Noticias de Chihuahua, Chih., a Domingo 18 de agosto de 2019

Cargando...
Cargando...

Estados Unidos y El Salvador han reafirmado su compromiso de crear prosperidad y seguridad para ambos países.

por El Ágora 276

Estados Unidos y El Salvador han reafirmado su compromiso de crear prosperidad y seguridad para ambos países.

“Este es un país que puede ser un modelo en lo que se refiere a la inmigración”, dijo Pompeo.

“El Salvador y su nuevo liderazgo han tomado la clara decisión de luchar contra la corrupción, promover la justicia y asociarse con los Estados Unidos, y juntos nuestros pueblos podrán aprovechar los frutos”, dijo el secretario de Estado Mike Pompeo el 21 de julio en una rueda de prensa en San Salvador con el recién elegido presidente de El Salvador, Nayib Bukele.

Los dos líderes discutieron los esfuerzos conjuntos para combatir las causas fundamentales de la migración ilegal de El Salvador a Estados Unidos: la violencia de las pandillas, la pobreza, el crimen y la corrupción.

Bukele indicó que el nuevo gobierno de El Salvador está dispuesto a trabajar al cien por cien con el gobierno de Estados Unidos en la lucha contra las pandillas y los narcotraficantes, así como para crear las condiciones adecuadas para construir una economía mejor para la población de El Salvador y que la gente no quiera migrar, para que la gente tenga buenos trabajos, seguridad, y prefieran quedarse en su país con sus familias y en su tierra.

“Este es un país que puede ser un modelo en lo que se refiere a la inmigración”, dijo Pompeo.

Reducir la delincuencia, crear empleo:

Pompeo comentó que la incautación el 17 de junio de un buque que transportaba 7.600 kilogramos de cocaína en El Salvador demostró el progreso de los dos países en el trabajo conjunto para combatir la delincuencia.

En el frente económico, Pompeo elogió a El Salvador por estar “abriendo el camino” y crear cientos de miles de puestos de trabajo.

Como parte de la mayor inversión extranjera en la historia de El Salvador, Estados Unidos ha comprometido más de 350 millones de dólares para ayudar a construir una planta de gas natural licuado y una central eléctrica en El Salvador. “Es un voto de confianza en su potencial”, le dijo Pompeo a Bukele.