Noticias de Chihuahua, Chih., a Lunes 6 de julio de 2020

Cargando...
Cargando...

Inundaciones en el valle de México

por José Luis Delgado Acevedo 453

Las inundaciones en el Valle de México son un fenómeno anual

Vemos las noticias nacionales en donde se informa que a fines del mes de junio pasado, se ha desbordado por enésima ocasión, el río de Los Remedios, que es utilizado por los gobiernos del Distrito Federal y del Estado de México como sistema de drenaje del Valle en cuestión. Las anticuadas instalaciones hidráulicas que desalojan las aguas negras de la zona metropolitana de la Ciudad de México no son atendidas ni por el gobierno de Marcelo Erard ni por el gobierno de Enrique Peña Nieto.

Las obras hidráulicas generalmente no son construcciones que sirvan como relumbrón. Por eso, ni el gobierno del Distrito Federal ni el gobernador Peña Nieto ha tenido el interés en su reparación para evitar las inundaciones con aguas negras que todos los años sufren los habitantes del norte de la capital de la República y el oriente pobre del Estado de México. Como no sirven para obras de relumbrón, no sirven para proyección política del gobernante en turno.

El Valle de México tiene una disponibilidad de agua de lluvia por habitante menor a la disponibilidad que tiene el habitante del desértico estado de Chihuahua. El chihuahuense cuenta con 1,456 metros cúbicos por año contra 844 de el habitante del Distrito Federal y del Estado de México. Por eso, a pesar del aparentemente cuantioso ciclo de lluvias en aquella zona, tienen permanente escasez de agua potable para su población. Hay déficit de agua en la mitad de las delegaciones de la capital del país y en los municipios de Ecatepec y Netzahualcoyotl, que son de los más poblados de la nación.

En el caso de las deficiencias del agua potable como en el drenaje, tanto el jefe de gobierno del Distrito Federal como el gobernador Peña Nieto poco hacen para solucionar de raíz este problema de la falta de agua potable.

Es criticable que la zona más poblada del país, el Valle de México, sólo cuente con infraestructura para tratamiento de aguas residuales que no supera el 20% de sus necesidades. Dentro de los famosos 600 compromisos de Peña Nieto, tan publicitados, jamás incluyó la construcción de plantas tratadoras de aguas residuales para buscar la disminución el déficit en esta materia, con que cuenta esta región del país. En contra partida, los estados del centro y norte de México ya cuentan con plantas tratadoras que cubren el 80 o 100% de sus requerimientos.

En resumen, tanto el Distrito Federal como el Estado de México tienen abandonada su política hidráulica.

Esta constituida la Comisión Metropolitana de la Ciudad de México, formada por los gobiernos del DF y del Estado de México para buscar la solución a estos problemas y no esperar a que el Gobierno Federal atienda al 100 por ciento estas necesidades. Existe la Comisión de Aguas del Estado de México que debe atender estos graves rezagos y por tanto no se justifica la pasividad del gobernador Enrique Peña Nieto, quien asegura que en las inundaciones de Ecatepec y Netzahualcoyotl, nada puede hacer, porque según él, tiene las manos atadas. Que es asunto de la Federación. Así de fácil trata, Peña Nieto, de evadir su responsabilidad en las inundaciones que año con año, durante su gobierno se repitieron y nada hizo por solucionar este asunto.

El Distrito Federal es la entidad más rica del país y por tanto no se justifica el abandono de la política hidráulica por parte de sus gobernantes.