Noticias de Chihuahua, Chih., a Jueves 18 de abril de 2019

Cargando...
Cargando...

Estamos listos

por Antonio Tiscareño 245

Estamos listos

¡Este 4 de Julio nuestro voto por el PAN lo hará posible! ¡ESTAMOS LISTOS!

El deporte resulta apasionante porque es un reflejo de la vida misma, el espíritu deportivo que anima a los equipos es el mismo que motiva a los pueblos en su lucha constante para alcanzar todas sus metas y así como el equipo que se corona campeón de un torneo, antes de enfrentar al rival más fuerte primero debe fortalecerse obteniendo pequeños triunfos sobre algunos rivales más débiles, así en las luchas que libra contra otro tipo de adversarios el ser humano debe ir obteniendo victorias menores que le sirvan de base para consolidar sus grandes triunfos.

En esta lucha constante por superar las adversidades que nos impiden crecer hasta alcanzar nuestra máxima estatura, los chihuahuenses hemos ido conquistando espacios y posiciones que nos han preparado para poder dar hoy una gran pelea, sabiendo que nuestra victoria no humillará a ningún otro ser humano porque nuestra lucha no es contra persona alguna sino contra todas las situaciones adversas que nos impiden ejercer toda esa capacidad de éxito que estamos seguros de tener. Como pueblo esforzado que somos hoy podemos presumir de algunos trofeos conquistados en el camino a la cima y está claro que todos estos son logros muy importantes que además nos han costado mucho esfuerzo, pero no debemos conformarnos con ellos porque aún falta ganar el galardón más importante, sólo quedaremos satisfechos al ceñirnos la corona del campeón porque sólo los campeones son los que dictan las reglas con la autoridad que da la libertad.

Algunos nos hablan de la democracia como si esta fuera ya un hecho consumado, como si ya la hubiéramos alcanzado plenamente y estuviera funcionando a la perfección. A esos que nos dicen verdades a medias les conviene que creamos que ejercer el derecho de votar es el máximo logro al que podemos aspirar y quisieran que antes y después de las elecciones, nos mantuviéramos aparte de los asuntos públicos, que como es su costumbre, una vez que han obtenido su propósito de gobernarnos, quieren que luego los dejemos manejar a su antojo y capricho las vidas de todos nosotros, sólo que en esta ocasión se van a encontrar con que una de las victorias que los ciudadanos hemos obtenido en el camino, es que hoy tenemos una más clara conciencia de nuestra importancia dentro del campo de juego y que nunca más aceptaremos ser ignorados en la toma de las decisiones que a todos nos afectan, porque ya no nos basta con tener el orgullo de ser campeones, ahora sabremos exigir que se nos brinde el trato que se merecen los triunfadores.

Nos lo merecemos, porque ya hemos demostrado tener lo que se necesita para el triunfo y estos merecimientos no han sido gratuitos como tampoco son favores que les debamos a nadie, los hemos conquistado a pulso y muchas veces a pesar de que no hemos recibido apoyo de quienes debieran habérnoslo brindado, que en vez de eso se empeñan en mantenernos subdesarrollados y dependientes. La lucha que enfrentamos contra la ignorancia ha sido doblemente dura, porque es una lamentable realidad de algunos que a pesar de ser también chihuahuenses y por lo tanto debieran portarse como compañeros de equipo, en vez de remar junto a nosotros, se han dedicado a viajar como polizontes en este gran barco llamado patria, escondiéndose a la hora del trabajo rudo y portándose como las ratas, pues mientras los demás trabajamos, ellos se meten sin permiso a las bodegas de nuestra abundancia, para servirse de todo y a echar a perder lo demás al contaminarlo con sus porquerías.

Ha quedado demostrado que somos un pueblo de gran nobleza que sabemos preservar los valores que nos hacen ser mejores, visto está que no somos impulsivos, los tiempos difíciles no nos han servido de pretexto para actuar irresponsablemente, hemos hecho alarde de paciencia y no hemos permitido que las dificultades nos hagan perder la serenidad, las provocaciones y los abusos con los que nos han ofendido los poderosos, tampoco han logrado arrebatarnos la tranquilidad a tal grado de perder la esperanza, nos hemos fortalecido en la adversidad y por eso estamos seguros de que el panorama en el que vivimos va a cambiar drásticamente en el momento en que nos pongamos en acción, esos a los que les dimos la oportunidad y la desperdiciaron, pues en vez de cuidar nuestra seguridad y nuestros intereses, se han portado como vulgares saqueadores en tiempos de desastre dedicándose a sacar ganancias de pescadores en río revuelto.

Hemos sabido sortear las dificultades y a los oportunistas que se aprovechan de nuestra gran capacidad de tolerancia, incluso hemos sabido resistirnos a la tentación del desánimo al que nos incitan las voces de los profetas del desastre que sólo pueden ver lo sórdido de la vida y es lo único de lo que nos hablan, pues nos quieren ver vencidos, desmoralizados para someternos más fácilmente a sus ocultas ambiciones. Ese griterío de los pesimistas, ese rumor de los quejumbrosos a veces nos impide oír las buenas nuevas, más es admirable para propios y extraños la forma en la que estamos superando las pruebas y como de todo ello estamos resultando fortalecidos, con nuestra prudencia y sin darnos mucha cuenta, hemos frustrado los planes de los enemigos de nuestro país que anhelan vernos divididos, enfrentados entre nosotros mismos pues asechan la oportunidad de dominarnos desde fuera, apoyados por traidores compatriotas nuestros quienes disfrazados de mexicanos están dispuestos a traicionarnos desde adentro para lograr sus ambiciones personales al vernos convertidos en satélites de regímenes autoritarios. Sin embargo nos hemos anotado otro mérito al crecer en madurez pues aprendimos a identificar y a ignorar a esas voces que nos han querido incitar a la violencia para utilizarnos como instrumentos ciegos que les ayudemos a conquistar sus ambiciones a costa de una lucha entre hermanos.

