Noticias de Chihuahua, Chih., a Domingo 27 de septiembre de 2020

Cargando...
Cargando...

Hablando de votar

por René Herrera García 202

Hablando de votar

El 4 de Julio tenemos una cita, no sólo con nosotros mismos, sino con el futuro común

Ya para llegar al término de las campañas políticas, y a punto de llegar al famoso día “D”, se llega al momento de la reflexión, al momento de evaluar las personas, las propuestas, los partidos, los dichos y los hechos. Para los que tenemos definido el sentido de nuestro voto es relativamente sencillo este ejercicio. Para el ciudadano que carece de afinidad o simpatía por algún partido, probablemente se confunde con tantos partidos, con alianzas en alguna candidatura y con otra no, con diferentes rostros y ofrecimientos, aunque eso sí, todos sonrientes,

En estos momentos tengo la oportunidad de escuchar a un candidato a diputado con el ofrecimiento de legislar para acabar con la violencia. Pero resulta que éste candidato proviene del mismo partido gobernante en el estado, y que, entre otras cosas ha creado una ley que propicia ésta violencia, ya que protege al delincuente y deja en la indefensión a la víctima.

Ahí están los cientos de personas con varias detenciones por parte de la policía municipal, pero andan campantes por las calles, porque tanto el ministerio público como los jueces sólo cumplen con las directrices de la nueva ley .Y como éste ejemplo, podemos citar cientos en los que la ciudadanía carece de elementos de juicio para formarse un criterio mas apegado a la verdad. ( Y aquí entra en buena parte el papel formador o desinformador de los medios, los cuales, algunos de ellos, rayan en el servilismo. Basta con ver la reseña de las campañas y ver el espacio dedicado a uno y otro candidato, uno con una enorme foto, y el otro apenas donde sale el candidato.) . ¿Cómo podemos tener ciudadanos bien informados, si los medios están al servicio del mejor postor? Me parece que hay partidos que le apuestan a que el pueblo siga sumido en la ignorancia, en la pobreza y en la indiferencia para así tener clientes en cada elección; en el PAN le apostamos a la madurez e inteligencia de las personas, le apostamos a que el ser humano eleve su dignidad a través de la satisfacción de las necesidades ( casa, vestido y sustento, dirían los abuelos ) por medio de una educación con sentido humanista, y no sólo con la adquisición de un cúmulo de conocimientos, sino que éstos se sepan transformar.

También queremos que haya empleos, suficientes y bien remunerados, queremos que los bienes sean repartidos con igualdad de condiciones, y no que unos cuantos abusados afines al partido gobernante sean los que partan el pastel (para ellos). E n Acción Nacional queremos leyes que protejan a lo desvalidos, sean hombres, mujeres o niños, leyes que protejan y no descobijen a las personas honestas, trabajadoras. Queremos una sociedad en la que se vivan los valores, como la solidaridad y la confianza.

Da tristeza ver cómo los hogares, los negocios, las personas, se tienen que proteger ahora; no hace mucho, las viviendas carecían de barandales, si acaso había rejas sólo en las ventanas,, ahora no basta con las rejas, ahora se tiene que contar con alarma, con rejas electrificadas, con perros guardianes etc. Y a veces todo esto es insuficiente.

En el PAN lucharemos siempre porque ningún niño se quede sin escuela, porque ningún anciano viva solo, o abandonado, y mucho menos con hambre.

Lucharemos siempre porque todos, disfrutemos del derecho a la salud. Hoy, tenemos, en palabras de Carlos Borruel “ la oportunidad histórica de convertir el miedo y el dolor en el bienestar y tranquilidad que merecemos “ y yo agregaría, tenemos la oportunidad de ver en toda su capacidad, un gobierno panista, imagínense a Acción Nacional en gobierno federal, estatal y municipal, esto nunca lo hemos podido dimensionar porque sencillamente nunca se ha dado.

El 4 de Julio tenemos una cita, no sólo con nosotros mismos, sino con el futuro común, es momento de pensar no sólo en nuestro beneficio, sino en el bienestar de la sociedad.

Atentamente

RENÉ A HERRERA