Noticias de Chihuahua, Chih., a Lunes 23 de noviembre de 2020

Cargando...
Cargando...

Juan Blanco y la oportunidad de Maurilio

por Luis Rubén Maldonado 1162

Juan Blanco y  la oportunidad de Maurilio

Entre el discurso trivial y hueco, hay una sola oportunidad.

México, D.F.- No conozco a Maurilio Ochoa. Nunca lo he tratado, es más ni siquiera lo llegué a saludar mientras residí en nuestra hermosa capital del estado, que está más cerca de su cumpleaños 300. En algunas visitas durante mayo y el seguimiento en los medios como El Ágora de Chihuahua he seguido su campaña, sus declaraciones, sus movimientos, sus recorridos. Su mascota es una botarga de un huevo, ayudado por el negocio familiar y su discurso se diluye en cosas triviales y combativas que no tienen el efecto que él desearía.

A Juan Blanco lo conozco mejor. Con el cual he tenido encuentros no del todo gratos. En 2005, como presidente del Consejo de Artes Fotográficas de Chihuahua, A.C., me opuse a su política cultural, al desempeño del Instituto de Cultura Municipal y exigimos la renuncia de Alberto Espino. Posteriormente, en conjunto con el Colegio de Periodistas de Chihuahua, organizamos una conferencia del famoso fotógrafo mexicano, Pedro Valtierra, donde Juan nos acompañó y distinguió a Valtierra con sus palabras y un reconocimiento…aunque no tuviera idea de que era uno de los precursores de La Jornada y director de una de las agencias de imagen noticiosa más grande de América Latina, además de ser el primero en fotografiar a Marcos, después del levantamiento del EZLN en 1994. Después nos acompañó a varios eventos del Colegio de Periodistas de Chihuahua.

Al salir de la alcaldía, Juan Blanco enfrenta (no hay que olvidarlo) un proceso legal por el turbio asunto del relleno sanitario y se convierte en candidato del PAN por sexto distrito a casi dos años de haberle heredado la alcaldía Carlos Borruel. El pasado 25 de mayo, en una colaboración telefónica semanal que hago para el programa de radio “La Ventana del Juicio”, Juan Blanco estuvo presente como invitado la segunda mitad del programa. Lo escuché y el cuate está bien asesorado. Su discurso es igual de hueco que el de Maurilio Ochoa. Se le hicieron algunas preguntas por parte de los titulares del programa e hice un análisis de sus respuestas, de su lenguaje corporal (lo estaba viendo por internet), de los temas de su discurso.

Juan Blanco no promete nada a titulo personal y no promete nada de nada. Habla de la plataforma electoral del PAN y crítica las grandes deficiencias que hay en el estado sin proponer nada.. Es más ni siquiera promete permanecer en el cargo los tres años.

Cuándo lo cuestioné sobre si le promete a los chihuahuenses tres años de trabajo, bien asesorado, me contestó con una evasiva sobre el artículo constitucional que fija el plazo que deben de cumplir los diputados federales. Le insistí. Le volví a preguntar si le emocionaba estar en San Lázaro, como diputado, cuando llegue el momento de las definiciones para el 2012. Me contestó que “el está concentrado en 2009 y que el 2012 es otro boleto”. Confesó su gran emoción por ser diputado y habló de la inseguridad en el estado, el abandono del campo y la zozobra que vive él como chihuahuense.

Juan Blanco no promete nada. No propone nada. No se compromete a nada. Anda haciendo una campaña hueca, que de llegar al Congreso durará escasos días como diputado para lanzarse a la precampaña para ser gobernador.

En plena entrevista, dijo que la campaña electoral no era regalar despensas, ni regalos y ni condicionar el voto. Y mientras, vemos los miembros de los Clubes del Abuelo del municipio forzados a volantear por él.

Ante el discurso trivial de Maurilio y el hueco de Juan Blanco, el que tiene que aprovechar la oportunidad es el priísta. Ante la falta de compromiso, de quejarse, de no prometer y menos proponer, Maurilio Ochoa tiene la oportunidad de ser combativo ante su oponente haciendo lo que él está dejando de hacer: comprometerse, proponer, capturar demandas ciudadanas, escuchar y generar un vínculo con la gente del distrito 6 para visitarlo permanentemente si es que el voto le favorece.

Juan Blanco está débil. Sin propuesta, sin contenido y sin compromiso para legislar, simplemente porque no le interesa, Blanco está pensando en 2010, él cree que 2009 es un trámite. Interesante sería ver a Maurilio proponerle a Blanco que firme una promesa de que va a durar los tres años como diputado federal.

La oportunidad para Maurilio está ahí, latente, lista para que la aproveche.

http://fruslero.blogspot.com