentes se encuentran detenidos en la Procuraduría General de la República.

Su voz aún denota el miedo que le causa el relato de la amarga experiencia que vivió, de las amenazas que un grupo de «federales» le profirieron para dejarlo en paz. «Me sentía morir», afirma el empresario, quien tuvo que dejar Juárez ante la posibilidad de que pudiera ser objeto de represalias por haber denunciado a sus extorsionadores.

En entrevista con Carmen Aristegui en Noticias MVS, la víctima narra que aproximadamente a las 22:00 horas de ese día, los policías arribaron a su vivienda, lo esposaron, le taparon la cabeza y se lo llevaron.

Y en su relato comenta que tras haber sido detenido fue trasladado a diversos lugares en la ciudad fronteriza, y que además de golpearlo, fue torturaron en repetidas ocasiones.

«Me taparon la cabeza con una bolsa de plástico y cuando veían mi desesperación por respirar, me permitían tomar aire brevemente. Sentía que me moría», recuerda el empresario, cuyo paradero se encuentra en reserva para garantizar su seguridad.

«Después de que me golpearon ya no sentía el dolor, no sabía qué hacer», puntualiza. La experiencia vivida aún lo hace estremecerse, su respiración es jadeante. Su voz de vez en vez se llega a entrecortar.

Recuerda que en el cúmulo de humillaciones, lo obligaron a masticar unas uvas que le escupieron ya masticadas.

«Me esposaron, ya no sabía qué hacer, de que me golpearon y me golpearon llegó el momento en que ya no sentía el dolor. Me dije ‘ya estoy en manos de estos cobardes’, me siguieron golpeando y miraba cómo se llevaban mis cosas, qué podía hacer. Ya esposado me tenían con sus armas, me golpeaban con sus manos abiertas, en el estómago, en la cara, en la cabeza, me taparon la cabeza con una bolsa y me llevaron». Y el miedo ahí, a flor de labio.

«Me taparon la boca, los ojos, me ponen la bolsa, me estoy asfixiando y me dicen ¿Te vas a llevar todo a la tumba? Me soltaron tantito porque sentía como que me moría, lo volvieron a hacer y traté de tomar más aire. Otro poquito de aire que me faltara y me moría».

Explica que cuando tocaron a su puerta y vio que eran policías, intentó esconderse porque hace aproximadamente un año fue víctima de un robo similar por parte de presuntos agentes.

«Corrí pero ya me estaban esperando armados, me escondí detrás de una puerta y me comuniqué con mis familiares, pero me encontraron».

De acuerdo con la víctima, los policías federales le exigieron que les entregara cinco mil dólares para no vincularlo con la posesión de armas o drogas. Después accedieron a que les diera sólo tres mil dólares y su camioneta.

También dijo que le robaron dinero, anillos, su computadora, ropa, 240 carros de colección y otros bienes.

Finalmente, lo dejaron luego de que accediera a entregarles el dinero el día siguiente, expuso con la voz marcada por la impotencia.

El siguiente domingo, el empresario se decidió a interponer la denuncia ante el Ministerio Público y la misma Policía Federal. Gracias a ello, elementos policiacos y de la Agencia Federal de Investigaciones realizaron un operativo durante la entrega del dinero.

Aproximadamente a las 08:00 horas, el empresario recuerda que acudió al lugar donde entregaría el dinero, pero los agentes no lo reconocieron, «tú quién eres, me dijeron, no me reconocían porque traía otra ropa».

«Llegué y les entregué mil dólares y comencé a hacer tiempo porque los afis me habían avisado que me esperara porque todavía no llegaban».

Tras el operativo, fueron detenidos 10 policías federales que actualmente son investigados en la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada de la PGR por presunta extorsión.

El empresario indicó que en el operativo les quitaron la ropa y las armas, y que cuando se encontraba rindiendo su declaración, escuchó cuando los agentes hablaban de cateos realizados a los hoteles donde se hospedaban los policías, y escuchó que ahí liberaron a una persona.

Sin embargo, José Ramón Salinas, vocero de la Policía Federal, desmintió que se hubiera liberado a la víctima de un hotel, pues al parecer la encontraron dentro de una de las patrullas donde se trasladaban los ahora detenidos.

Tras el hecho, el empresario aseguró que su vida cambio y que no será la misma, ahora lejos de Juárez y con el miedo a cuestas. «Ya no puedo dormir, tengo mucha impotencia, son unos cobardes, son criminales sin rostro».