Noticias de Chihuahua, Chih., a Sábado 15 de agosto de 2020

Cargando...
Cargando...

Están escuelas bajo amenaza

586

Están escuelas bajo amenaza

Hay robos y peleas a golpes en su interior y venta y consumo de drogas en los alrededores

En las llamadas «escuelas seguras», que impulsa, desde 2007, la Secretaría de Educación Pública (SEP), hay robos y peleas a golpes en su interior y venta y consumo de drogas en los alrededores.

La mitad de los alumnos de primaria acusa que hay riñas entre compañeros; 29 por ciento, que hay robo de materiales, y 36 por ciento, hurto de dinero y pertenencias, según la Encuesta Programa Nacional Escuela Segura, en poder de REFORMA, que es representativa de los planteles que participaban en 2009 en el programa, los cuales se ubican en los 150 municipios más violentos del País.

En secundaria, estos porcentajes son mayores: 56 por ciento señala que sus compañeros se pelean a golpes; 39 por ciento acusa robo de materiales, y 42 por ciento, hurto de dinero.

El 8 por ciento de los alumnos de primaria, el 11 de los de secundaria y el 7 de los maestros y directores han visto armas al interior de los planteles.

Afuera de las escuelas también hay signos de alarma, a pesar de que el programa comenzó en 2007: 42 por ciento de los alumnos de primaria señala que hay pandillas; 15 por ciento, venta de drogas, y 22 por ciento, consumo de drogas y alcohol cerca del plantel.

En el caso de secundarias, 60 por ciento asegura que hay pandillas; 22 por ciento indica que hay venta de drogas, y 27 por ciento, consumo de drogas y alcohol.

El subsecretario de Educación Básica, Fernando González, afirma que 2 años no son suficientes para reducir la violencia que se registra al interior y exterior de las escuelas.

No obstante, aseguró que el Programa de Escuelas Seguras funciona y que le apuesta a la participación de los padres de familia, a una nueva formación docente, a la elaboración de materiales educativos que permitan a los alumnos trazar un proyecto de vida y a que las escuelas cuenten con una agenda de prevención.

Nelia Tello Peón, investigadora de la Escuela Nacional de Trabajo Social y coordinadora del programa Comunidades Seguras de la UNAM, es menos optimista.

«En la escuela no estamos desarrollando habilidades en los estudiantes para poder convivir pacíficamente», expresó.

Tello Peón, quien trabaja desde hace 10 años en la creación de comunidades seguras dentro de las escuelas, afirma que los niveles de violencia entre los alumnos permanecen igual o por encima de los que se registraban hace 5 años.

Carlos Cruz Santiago, director de Cauce Ciudadano, organización que le ha dado seguimiento a Escuela Segura, dijo que poner cámaras en las escuelas, garantizar los rondines policiacos y dar conferencias sobre las drogas y el daño que generan son estrategias que no dan resultados.

«El programa no ha funcionado, porque la conceptualización de la seguridad sobre los chavos no funciona. En las escuelas pueden tener toda la parafernalia de tecnología en materia de seguridad, pero eso no resuelve la violencia», explicó.

«Los chavos necesitan desarrollar competencias y habilidades para la vida, saber hacer amistades, saber que tienen límites, que tengan conocimiento de sí mismos, que sean empáticos, que aprendan a manejar sus emociones».

Una de las debilidades del Programa Escuelas Seguras (PES), señaló Cruz Santiago, es que no contó con un diagnóstico previo de la problemática de violencia e inseguridad en las escuelas.

«El PES está tirando los recursos, porque al no haber elaborado un diagnóstico previo, provocó que se hicieran acciones que no tienen nada que ver con la problemática de los chavos, ni siquiera está mapeada la problemática de los chavos por escuela», expresó.