Noticias de Chihuahua, Chih., a Domingo 7 de marzo de 2021

Cargando...
Cargando...

Juegos de poder

por Geovanni Marta 505

Seguimos requiriendo de líderes capaces, de buen corazón que nos abanderen

Poder, palabra, sustantivo, verbo, sinónimo de fuerza en la política del mundo viejo y actual.

Mediante una constante lucha los políticos acceden en ocasiones al poder y en ocasiones nunca logran hacerlo. Esa ventaja ocasional es la que enarbola las causas políticas, los intereses grupales, las pasiones e ideales por una ciudad, estado y país mejor.

La gente buena no se mete a la política generalmente, por la serie de complicaciones que para sus intereses económicos y conflictos personales representa. Los pocos que lo hacen casi siempre, no siempre, sufren mucho, los asedian, los persiguen, los espían y en ocasiones los encarcelan y en el peor de los casos los matan injustamente.

Que fácil seria para una persona con su vida resuelta, seguir su camino por la vida, casarse, tener hijos, ser feliz. Para el mundo eso no es suficiente. Seguimos requiriendo de líderes capaces, de buen corazón que nos abanderen y nos conminen a no cejar ante las embestidas de las malas noticias, de la gente mala, de los hechos bélicos, de la degradación ambiental, etc.

Desgraciadamente los intereses políticos por llegar o mantenerse en el poder de los que apuntalan causas que solo buscan beneficiar o engordar las carteras y los bolsillos de sus amigos, de sus parientes y los propios, los llevan a dejar de lado el bien común, los beneficios generales de la ciudadanía para vivir en un mejor planeta. También esto los lleva a perseguir a ciudadanos inocentes que intentan hacer lo contrario, a lastimar a su familia, a herir a su equipo, a sobajar la persona del buen líder para convertirlo en un monstruo ante los ojos de los demás.

En ocasiones se martiriza a estos liderazgos y en otros casos se exterminan por completo.

Gracias a un ser superior que algunos llamamos de un modo y muchos otros los connotan diferente, la historia nos dice que los seres buenos del mundo terminan dejando aprendizaje, progreso, ideales, en pocas palabras terminan dejando huella y su epitafio al fin de cuentas queda para las relatarías de la historia, para el ejemplo de su hijos y familiares, para la humanidad en fin.

Es por eso que en los juegos de poder debemos estar todos, todos aquellos que busquemos la mejoría de nuestra familia, de nuestro entorno en si. No debemos dejar huecos, en la política no hay espacios libres, y si estos no se ocupan por gente preocupada por hacer el bien, lo ocuparan otros que se interesen por el beneficio personal, sin importar lo que suceda a su alrededor, en si para hacer el mal.