Noticias de Chihuahua, Chih., a Martes 1ro de diciembre de 2020

Cargando...
Cargando...

‘La regularización no es la solución’

334

‘La regularización no es la solución’

Una nueva regularización de autos “chuecos” no será la solución a la problemática de inseguridad

Una nueva regularización de autos “chuecos” no será la solución a la problemática de inseguridad que priva en la entidad, ni tampoco para ordenar el parque vehicular, así lo demuestra que se han hecho 17 ó 18 procesos en los últimos 30 años y el problema continúa, indicó ayer Guillermo Rosales, de Relaciones Gubernamentales de AMDA.

Lo que se impone es que las autoridades no evadan sus obligaciones de hacer cumplir la ley y es ahora un absurdo justificar la ola de violencia e inseguridad con la circulación de autos “chuecos”, recalcó en entrevista vía telefónica desde la ciudad de México.

Guillermo Rosales dijo que la última regularización se hizo en el 2005-2006 y no se ha dado variante alguna en detener la comercialización de unidades irregulares a plena luz del día, ni se prohíbe la circulación, cosas que es responsabilidad de las autoridades estatales y municipales.

El directivo dijo que buscarán un acercamiento con el Gobierno Federal para conocer si hay un interés real de abrir un nuevo proceso de regulación, que definitivamente no sería sólo en Chihuahua, sino en todo el país con el riesgo de alentar una mayor introducción de automotores.

Planteó que no se puede caer en el garlito, de asumir una postura contraria al proceso de regularización porque afecte o no al sector, ya que el problema más grave y de fondo es la intolerancia a la impunidad y violación al estado de derecho, a permitir que se sigan introduciendo vehículos que agravan el problema de contaminación e inseguridad automotriz.

Informó que actualmente la venta de automotores nuevos no corresponde al tamaño de su economía y población, ya que Chihuahua es el décimo mercado de vehículos nuevos, pero es el quinto PIB de la economía nacional, por lo que no hay correspondencia entre el ingreso de su población y venta de unidades nuevas.

Guillermo Rosales subrayó que el problema vehicular va más allá de un nuevo proceso de regularización, se requieren muchos puntos como es la revisión de la política fiscal que exprime a los compradores de autos nuevos con impuestos como el ISAN y Tenencia, la revisión de automotores para prohibir la circulación de unidades no aptas y poner un freno a la comercialización de los tianguis de autos irregulares.

Es muy fácil eludir la responsabilidad y decir que se regularicen los autos chuecos, pero las pruebas históricas han demostrado que no es una solución, sino que eso abre de nuevo la frontera a más unidades para luego pedir una nueva regularización, concluyó.

Piden ampliar registro hasta modelos 2004

El líder de la Unión Democrática Campesina, Pavel Aguilar, señaló que si la Federación considera regularizar los vehículos chuecos, debe ampliar el margen de modelos hasta el 2004, ya que actualmente el 60 por ciento de las unidades que circulan por la entidad son vehículos cuyos modelos oscilan entre el 2000 y 2004. Mencionó que en la entidad circulan alrededor de 150 mil vehículos que fueron introducidos de manera ilegal al país, además de que hay cientos que carecen de engomado de alguna organización.

Agregó que el Gobierno Federal, en este caso la Secretaría de Economía también debe modificar el decreto de importación que publicó en el 2009, ya que el costo de los impuestos es hasta un 300 por ciento más altos que el decreto anterior. Concluyó que los propietarios de las unidades importadas de manera ilegal están en la mejor disposición de regularizar su situación.

“Con el decreto que ahora permite importar un vehículo de cierto modelo ocurre que por un automóvil que vale unos 40 mil pesos, los impuestos son de alrededor de 30 mil, por eso nadie se anima a hacer la importación”, añadió.