Noticias de Chihuahua, Chih., a Domingo 16 de mayo de 2021

Cargando...
Cargando...

La política, murió.

por Luis Rubén Maldonado 311

La política, murió.

Les urge la lana, pero no desean cargar con el costo político del golpe a la clase media

El presidente Felipe Calderón es un absoluto fracasado. Ha fracasado en cada una de las acciones emprendidas por su desgobierno. En la primera mitad de su mandato las pruebas de su fracaso son devastadoras. Primero declaró una “guerra” al narcotráfico que en su momento levantó muchas dudas. Con el tiempo y cada vez más sangre inocente derramada, vemos que se inició una guerra solo por iniciarla. Sin estrategia definida, sin información de inteligencia y solo con un objetivo mediático.

Quienes votaron por Calderón, olvidaron que no votaron por el presidente de la guerra contra el narcotráfico. Votaron guiados por la promesa de que sería el presidente del empleo. No de que sería el presidente incendiario que iniciaría una guerra que estaba perdida desde el inicio. Pero llegó a Los Pinos tan amarrado con los compromisos de la gente que lo patrocinó dentro y fuera de su partido, el PAN, que su prioridad fue y ha sido cumplir con esos compromisos, olvidándose de la gente, del pueblo de México que sufre hambre, sed y donde lo único que baja es la moral, autoestima y sus percepciones salariales.

Creativo, nos queda claro que no lo es en lo más mínimo. Mentiroso, totalmente. Ha querido engañarnos desde el momento que asumió la presidencia. ¿O ya se nos olvidó que este año se nos acabaría el petróleo? ¿Qué necesitábamos regalar nuestros recursos submarinos a grandes empresas transnacionales para que nos salvaran? Meses después de esa inútil campaña a la Jaques Costeau, se va a construir una refinería en Tula, Hidalgo y se habla (en secreto) de algunos yacimientos de gas y petróleo que esconde Calderón de los mexicanos buscando la forma de regalarlo a los extranjeros.

Circula en la red ya, un video de Calderón y sus promesas de campaña. Donde entre tantas cosas prometió no generar nuevos impuestos ni incrementarlos. Teniendo un gabinete sobre estudiado en las mejores universidades privadas de México y los Estados Unidos, Calderón no ve otra forma de obtener más ingresos que incrementar los impuestos en plena crisis, a pesar de las recomendaciones de expertos en la materia como algunos premio Nobel de economía. Pero le valió y su idea de generar nuevos impuestos e incrementarlos, no quiere que le gente sepa que surgió de su brillante(¿?) gabinete. Le urge la lana pero no desea cargar con el costo político que implica pegarle aún más al bolsillo de la clase media y privilegiar a unos cuantos empresarios.

En vez de diálogo con las otras fuerzas políticas del país, Calderón amenazó a los gobernadores con no participarles el recurso que les corresponde si no era aprobado su plan económico 2010.

La amenaza de Calderón no sorprende a nadie. Desde que andaba en campaña amenazó a todo el país: si votas por AMLO eres malo, si votas por mi eres bueno. Su amenaza dividió al país en ese entonces y a tres años de gobierno lo único que le ha salido bien es continuar dividiendo al país. Lo ha intentado hacer con todos los temas. En 2006, el PRD y AMLO eran los malos, estar de su lado implicaba muerte social y política. En el pasado proceso electoral si estabas con el PRI eras narco, si estabas con el PAN eras un inmaculado a punto de ser canonizado.

Con Calderón y el PAN en el poder la política ha muerto. La intolerancia reina y se ha relegado el diálogo como una práctica de la política para llegar a acuerdos en beneficio de los mexicanos en su conjunto, no de los amigos de Calderón y el PAN exclusivamente.

Con Calderón vemos que la política murió como un instrumente de beneficio social. Calderón y el PAN tienen tres años huyendo de la responsabilidad que la mayoría les confirió y buscan que otros hagan la chamba que les corresponde. Estos tres años de desgobierno han buscado lavarse las manos de las decisiones difíciles, pensando siempre en los votos del próximo proceso, dejando del lado al futuro.

Con Calderón y el PAN no hay proyecto de nación. Hay proyecto de enriquecimiento de unos cuantos panistas funcionarios. Con Calderón y el PAN hay una generación de cobardes que asumieron el glamour del poder pero se resisten a tomar decisiones. Brindan con champaña en los cócteles y eventos de Calderón pero están asustados permanentemente por el cúmulo de decisiones que tomar y que les pueden afectar su proyecto personal.

Con Calderón y el PAN la política, murió. Pero la guerra sin cuartel y sin escrúpulos por el poder apenas comienza, mientras los heridos y lastimados seguiremos siendo todos los mexicanos.

ULTIMALETRA
Una muy sincera felicitación para Ricardo Boone Salmón quien asume como presidente de la CIRT Chihuahua. ¡Enhorabuena!