Noticias de Chihuahua, Chih., a Miércoles 18 de septiembre de 2019

Cargando...
Cargando...

Gastó Estado $875 millones en seguridad

169

Gastó Estado $875 millones en seguridad

Ejerció Víctor Valencia el mayor presupuesto, sin resultados

La Secretaría de Seguridad Pública Estatal dispuso durante los 12 meses de 2009 un gasto de más de 875 millones de pesos, por lo que se ubicó como la dependencia que más recursos absorbió de los destinados por el Gobierno del Estado al eje de protección ciudadana.

Durante poco más de ocho meses y hasta el día de ayer, estuvo al frente de esa Secretaría Víctor Valencia de los Santos, quien aparentemente hoy solicitará licencia para poder contender por la candidatura del PRI a la alcaldía de Juárez.

El gasto, de acuerdo con legisladores, es excesivo en contraste con los pocos resultados obtenidos, de tal manera que la Secretaría estatal se ha convertido en un “monstruo oneroso” que además debe rendir cuentas.
En el transcurso de 2009, más de la mitad de los recursos –456.4 millones de pesos– fueron destinados a los rubros de previsión del delito y de vigilancia, pese a que durante casi todo ese periodo la Secretaría contó con menos de 300 agentes del Cuerpo de Inteligencia Policial (Cipol), pues fue hasta el último trimestre del 2009 que logró elevar el número de efectivos a 580, por graduaciones de nuevos elementos.

El funcionamiento de esta dependencia, que opera un grupo policial cinco veces menor que la Policía municipal de Juárez, superó en gasto a otras instancias del sistema de justicia estatal, entre ellas la Procuraduría General, no obstante que ésta aumentó sus erogaciones en los dos últimos años con la implementación del nuevo sistema de justicia penal, revelan documentos oficiales difundidos por la Secretaría de Finanzas a través de su página de transparencia.

La operación de la SSPE ha costado incluso más que la Operación Coordinada Chihuahua (antes Operativo Conjunto), que en sus primeros 19 meses de actividad implicó un gasto global de 640 millones de pesos de los tres niveles de Gobierno, de acuerdo con datos documentados.

Cuestionado sobre este gasto, Valencia de los Santos dice que se debe ubicar bien en el contexto lo que es la seguridad pública, porque no sólo es cosa de dinero, también es cuestión de estrategias y de circunstancias.
Esto último, sin embargo, ha enfrentado a la dependencia a una estela de situaciones que han marcado el desempeño de su titular.

Tan sólo en los 10 meses de la administración de Valencia de los Santos -quien ya se destapó para ir por la candidatura del PRI a la alcaldía de Juárez- la corporación ha enfrentado varios ataques de grupos delictivos contra sus mandos, evasión de reos en el penal de Chihuahua y una bronca con agentes privados de seguridad que enfrentó a su titular con el Ejército ante el Ministerio Público federal.

Esta situación llevó a la dependencia y a su encargado al escrutinio de legisladores estatales.

“Hemos solicitado indicadores (de resultados) al secretario y al presentarlos nos dice qué hace, pero no el cómo, en dónde, si hay eficiencia, porque los resultados no se ven claros”, indicó el diputado panista Jorge Espino Balaguer.

“No hay los resultados que la ciudadanía espera”, declaró.

Incluso, a finales del año pasado, durante su comparecencia en el Congreso del Estado, los panistas le pidieron a Valencia su renuncia. Pero en ese entonces, como ahora, Valencia dijo que la falta de resultados es debido a que las Policías de todos los niveles están infiltradas por el crimen organizado.

“Eso hace más difícil cumplir con las expectativas que teníamos.
Pero no bajamos la guardia”, dijo en entrevista y aseguró que ha hecho su mejor esfuerzo por garantizar seguridad a los ciudadanos en lo que le corresponde a su instancia.

GASTA 726 PESOS POR CADA ASISTENTE A SUS PLÁTICAS

De acuerdo con datos oficiales de la Secretaría de Finanzas, la dependencia erogó en los últimos 12 meses 875 millones 30 mil 927 pesos.

