Noticias de Chihuahua, Chih., a Jueves 5 de diciembre de 2019

Cargando...
Cargando...

Felipe fracasó

por Luis Rubén Maldonado 645

Felipe fracasó

Felipe fracasó en la conducción del pais, en el diálogo, en la política pero ha sido fantástico para la politiquería.

México, D.F.- El sexenio de Felipe Calderón duró solo tres años. Triste para un presidente que batalló mucho para llegar. Triste porque llegó con una mayoría legislativa de 206 diputados para iniciar su mandato. Tenía un centenar más que el PRI que parecía enterrado para siempre y muchos más de los 127 diputados del PRD que llegaron a su curul gracias al lopezobradorismo. Tenía un país dividido por él mismo y su campaña proselitista donde dividió al país en buenos y malos. En fanáticos con la necesidad de ser gobernados por el populismo enfermo de un loco que se convertiría en dictador o en el santo patrono del yunque que traía bajo la manga las soluciones del país y millones de empleos para todos.

Tres años después, las promesas de campaña solo existen en las muchas bardas sin pintar, en alguna propaganda de la campaña que circula por internet y en la cobertura noticiosa de aquel momento. En tres años Felipe Calderón emuló a su antecesor, Vicente Fox. Se lo comió el glamour del presidencialismo, del autoritarismo, en la conformación del gabinete gymboree (de los peores de la historia) y en planear su estrategia de comunicación para posicionar mejor a su gobierno con miras a la elección del 5 de julio de 2009, que en ese entonces se veía muy lejana.

Se anunció con bombo y platillo la creación del programa “Vivir Mejor” con un logotipo copiado de una ONG internacional pero que prometía grandes beneficios para todos loes mexicanos: paliar la pobreza que azota a cincuenta millones de mexicanos. Dicho programa se convirtió en un brazo político del (des)gobierno calderonista. Acción que por décadas criticaron los panistas, que ellos jamás harían cuando llegarán al gobernar México. Las cifras ahí están. Durante 2007 y 2009 se incrementaron los beneficiarios de los programas sociales del Gobierno Federal en especial en entidades como Veracruz y Oaxaca. En 2009, lo hicieron en el Estado de México, Hidalgo, Veracruz, Guanajuato, Jalisco, Chiapas, Tabasco, Yucatán y Oaxaca en donde los operadores de dichos programas anduvieron durante la jornada electoral intercambiando apoyos por votos y ofreciendo hasta cinco mil pesos por voto. Este programa social además se volvió selectivo y da preferencia a militantes panistas, es decir solo ellos tienen derecho a vivir mejor.

Felipe Calderón inició una guerra. Él dijo que contra la delincuencia y el narcotráfico, pero como siempre mintió. Fue una guerra contra gobernadores del PRI y PRD, fue una guerra para poder decir que él hizo lo que pudo pero que los gobernadores son los verdaderos responsables. Estrategia que siguió hasta el final su partido, el PAN, quien intentó polarizar a la sociedad mexicana durante el proceso electoral entre narcos y gente recta.

La tardía reacción contra el virus de la influenza fue burdamente utilizado para ocultar temas de importancia y exagerado para detener un proceso electoral adverso. La exageración de medidas fue innecesaria si hubieran puesto atención desde el primer caso detectado y así haber evitado las miles de muerte e infecciones. Estaba más preocupado por la campaña que por la salud de todos.

La crisis “que viene de fuera”, como dijera Calderón, los asustó, dejó perplejos y no supieron qué hacer aún y cuando el problema fue detectado muy a tiempo. Y por su omisión culpó a “factores externos”. Inicialmente dijo su secretario de hacienda que sería un catarrito que no afectaría en lo más mínimo al país. Después fue un resfriado y posteriormente una pulmonía a la cual todavía es hora no saben inyectarle medicamento para paliar sus síntomas. Ante si ineptitud el desempleo crece pero eso sí, es muy vivo y pretende crear más impuestos y privatizar lo que se pueda. Es decir, lastimar a la clase trabajadora y saquear al país, dejando en manos de grandes transnacionales los ricos recursos naturales que sería mejor aprovechar nosotros, si le preocupara el país.

Afortunadamente Felipe fracasó en dividir a la sociedad mexicana en el pasado proceso electoral. Desgraciadamente ha fallado en brindar soluciones, en actuar, en responder a las demandas sociales, en generar empleos. Felipe fracasó en la conducción del pais, en el diálogo, en la política pero ha sido fantástico para la politiquería y en armar un gabiente gymboree que por muchos estudios en el extranjero no han servido de nada.

Felipe fracasó y a todos nos molesta. En especial a quienes votaron por él, ¿dónde está toda la experiencia que en la campaña presumió?

Felipe fue exitoso en lavarse las manos y escapar de toda responsabilidad, por eso Felipe fracasó como líder de un gran paísy estoy de acuerdo con lo expresado por Ciro Gómez Leyva, sobre Calderón, “que él es miembro distinguido de una generación política que ha fracasado. Generación genéticamente mal dotada para la grandeza”.

A nadie nos debe de alegrar su fracaso, porque su fracaso nos afecta a todos. Esperemos que en los tres años que le faltan pueda hacer algo para que el fracaso de los primeros tres años no se repita.

ULTIMALETRA

Así como a nadie debe buscar el fracaso del Felipe Calderón, nadie debe de apostarle al fracaso de ningún gobernante, ni buscar derrocarlo, para aparecer como un mesías salvador. A nadie le conviene un país destrozado, ni un estado en ruinas.