Con ello hemos aprendido también a identificar a nuestros adversarios y ahora sabemos que no lo son el resto de los mexicanos pues aunque militemos en partidos políticos diferentes o seamos de diferentes niveles socioeconómicos, estamos hermanados en un mismo sueño de realización, nuestros verdaderos enemigos están dentro de nosotros mismos y el gran reto es enfrentarlos con gran determinación.

Nos ha llegado el momento de derrotar al verdadero adversario, para ello debemos librar la batalla más ruda que pueda enfrentar cualquier ser humano y esta es: la lucha que debe librar el individuo contra sí mismo. Así como un atleta se prepara para el gran partido desintoxicándose de todo lo que le reste fuerza y agilidad, sacrificando su comodidad y exigiéndose el máximo rendimiento, así como sabe preparar su ánimo con grandes dosis de optimismo, así nosotros habremos de expulsar de nuestra alma al derrotismo, a la desconfianza, a la indolencia, al pesimismo y a la apatía, a todos esos vicios y defectos que son como cucarachas que desde adentro corroen nuestros anhelos de progreso y bienestar; no serán los equipos contrincantes los que podrán vencernos, ya hemos visto que podemos con cualquiera que se nos ponga enfrente, pero si no salimos a la cancha dispuestos a dar la mejor pelea de nuestra vida, nosotros mismos seremos los únicos responsables de sabotear el éxito de nuestro propósito.

Pero como ya hemos probado las mieles del triunfo, nuestro apetito por el éxito está despierto y expectante, lo mismo si se trata de fútbol o de nuestros candidatos en las elecciones, los chihuahuenses estamos acostumbrados al triunfo porque descubrimos nuestra vocación de ganadores desde que vencimos al desierto y conquistamos a la montaña, si en lo social hasta hoy no hemos alcanzado mayores victorias ha sido porque nos había faltado tino para colocar el tiro justo donde produzca el resultado que esperamos, antes habíamos puesto el voto de nuestra confianza en malos jugadores que ya han demostrado que no tienen espíritu de colaboración, porque no llegaron a su puesto por sus propios méritos sino por recomendaciones de sus padrinos y madrinas, ellos sólo juegan por lucirse y quedar bien con sus patrocinadores, ven este juego sólo como negocio y por ello se olvidan de procurar el bien común. Esa es la razón por la que hoy haremos cambios drásticos dentro del equipo titular.

Por eso en esta ocasión es tan importante afinar nuestra puntería, ignorar las voces que quieren hacernos perder la concentración, no debemos prestar atención a los que gritan “no se puede”, a los que hacen alianzas para echarnos montón tratando de intimidarnos. Lo que no saben es que nosotros también hemos hecho nuestra alianza, pero al contrario de aquellos que se han aliado y hecho complicidades entre ellos mismos, nuestro pacto nosotros lo hemos hecho con la ciudadanía y por eso nuestro único compromiso es con nuestro pueblo. Por eso vamos de poner toda el alma en este partido que nos dará la victoria, pero este no será un triunfo solo para unos cuantos, habrá de ser una conquista que beneficie a todos, así lo han entendido los chihuahuenses que a pesar de pertenecer a otros partidos, al sentirse pisoteados e ignorados dentro de sus propia casa, se están sumando a nosotros y nos brindan su apoyo para cerrarles el paso a los candidatos que les han impuesto gentes que sin ser de nuestro estado intervienen en nuestros asuntos con el solo propósito de extender su influencia hasta nuestra entidad, por eso hemos de poner todo nuestro compromiso y toda nuestra confianza en ese voto que nos brindará la oportunidad de ser mejores como pueblo y como personas, nos jugamos más que un campeonato, entendemos que nos jugamos nuestra libertad de elección, nos jugamos nuestro futuro.

Hay en el fondo de nuestras gargantas, un grito guerrero que ansía salir para romper con su potencia las paredes de inseguridad en las que nos mantienen cautivos el miedo y la apatía, tenemos la necesidad y el derecho de ganar porque jugamos limpio, sabemos que el sabor del triunfo es tan puro que no debe contaminarse con el gusto amargo de la corrupción, queremos que el triunfo nos sepa a gloria y por eso; no sólo con los pulmones sino con todo el corazón, ¡con toda el alma!, haremos que nuestro grito de victoria resuene en todos los rincones de este estado tan grande como la pasión de sus habitantes.... Chihuahua unido se apresta a proclamar “¡ganamoooooos, Borruel Gobernagoooool!

Lo que parecía lejano está a la vuelta de la esquina, nuestra cita con la historia está por suceder y por eso es ya imposible disimular nuestro entusiasmo, ¡aquí en Chihuahua el día de nuestro triunfo está llegando!, ¡este 4 de Julio nuestro voto por el PAN lo hará posible! ¡ESTAMOS LISTOS!