De esa cantidad, 252 millones 311 mil 249 pesos los destinó a programas de prevención del delito, los cuales en su mayoría consisten en la impartición de pláticas en escuelas y centros de trabajo sobre alcoholismo, extorsiones telefónicas, prevención de robo y abusos sexuales, así como la revisión de mochilas en planteles escolares y destrucción de juguetes bélicos, de acuerdo con el reporte de acciones vigentes que maneja la dependencia.

Si se compara esta última cantidad de dinero utilizada en este rubro con las 347 mil 314 personas que asistieron a sus cursos preventivos en toda la entidad, según sus propios reportes, el resultado es que por cada ciudadano que participó en sus programas la dependencia gastó 726 pesos.

Además, se aplicaron otros 204 millones 119 mil 486 pesos al rubro de vigilancia y seguridad pública, es decir, en la operación de la Cipol, así como otros 418 millones de pesos en seguridad vial, readaptación social, protección civil y la administración de la propia dependencia.

“Es un gasto excesivo”, dijo Fernando Álvarez Monge, legislador panista en el Congreso del Estado.

Señala que en lugar de mantener este “monstruo oneroso” en que se ha convertido la SSPE, el Gobierno del Estado debe aplicar esos recursos económicos en los municipios para fortalecer a sus Policías, que son finalmente las responsables de las labores preventivas.

A su vez, Antonio Andreu, legislador priísta y coordinador de la Comisión de Seguridad Pública del Congreso estatal, señaló que el gasto se justifica porque se han contratado más agentes para la Cipol -300 en el último año-, se adquirió más equipo y se construyó infraestructura para fortalecer la seguridad pública.

Cuestionado sobre estos gastos, Valencia de los Santos dijo que ha utilizado los recursos económicos de forma prioritaria.
“Eran recursos que no se usaban de forma priorizada”, comentó.

Así, detalló, se destinaron 3.5 millones de pesos para la creación del Centro de Mando Móvil, con el fin de inhibir delitos como robo de vehículo y casa habitación, en las zonas urbana y rural de la entidad.

Asimismo, dijo, se invirtieron casi 30 millones de pesos en la integración de una red de videovigilancia en la zona urbana de la capital del Estado.

Destacó la inversión de 30 millones de pesos para la creación de un Centro de Control de Confianza para el personal de las corporaciones de seguridad, que servirá para depurar los malos elementos y evitará -afirmó- la infiltración de elementos de la delincuencia organizada y permitirá obtener policías más confiables.

Al área de Ejecución de Penas y Medidas de Seguridad se destinaron 38 millones de pesos en equipamiento de equipo digital, y 14 millones al circuito cerrado de televisión, para evitar riesgos al personal que labora en Ceresos como el de Parral y el Aquiles Serdán.

Al Sistema de Información Policial, a través del programa Plataforma México, se destinaron 9 millones de pesos, y se están homologando todos los sistemas de información de los Ceresos en el país, indicó.

SUS PIEDRAS EN EL ZAPATO

El cuestionamiento al gasto ejercido por la dependencia a su cargo no es lo único que ha enfrentado Valencia de los Santos.

Apenas asumió, dio posesión como director del Cereso estatal a Raúl Platón del Cueto Morales, de quien se enteró, por versiones periodísticas, que contaba con un negro historial y antecedentes por su desempeño como subdirector de Supervisión y Custodia de la Dirección de Prevención y Readaptación Social en Veracruz, a donde fue a dar luego de ser destituido como director de Cereso municipal en Tabasco.

En ese entonces, Valencia se lavó las manos y culpó a la Federación por ese nombramiento, pero lo mantuvo desde abril hasta octubre pasado cuando lo mandó como director del Cereso de Aquiles Serdán, donde no llevaba ni un mes como encargado cuando se le fugaron cuatro reos, lográndose sólo la recaptura de dos de ellos.

Valencia de los Santos enfrentó además la ejecución de cinco de sus elementos, cuatro de ellos de la Cipol, así como media decena de ataques a los mandos de la corporación.