Noticias de Chihuahua, Chih., a Jueves 18 de julio de 2019

Cargando...
Cargando...

Hallan restos de MP ligado a masacre

310

Hallan restos de MP ligado a masacre

Encontraron dos cadáveres que corresponden al del fiscal que investigaba la matanza de indocumentados

La Procuraduría de Tamaulipas anunció el hallazgo de dos cadáveres que corresponden al del fiscal que investigaba la matanza de indocumentados en San Fernando, Roberto Jaime Suárez Vázquez, y al del Secretario de Seguridad Pública Municipal de ese Municipio, Juan Carlos Suárez Sánchez.

«Entre sus pertenencias se encontraron identificaciones personales como credencial de elector, credencial de la PGJE y del Ayuntamiento de San Fernando, a ambos cuerpos se les practica las pruebas de ADN con el propósito de certificar su absoluta identidad», según un boletín de la dependencia.

«Ambos servidores públicos se encontraban desaparecidos desde el pasado 24 de Agosto, el Lic. Roberto Jaime Suárez Vázquez fue quien dio fe de los hechos en la que perdieron la vida los 72 inmigrantes centro y sudamericanos y quien se hizo acompañar del Secretario de Seguridad Pública Municipal»

Los cuerpos fueron localizados en un paraje, cerca de la localidad de Comas Altas del Municipio de Méndez, Tamaulipas, a unos 50 kilómetros de San Fernando, lugar en donde se reportó la desaparición.

No se informó del Estado en que se encontraron los cadáveres ni de la fecha probable del deceso.

Los restos del fiscal fueron entregados ayer a las 15:00 horas a sus familiares.

El lunes, el Gobierno federal dijo que tres de los ejecutores de la matanza, al parecer miembros del grupo de los Zetas, habían muerto y que sus cuerpos habían sido hallados el 30 de agosto en la carretera Abasolo-Soto la Marina gracias a una llamada anónima.

Hasta el momento, el Ministerio Público federal todavía no ha identificado a los tres presuntos responsables de la masacre ni tampoco contaba con mayor información sobre los sicarios, dijeron fuentes de la Procuraduría General de la República (PGR).

La PGR los ha podido vincular con la matanza de los ilegales porque los dos sobrevivientes, originarios de Honduras y Ecuador, los identificaron mediante fotografías como integrantes del grupo que los interceptó y atacó cuando transitaban hacia la frontera con Estados Unidos.

Al revelar que los cadáveres habían sido hallados el 30 de agosto junto con los de dos mujeres, el Gobierno federal expuso que la llamada anónima efectuada a la Armada de México había señalado a los individuos como Zetas participantes en la masacre.

Los cuerpos de los tres presuntos delincuentes, al igual que los de las mujeres, permanecen en instalaciones forenses de Tamaulipas, sin que hayan sido reclamados por familiares o conocidos, mencionaron las fuentes de la PGR consultadas.

El hondureño sobreviviente de la matanza se encuentra bajo estricto resguardo de la dependencia para que continúe aportando información sobre los hechos a la Dirección General de Control de Averiguaciones Previas, responsable de la indagatoria.

De acuerdo con los sobrevivientes, los Zetas mataron a los migrantes por negarse a pertenecer al grupo delictivo.

Incluso la PGR declina informar oficialmente sobre la ubicación física del centroamericano por seguridad.

Las pesquisas del Ministerio Público federal buscan también determinar el destino de tres mexicanos interceptados por Los Zetas junto al grupo de indocumentados, dos de ellos choferes de los camiones que los trasladaban a la frontera.

En la dependencia expusieron que la identificación de presuntos Zetas ha resultado complicada, pues también siguen como desconocidos los tres individuos abatidos por marinos el 23 de agosto afuera del rancho donde se perpetró la masacre.

Los cuerpos de 27 presuntos sicarios que murieron en un enfrentamiento con el Ejército en Mier, el 2 de septiembre, igualmente continúan sin ser reclamados, señalaron.