Noticias de Chihuahua, Chih., a Viernes 24 de marzo de 2017

Cargando...
Cargando...

La conectividad como función extra en las cámaras de fotos

por El Ágora 175

La conectividad como función extra en las cámaras de fotos

Es mas habitual ver cómo turistas tomas instantáneas con el teléfono en lugar de una cámara réflex, porque inmediatamente después pueden editarlas y subirlas a la red.

Los fabricantes de cámaras fotográficas han tenido que innovar a marchas forzadas para poder competir con los smartphones; Hoy en día prácticamente todos los teléfonos móviles llevan una cámara incorporada y no solo permiten tomar fotografías; también compartirlas a través de Internet.

Por eso es ya casi más habitual ver cómo los turistas tomas sus instantáneas con el teléfono en lugar de con una cámara réflex, porque inmediatamente después pueden editarlas y subirlas a la red.

No obstante, es cierto que las cámaras de fotos siguen teniendo una ventaja respecto a los smartphones: incluso los móviles más avanzados están lejos de conseguir la calidad de imagen y las prestaciones que ofrecen las cámaras profesionales y semiprofesionales. Sabiendo esto, los principales fabricantes de cámaras han descubierto cómo contraatacar. La clave para competir con los smartphones reside en la conectividad a la red.

Es decir, el objetivo es conseguir que las cámaras de fotos también cuenten con una tecnología que les permita sumarse a la moda de las redes sociales. Y parece que ya la han encontrado: las tarjetas wifi SD. La implantación de sistemas WiFi en las cámaras compactas supone un plus de usabilidad pues permite conectarlas con los teléfonos móviles, tabletas, PC o Mac. Es, por tanto, un proceso mucho más rápido, cómodo y sencillo pues ya no necesitamos esperar a llegar a casa y volcar el contenido al ordenador para editarlas y compartirlas.

Algunas de las nuevas cámaras digitales de Sony ya llevan integradas estas tarjetas para estar conectadas a la red. Es el caso del modelo A7R II de Sony, que incorpora tanto conectividad WiFi como NFC. Cuenta, además, con un nuevo sensor CMOS BSI de 42,4 megapíxeles efectivos, el primer sensor CMOS Exmor R retroiluminado (BSI) de formato completo. Y como está cubierta por una fina película antirreflejos, recoge mejor la luz. También tiene menos nivel de ruido que otros modelos anteriores gracias a su captador y cuenta con la estabilización de 5 ejes. Además, otro de los resultados de la innovación constante en el sector de las cámaras de fotos es que la A7R II permite grabar vídeo 4K/UHD (3.840 x 2.160 píxeles) con una cadencia máxima de 30 FPS. Para ello, utiliza el códec XAVC S7, lo que le permite alcanzar tasas de transferencia de hasta 100 Mbps al recoger vídeo 4K/UHD y 50 Mbps al grabar vídeo Full HD.

Es solo un ejemplo de que la innovación está siempre presente a la hora de diseñar las cámaras de fotos. Los fabricantes han tenido que evolucionar para hacer frente a los smartphones y tabletas y no caer en la extinción. Hoy en día hasta los relojes inteligentes pueden conectarse a Internet. Por eso era de esperar que también las cámaras apostaran por la conectividad.

Además, no podemos olvidar que siguen siendo los mejores dispositivos para tomar grandes fotos. Es decir, que para los apasionados y aficionados a la fotografía que quieran conseguir imágenes de máxima calidad, las cámaras convencionales siguen siendo la mejor opción.