Noticias de Chihuahua, Chih., a Lunes 23 de enero de 2017

Cargando...
Cargando...

Insiste Slim en invertir en obras

47

Insiste Slim en invertir en obras

Se necesitan inversiones de entre 500 mil y 600 mil millones de pesos anuales en materia de infraestructura

Para salir del marasmo económico en que ha estado sumido México en los últimos 27 años, con crecimientos bajos o nulos, se necesitan inversiones de entre 500 mil y 600 mil millones de pesos anuales en materia de infraestructura, equivalentes a 6% del Producto Interno Bruto (PIB), lo que generaría una gran actividad económica, según el empresario Carlos Slim Helú.

Sostuvo que hay una gran “abundancia” de liquidez y dinero a largo plazo y a bajas tasas de interés que se deben aprovechar para emprender las transformaciones que se tengan que realizar y las inversiones para financiar los proyectos más rentables. El exceso de liquidez es una cosa que “no había visto en mi vida”, manifestó.

Asociarse con la IP

Incluso, sugirió, si el sector público carece de recursos para invertir, la solución es asociarse con la iniciativa privada. El segundo hombre más rico del mundo llamó a tomar las grandes decisiones con programas de inversión más “dinámicos”, porque hay muchas cosas que hacer y muchísimos los proyectos que son rentables con tasas de interés de 8% a plazos de 10 años, que son las que se están aplicando en México.

Durante su participación en el Foro Global de Energías Renovables, Slim Helú dijo que la solución a los grandes retos que tiene el país, entre ellos los altos índices de pobreza, se resuelven incentivando la actividad productiva mediante inversiones que generen empleos, empleos y más empleos.

Esa es la vía por la cual se pueden resolver también los problemas de educación, salud, alimentación, vivienda, agua, jubilaciones y transporte.

Citó, por ejemplo, que el suministro de agua potable no tiene por qué ser un problema, debido a que se trata de un recurso renovable; “es un problema de organización, de manejo del recurso y cultural y la solución es aplicar una tarifa social”.

Es decir, aplicar subsidios cruzados y precios diferenciales donde consumos menores a 30 metros cúbicos mensuales reciban subsidios y consumos mayores que se cobren más caro.

Aun así, añadió Carlos Slim, seguiría siendo un servicio barato para miles de familias de escasos recursos. Incluso, calificó de acertado el empleo de los recursos que tienen las Siefores, como una vía para impulsar las inversiones, sobre todo cuando se trate de proyectos atractivos o rentables.

En materia petrolera, el magnate aseguró que, si bien la explotación de hidrocarburos en aguas profundas del golfo de México puede resultar atractiva, el problema es que requiere grandes tiempos de maduración y grandes inversiones, por lo que recomendó volver los ojos a tierra, “donde está el petróleo que nos hace falta y compensar la caída de Cantarell”.

“Ya nos alcanzó el tiempo”

En su oportunidad, el empresario cementero Lorenzo Zambrano avaló la propuesta de aplicar un impuesto de 2% al consumo generalizado, como parte del paquete económico que presentó el presidente Felipe Calderón y que se analiza en el Congreso de la Unión.

“Creo que es aceptable porque ya nos alcanzó el tiempo, como dijo el Presidente”, y porque los excedentes petroleros han caído y tenemos que sustituir esa fuentes de ingresos con algo. Indicó que todos los países exitosos gravan el consumo y desgravan el impuesto a las personas y las empresas, y eso es lo que tenemos que hacer. “No hay de otra, por más que nos duela a todos”, subrayó.

Consideró que es momento de dejar las maniobras legislativas, al referirse al Congreso de la Unión, y “agarrar el toro por los cuernos”, porque el país necesita soluciones de fondo y soluciones serias para crecer.

“No hemos crecido en los últimos 10 años precisamente porque han faltado las reformas de fondo, y espero que los nuevos legisladores, la Cámara Baja y nuestros senadores, que ya tienen tiempo en sus puestos, realmente nos sorprendan ahora con los cambios que demanda el país y no sólo “pequeños cambios”. “Si no lo hacemos bien, se condena al país a seguir igual, en las mismas condiciones”, aseguro el empresario.