Noticias de Chihuahua, Chih., a Domingo 28 de mayo de 2017

Cargando...
Cargando...

Hablando de representantes

por René Herrera García 222

Hablando de representantes

Cuántas leyes y normas requieren ser modificadas, reemplazadas o de plano borradas por su inoperancia

Nuestro país es una republica democrática y representativa. Eso es lo que está escrito en la Constitución política, nuestra carta magna, la máxima ley
sobre la que nadie puede estar. ¿ pero que significa la palabra “representativa”? ¿ a qué se debe que a los gobernados les llama poco la atención las elecciones para elegir miembros al congreso de la unión, y en cambio, la elección para el representante del poder ejecutivo federal, o para gobernador, o incluso para alcaldes, normalmente logran mayor votación? ¿Será porque éstos son los que llevan las obras y servicios que mas directamente nos afectan o nos benefician? ¿ Será porque los diputados y los senadores no son los santa closes que, como magos, reparten y ejecutan a través de programas,
planes, fideicomisos y demás, a manos llenas las cosas que supuestamente va a realizar por lo menos una parte del bien común. ¿No será tal vez que desconocemos la importancia del legislador y el papel importantísimo que deben de tener como representantes del pueblo que los eligió? Las leyes y normas que actualmente nos rigen fueron alguna vez pensadas y aprobadas por legisladores, para bien o para mal.

Tal vez, por intereses de los gobiernos del pasado, tanto las cámaras, de diputados y senadores, como los jueces de diferentes instancias, tenían la aberración de estar al servicio del poder ejecutivo, ante el cual, todos inclinaban la cerviz. ¿Alguien recuerda que , en los diarios, en la televisión o en la radio se criticara tan duramente a un presidente sin ser vetado en los medios? . Y no porque el tal presidente fuera monedita de oro, sencillamente porque HOY vivimos una mayor democracia, un estado en el que los tres poderes tienen mayor independencia. Ya antes los llamaría don Guillermo Prieto “rebaño ovejuno”,

Es en el legislador en quien recae la responsabilidad de ser la voz de los que no tienen voz, de los que desean menos pero mejores leyes, de los que claman por un país mas justo, en donde los recursos sean para todos, según su merecimiento, y en donde la riqueza no sea acaparada por una pocas familias ; deben ser ellos los representantes de los sanos y de los enfermos, de los niños y de los ancianos, de las mujeres abandonadas sin mas, con dos o mas criaturas, de los que trabajan y de los que no tienen trabajo, de los que estudian y de los que no pueden estudiar, deben ser en una palabra hombres y mujeres que amen profundamente a México, que sepan hacer a un lado sus intereses personales y de grupo, que tengan la valentía de ser solidarios y empaticen con los anhelos de sus gobernados.

Que no sean simples comparsas, títeres o guiñoles, de los que hemos tenido bastante, que sólo asisten al congreso para echarse una siesta, y luego suben a la tribuna despistados para hablar de otro asunto. De ésos ya estamos hartos, decepcionados, y tal vez, sólo tal vez por eso, el ciudadano común no quiere saber ya nada de diputados ni de senadores.

Cuántas leyes y normas requieren ser modificadas, reemplazadas o de plano borradas por su inoperancia y su caducidad ante los nuevos retos de la república, y que permanecen todavía por apatía o conveniencia de malandros de la política. Por todo esto los ciudadanos requerimos gente nueva, verdaderos conocedores de la realidad, anterior y actual del país, para que no cometan los mismos errores que nos anclan a atavismos y que impiden la modernidad del país. En estas próximas elecciones votemos por ellos, los que han salido de competencias internas en sus partidos, y los cuales no le deben su lugar al dedo mayor, a la orden dada desde el DF. ¿Que compromiso pueden tener estos tales si no fueron elegidos por una mayoría democrática? El 4 de Julio nosotros tenemos la palabra.