Noticias de Chihuahua, Chih., a Martes 29 de septiembre de 2020

Cargando...
Cargando...

Impune aún el crimen de Marisela Escobedo

349

Impune aún el crimen de Marisela Escobedo

A dos meses del suceso las autoridades no han ofrecido resultados sobre el paradero de los presuntos asesinos

A dos meses del asesinato de Marisela Escobedo, las autoridades de Chihuahua no han ofrecido resultados sobre el paradero de los asesinos de la activista, quien fue ultimada frente al Palacio de Gobierno estatal.

Los últimos 28 meses los dedicó: primero a buscar a su hija desaparecida, luego a ubicar su cadáver y después a exigir castigo para el homicida de Marisol Rubí, de 16 años..

Marisela, de Ciudad Juárez y madre de cinco hijos, llevaba ocho días manifestándose frente a las oficinas del gobierno estatal, de donde no pensaba moverse hasta que se cumpliera la orden de aprehensión de Sergio Rafael Barraza Bocanegra, quien fue pareja de Marisol Rubí y que está prófugo por el asesinato de la joven.

El 29 de abril de 2010, Barraza Bocanegra fue presentado como el homicida ante un tribunal oral, de acuerdo con el nuevo sistema de justicia penal de Chihuahua, en el que los jueces lo absolvieron por considerar que el Ministerio Público no demostró la causa de la muerte. Ese mismo día Marisela Escobedo emprendió una lucha contra esa decisión.

El asesino huyó a Zacatecas e incluso, algunas versiones indican que Sergio Barraza se adhirió al crimen organizado.

Pero el asesinato de Marisela fue apenas el segundo eslabón en una cadena de injusticias que continuaron justo cuando enterraban a la activista. Los hijos de Escobedo fueron amenazados en el funeral de su madre.

A los tres días del crimen de Marisela, Manuel Monge Amparán, su cuñado, fue encontrado muerto en Ciudad Juárez.

Un día antes, un comando que se desplazaba a bordo de dos automóviles irrumpió en la maderería propiedad de José Monge Amparán, pareja sentimental de Marisela Escobedo, e incendió el negocio.

Ante estos hechos, los hijos y nietos de Marisela decidieron migrar a Estados Unidos, donde fueron retenidos en una estación migratoria. Uno ya fue liberado, pero otro sigue retenido y la nieta de Marisela se encuentra en un albergue norteamericano alejada de su familia.

En el mismo albergue, los hijos de Marisela convivieron con la madre del asesino de Rubí Marisol, Sergio Barraza, en El Paso, pues ésta también solicitó asilo en Estados Unidos.

El 21 de diciembre de 2010, César Duarte, gobernador de Chihuahua, afirmó que detendrán a los asesinos de la activista Marisela Escobedo.

«Vamos a detener a quien privó de la vida a su hija, que confesó, pero que unos jueces insensibles e irresponsables lo liberaron, por eso la justicia en Chihuahua, no sólo se aplica a quienes no tienen manera de defenderse, sino también a los jueces se les aplicará si es necesario».

Después, el gobierno de Chihuahua anunció recompensas, que suman 700 mil pesos, a quien ofrezca información sobre los autores del asesinato de la activista Marisela Escobedo.

Actualmente, la investigación del caso se encuentra más enfocada a la responsabilidad que jugaron los jueces Netzahualcóyotl Zúñiga Vázquez, Catalina Ochoa Contreras y Rafael Boudid Jurado, en el juicio contra Sergio Barraza, asesino de Rubí Marisol, hija de Marisela y padre de la nieta de ésta.

Los jueces rechazan tener responsabilidad en la liberación de Barraza e interpusieron un amparo y recurrirán al asilo político de ser necesario.