Noticias de Chihuahua, Chih., a Domingo 25 de octubre de 2020

Cargando...
Cargando...

Habilitan número para reportar amenazas

1023

Habilitan número para reportar amenazas

El Ejército Mexicano puede recibir las quejas de personas que estén siendo presionadas para entregar “cuotas”

El Ejército Mexicano puede recibir directamente las quejas de personas que estén siendo presionadas para entregar “cuotas” a miembros de grupos criminales, indicó ayer una fuente de información al interior de la Operación Conjunta Chihuahua (OCCH).

El informante dijo que los militares ya comenzaron a combatir estos delitos y la noche del miércoles pasado se dieron los primeros resultados con el arresto de un hombre que presuntamente había cobrado mil 500 pesos en una tienda de abarrotes ubicada en el fraccionamiento Roma.

Los números a los que se pueden comunicar las víctimas de extorsión son 288-06-57 al 59 y las investigaciones se realizaran directamente por elementos del Ejército Mexicano.

El entrevistado señaló que la recepción de denuncias no se ha oficializado para no advertir a los delincuentes.

El miércoles 6 de enero Uriel Eliud Fernández Enríquez, de 25 años, al parecer perteneciente al grupo criminal “La Línea”, fue detenido cuando estaba cobrando una “cuota” en una tienda de abarrotes ubicada en el fraccionamiento Roma, informó ese día personal de la Subprocuraduría General de Justicia del Estado Zona Norte.

El sospechoso, quien dijo ser parte de una célula criminal, fue asegurado por elementos del Ejército Mexicano luego de que la víctima interpuso la denuncia correspondiente ante el Ejército.

Datos oficiales establecen que Fernández Enríquez se presentó la tarde del 6 de enero en la negociación —cuya ubicación exacta no se dio a conocer por razones de seguridad— para cobrar mil 500 pesos. El hombre fue detenido tras recibir esa cantidad.

Al parecer Uriel Eliud Fernández había amenazado al comerciante con incendiar su negocio si no le entregaba cada semana mil 500 pesos.
Empero, el afectado acudió a interponer una denuncia.

Datos periodísticos indican que operadores del transporte público, yonqueros, carnicerías, panaderías, farmacias y comerciantes de otros giros han recibido amenazas de muerte, así como de quemar los negocios si no acceden a entregar la “cuota”.

Apenas el pasado 3 de enero desconocidos “rafaguearon” una casa particular donde se elaboraba pan; también dispararon contra un vehículo que estaba en el exterior.