Noticias de Chihuahua, Chih., a Viernes 20 de enero de 2017

Cargando...
Cargando...

Fallece funcionario; advierten negligencia

452

Fallece funcionario; advierten negligencia

Culpa director de clínica al alcalde Reyes Freís por negar operación

Ciudad Juárez, Chihuahua.-Por negligencia médica, deriva del antagonismo político que priva en el municipio, murió el director de Centros Comunitarios, José Refugio Sánchez Cárdenas quien fuera trasladado de su domicilio a los servicios de emergencia del hospital del ayuntamiento en un auto particular, donde llegó sin vida.

A Sánchez Cárdenas, por órdenes del alcalde, según reveló el director de Servicios Médicos Municipales, Ulises Grajeda se le negó unos días antes de su muerte una intervención quirúrgica de urgencia, para la colocación de un catéter en la arteria aorta, ya que los estudios médicos detectaron que tenía una pequeña emanación de sangre y, ante esa situación, «podría infartarse en cualquier momento».

En su última intervención pública, en las instalaciones del Banco de Misericordia en el kilómetro 27, donde recibió el agradecimiento de la familia del niño Gabriel Ramírez, infante que se recupera de una afección de leucemia, el director de los Centros Comunitarios mostró una imagen deteriorada, pues debido a la enfermedad había perdido 25 kilogramos.

Esa tarde estuvo en la fiesta infantil de Gabriel, a quien el profesor Sánchez apoyó con la recolección de recursos económicos a través de los Centros Comunitarios utilizando pequeñas alcancías en cuyo exterior se explicaba la enfermedad del niño Ramírez.

Hace una semana, al salir del hospital, luego de una lenta recuperación, los médicos le indicaron al profesor Sánchez periodos prolongados de reposo y le pidieron que a la mayor brevedad, dada la urgencia, solicitara la autorización para ser intervenido quirúrgicamente, ya que la arteria aorta estaba filtrando dosis pequeñas de fluido sanguíneo que le estaban causando un absceso.

El trámite se convirtió en una lucha de poderes, ya que el director de la clínica municipal, Ulises Grajeda le hizo saber que por órdenes del alcalde se le retiraba el apoyo y que tenía que solicitar la autorización directamente con el alcalde suplente y coordinador de directores, Felipe Forneli.

Ante tal situación, José Refugio Sánchez acudió con el coordinador de los regidores del PRI, Leopoldo Canizales, quien se comprometió a realizar la gestión administrativa.

El costo de la operación, dada la dificultad, ascendía a 220 mil pesos, por lo que el profesor Sánchez hizo saber a Leopoldo Canizales que estaba dispuesto a otorgar su salario íntegro como director de Centros Comunitarios a cambio de la operación, ya que era urgente.

La última entrevista la concedió el profesor Sánchez a un reportero de El Mexicano, justamente 24 horas de su muerte y en ese encuentro el director de Centros Comunitarios hizo saber algunos detalles del trato que recibió de la actual administración.

En la cama del hospital, un mes antes, el alcalde José Reyes Ferriz notificó a Sánchez Cárdenas que en cuanto concluyera su atención médica tendría que firmar su renuncia.

Además, junto con este anuncio, el alcalde ordenó el ceso de once funcionarios menores de la dirección de Centros Comunitarios, entre ellos el hijo del profesor Sánchez que fungía como velador de un edificio del gobierno municipal.

Desde la cama del hospital, el director de Centros Comunitarios respondió tranquilamente a la decisión del alcalde, pero a su vez mostró el malestar que le causó el despido.

La muerte del profesor Sánchez Cárdenas generó una enorme consternación en el gremio magisterial y entre sus amistades políticas, y su familia.

La infamia, cometida en contra de José Refugio Sánchez Cárdenas, un hombre que había iniciado su carrera en las aulas y que logró escalar altos puestos públicos en la estructura de educación, motivó diversas reacciones.

El representante del gobernador en funciones, Arturo Proal de la Isla, con quien el profesor Cuco Sánchez tenía una gran relación, se hizo cargo de los trámites administrativos y se encargó de analizar su situación ante el municipio.

A pregunta expresa del también coordinador estatal de Comunicación Social, un alto funcionario dio a conocer que Sánchez seguía siendo el director de Centros Comentarios con todos sus derechos laborales, información que le ocultaron al propio interesado.

Su primer internamiento, según reveló su familia, obedecía a un supuesto problema gástrico que después fue desechado, pues los especialistas lograron conocer la verdadera causa de su enfermedad.

El sábado, en su domicilio, cuando se encontraba en el cuarto de baño, sintió un dolor intenso que lo hizo perder el conocimiento, dijeron sus familiares y en ese momento solicitaron, la presencia de los cuerpos de emergencia, pero nunca aparecieron.

Y ante tal crisis, sin mayor demora, lo trasladaron en un vehículo particular al hospital de servicios médicos, una vez ahí, los médicos de emergencia indicaron que ya nada se podía hacer por el paciente.

En medio de la pena que embargaba a la familia del profesor Sánchez, el subdirector médico de los Servicios Médicos Municipales, el doctor Ayala confirmó la muerte del conocido político.

Sin embargo el burocratismo obeso y la pésima calidad de la atención médica, aunado todo esto a los conflictos políticos y el caos administrativo que vive la presidencia municipal, originaron la tardanza en la aplicación de los métodos quirúrgicos para salvarle la vida al director de Centros Comunitarios.

Justamente, el director médico, Ulises Grajeda negó sistemáticamente la cirugía, argumentando que no podía tomar decisiones al respecto ya que la operación tenía un costo de 220 mil pesos, y que nada mas el presidente municipal José Reyes Ferriz podría autorizar.

El profesor Refugio Sánchez Cárdenas, manifestaron algunos de sus colaboradores, siempre fue un hombre íntegro de probada honestidad, siempre sensible ante los problemas de la comunidad.

Se entregó al magisterio por más de 35 año en servicio así como en la organización sindical a la que perteneció desde el arranque de su carrera magisterial. En los sindicatos magisteriales ocupó importantes cargos, además de haber sido el jefe de los Servicios Coordinados de Educación en la zona norte.