Noticias de Chihuahua, Chih., a Sábado 15 de agosto de 2020

Cargando...
Cargando...

Gobiernos deben dar atención a los adictos

140

Gobiernos deben dar atención a los adictos

Ninguno de los niveles de gobierno opera algún centro de rehabilitación aquí

Tras la entrada en vigor de la reforma contra el narcomenudeo, el 21 de agosto pasado, las autoridades estatales y federales están obligadas a atender la farmacodependencia, sin embargo, ninguno de los niveles de gobierno opera algún centro de rehabilitación aquí.

La tarea que corresponde a las instancias gubernamentales es asumida en realidad por asociaciones civiles y por ciudadanos rehabilitados.

Como no tienen suficientes recursos, muchos de esos centros utilizan sistemas económicos, como la “Cristoterapia”, para atender a los pacientes que tienen que soportar la ansiedad sin ayuda médica.

La situación se agrava a causa de los cientos de adictos que están abandonando los centros de rehabilitación por los ataques armados que están sufriendo esos establecimientos.

Wilfredo Emanuel Muñoz Zapata, director de la Casa de Rescate Clamor en el Barrio, dice que ellos utilizan el método de la Cristoterapia y tienen 18 internos, además, todos los servicios que brindan son gratuitos.
En ese sector de la ciudad se usan mucho la heroína, la “piedra” (crack fumado) y el alcohol, agrega.

Clamor en el Barrio es una asociación civil que se enfoca en la rehabilitación de personas con problemas de adicción, alcoholismo y conducta, con un programa de restauración gratuito y voluntario, con duración mínima de tres meses y extendiéndolo hasta tres años, explica.

Se les da hospedaje, alimentación, terapias bíblicas y ocupaciones para los hombres, para de esa manera inculcar en las personas los valores morales, el amor, el respeto a los padres, a la esposa, a los hijos, a las autoridades, el amor a la Patria, el amor al prójimo y a Dios, continúa.
Y después de un tiempo, son reintegrados a su familia y a la sociedad, expresa.

“Somos cristianos, de la religión cristiana, creemos en Jesucristo como el único salvador, usamos los principios bíblicos para trabajar con las personas”, dice. “No usamos ningún medicamento para controlar, únicamente creemos que el Dios que creó los Cielos y la Tierra es el Dios que nos va a ayudar”, informa.

Agrega que sacar adelante un centro de rehabilitación es una tarea muy difícil, pero cuando se recibe la gracia y la ayuda de Dios no lo es tanto porque él es el que hace el trabajo.

Para sostener el proyecto, dos hombres y cuatro mujeres preparan burritos y los venden en la calle, de esa manera recaudan fondos y siguen haciendo “la obra que Dios nos puso a hacer”, explica.

Dice que después de haber sido un consumidor de drogas, Dios cambió su vida y ahora se dedica a ayudar a los que fueron como él, por eso él y su esposa vinieron a Ciudad Juárez junto con sus tres hijos a cumplir la tarea se rehabilitar adictos, por la que no reciben sueldo y hacen gustosamente por amor al Señor.